Menú

El retorno de Los Sirex, ídolos de los 60

Tuvieron grandes éxitos como "La escoba" o "Que se mueran los feos".

El retorno de Los Sirex, ídolos de los 60
Los Sirex | Wikipedia

La nostalgia tiene en la música el vehículo más propicio para evocar tiempos pretéritos. Y como pioneros del pop tenemos al grupo catalán Los Sirex, que, a comienzos de la tantas veces recordada década de los 60, ya alborotaban a la juventud barcelonesa, lugar de donde proceden. Han transcurrido casi sesenta años y han decidido reagruparse nuevamente para realizar una gira por toda España, comenzando por la Ciudad Condal y Madrid, donde ya han presentado su gira Que me quiten lo bailao, título asimismo de un disco grabado en directo donde han contado, para recrear sus viejos éxitos, con la colaboración de algunos de sus grandes amigos, los muy representativos de esa época y la siguiente, Dúo Dinámico, Joan Manuel Serrat, Miguel Ríos, Santi Carulla (vos solista de Los Mustang) y algunos otros. Un reencuentro feliz de voces que han llenado, décadas atrás, la memoria sentimental de millones de españoles.

Estos Sirex de ahora no son todos los que iniciaron el grupo. Artísticamente se formaron en 1959 con un nombre sugerido por Guillermo Rodríguez Holgado, guitarra bajo, barcelonés nacido en 1944, que trabajaba en la fábrica de óptica de su padre. Sírex es el nombre de un hilo de ajuste entre el cristal y la montura de las gafas. Este Guillermo, que continúa con Los Sirex actuales, fue el puntal decisivo del conjunto, que en principio fue trío musical. Acabaron siendo cinco, de los que hoy quedan aparte del citado, José (Pepe) Fontseré Portolés, guitarra rítmica, también de Barcelona, cosecha 1945, y el cantante Antonio Miguel Cerveró, nacido un año antes también en Barcelona, popularmente conocido como Leslie, sobrenombre del que ni él mismo supo aclararnos su procedencia o motivo. El más simpático de todos ellos, portavoz habituado de Los Sirex. Que en épocas flacas tuvo que hacerse cargo del negocio familiar, un popular restaurante de paellas en la típica playa de la Barceloneta.

En los primeros tiempos de Los Sirex recurrían a lo habitual: versiones de los ídolos internacionales del pop y el rock, que para su repertorio eran Los Shadows, Neil Sedaka, Cliff Richard… Hasta que ya pudieron ir poco a poco disponiendo de temas propios, como "Muchacha bonita", que les escribió el maestro José Solá. La música del quinteto barcelonés era divertida, rítmica, romántica. Actuaban en las boîtes del momento, que aún no se denominaban discotecas, en tanto las parejas bailaban en las pistas. No era el caso de años posteriores cuando los espectadores no se movían de sus butacas, o sentados en el suelo.

De los Rolling Stones adaptaron Los Sirex un número que les sirvió de mucho en sus primeros tiempos: "Route 66" transformado en "San Carlos Club", pues habían recurrido a titularlo como el sitio donde actuaban a menudo, sito en la calle Mayor de Gracia, de la capital catalana. Otra adaptación suya que les supuso otro aclamado número sería "El tren de la costa", que habían tomado de "The traink keep a rolling", del trío Johnny Burnette. Esa costumbre de hacer versiones de éxitos ajenos les daría buen resultado, en competencia con sus paisanos, Los Mustang. Muchos recordarán a Los Sirex interpretando hits internacionales, como "Judy con disfraz", "Angelina", "Tu nombre en las paredes", "La botella"...

hqdefault.jpg

Pero los temas que de ellos más se recuerdan son, por un lado "Que se mueran los feos", fechado en 1965 y, mucho después, "La escoba", título que a menudo es evocado como "Si yo tuviera una escoba", frase del estribillo que hoy podría ser perfectamente atribuida a cuanta corrupción nos rodea en la esfera política. Corresponde en realidad a otra adaptación: de una canción flamenca de un gran músico, Vicente Marí Bas (el mismo autor de "Triana Morena" y "Monísima"). Sólo que sonó en su estreno como rumba y Los Sirex la popularizaron con arreglos pop.

hqdefault.jpg

El tiempo no pasa en balde y en 1971, en el convulso y voluble mundillo musical, Los Sirex, tras diez años en candelero, con ocasión de que Leslie fuese padre de una niña, optaron por descansar unos años. Para reaparecer siete años después en otra operación revival que ellos anunciaron como "¡Hasta luego, cocodrilo!" Grupos de los 60 se reunían para reforzar sus actuaciones: Los Mustang, Los Gatos Negros, Los Cheyennes… Hasta participaron en ese 1978 en un mítico festival, en Canet, que venía a ser una modesta pero interesante manifestación al estilo de las multitudinarias e internacionales citas en Woodstock y Wight.

Los Sirex, en definitiva, han resistido modas y décadas, con idas y venidas repitiendo sus éxitos de siempre. Los mismos que ahora continúan reeditando, ya con la colaboración de otros músicos que habían estado en anteriores reapariciones, caso de Juanjo Calvo, y el más nuevo, Javi. Y de nuevo, con unas voces que no han perdido mucho y que nos suenan familiares, volvemos a escuchar "Twist and shout", "Si tuviera un martillo", "Que te deje de querer"… Y "La Escoba"" claro. Con ellos nos quitamos un montón de años de encima. O así nos conformamos porque, ya saben: soñar, no cuesta dinero.

hqdefault.jpg

En Cultura

    0
    comentarios