Menú

14 joyas de Extremoduro para digerir su adiós

32 años después de su fundación, y con 11 discos publicados, Extremoduro, la banda capitaneada por Robe Iniesta y comandada por Iñaki Uoho Antón, anunció en la noche del martes su separación: “Para trabajar de la manera en que nosotros hemos trabajado tanto tiempo, es imprescindible tener una compenetración muy muy especial. Ahora, esa compenetración tan difícil de conseguir y mantener, aunque existe, no es la misma. Por eso hemos preferido dejarlo aquí: para quedarnos siempre con el recuerdo de tantos años felices, y porque nos parece lo más honesto”. Para sobrellevar, en la medida de lo posible, la disolución de la banda, el director de LD, Raúl Vilas, y el redactor Jesús Fernández Úbeda, han hecho esta selección subjetivísima de 14 canciones de la banda integrada, amén de por Robe y Uoho, por Miguel Colino y José Ignacio Cantera.

“Decidí”, 'Rock transgresivo' (1989)
1 / 15

“Decidí”, 'Rock transgresivo' (1989)

Para sacar adelante el proyecto, Robe y sus, por entonces, dos compañeros, Salo y Luis Von Fanta, vendieron 250 vales de 1.000 pesetas entre sus amigos y conocidos, que después serían canjeables por una copia de un disco grabado deprisa y mal en 1989, y que se hizo un lifting sonoro más que saludable cinco años después, con la producción de Uoho. “Decidí” es un trueno primitivo de ese Robe torrencial, voraz y libertario: “Va a subir la marea / y se lo va a llevar todo. / No veas si noto la fuerza, / yo creo que soy un toro”. La canción desata la locura cuando es interpretada en directo. (Jesús Fernández Úbeda)

"Romperás", 'Rock transgresivo' (1989)
2 / 15

"Romperás", 'Rock transgresivo' (1989)

Elijo estas siete canciones como podía haber elegido las siete de mi compañero Úbeda u otras muchas, de una discografía en la que no hay prácticamente nada que sea prescindible. (R. Vilas)

“Tu corazón”, 'Somos unos animales' (1991)
3 / 15

“Tu corazón”, 'Somos unos animales' (1991)

Con “Tu corazón” arranca el segundo álbum de la banda, Somos unos animales, que alberga joyas como “Quemando tus recuerdos”, “Necesito droga y amor” o “La canción de los oficios”. Desde el punto de vista literario, quizá sea “Tu corazón” la canción más ambiciosa, hasta ese momento, de Extremoduro. La letra combina lirismo, crudeza y mala hostia: “Tu corazón / que tú sabrás donde lo pones, / pero tienes que entender: / con tanto hacerme correr / me estás tocando los cojones”. La melodía es maravillosa y, el remate final, trepidante. (Jesús Fernández Úbeda)

"Quemando tus recuerdos", 'Somos unos animales' (1991)
4 / 15

"Quemando tus recuerdos", 'Somos unos animales' (1991)

Elijo estas siete canciones como podía haber elegido las siete de mi compañero Úbeda u otras muchas, de una discografía en la que no hay prácticamente nada que sea prescindible. (R. Vilas) 

"Deltoya", 'Deltoya' (1992)
5 / 15

"Deltoya", 'Deltoya' (1992)

Elijo estas siete canciones como podía haber elegido las siete de mi compañero Úbeda u otras muchas, de una discografía en la que no hay prácticamente nada que sea prescindible. (R. Vilas) 

"El duende del parque", 'Dónde están mis amigos' (1993)
6 / 15

"El duende del parque", 'Dónde están mis amigos' (1993)

Elijo estas siete canciones como podía haber elegido las siete de mi compañero Úbeda u otras muchas, de una discografía en la que no hay prácticamente nada que sea prescindible. (R. Vilas) 

“Prometeo”, 'Agila' (1996)
7 / 15

“Prometeo”, 'Agila' (1996)

Agila es el primer disco de Extremoduro que suena realmente bien gracias, sobre todo, al trabajo creciente en la banda de Iñaki Uoho Antón, que produce el disco. En la enérgica y erótica “Prometeo”, la voz poética se siente como el desgraciado titán cuando se acerca a su amada: “Me revuelco por el suelo y me revienta la polla de pensar en ti / me desangro y riego tu jardín”. Por cierto, Robe cuela dos versos de Miguel Hernández: “No me levanto ni me acuesto día / que malvado cien veces no haya sido”. (Jesús Fernández Úbeda)

“Sucede”, 'Agila' (1996)
8 / 15

“Sucede”, 'Agila' (1996)

“Sucede” empalma con “Prometeo” de una manera tan natural y fluida que duele separarlas. Robe menciona a músicos que, al menos, aparentemente, poco tienen que ver con “su rollo”: Gillespie, Zappa, Mercury, Camarón. Muchos nos enteramos de la existencia de Neruda gracias a su arranque: “Sucede que me canso de ser hombre”. (Jesús Fernández Úbeda)

"So payaso",'Agila' (1996)
9 / 15

"So payaso",'Agila' (1996)

Elijo estas siete canciones como podía haber elegido las siete de mi compañero Úbeda u otras muchas, de una discografía en la que no hay prácticamente nada que sea prescindible. (R. Vilas) 

“Autorretrato”, 'Canciones prohibidas' (1998)
10 / 15

“Autorretrato”, 'Canciones prohibidas' (1998)

Musicalmente, hasta ese momento, Canciones prohibidas es el disco más complejo de Extremoduro. Uoho ya es comandante de la banda y entra en ella su baterista definitivo, José Ignacio Cantera. Es el primer trabajo que cuenta –exceptuando La Pedrá, claro– con canciones más largas de lo habitual, como “Esclarecido”, “Golfa”, “Su culo es miel” o la ambiciosa, omnívora y personalísima “Autorretrato”: “Si me encierro, ven a verme, un vis a vis. / Caí preso dentro de mí, dentro, muy dentro de mí. / Si me escapo, ve a buscarme cualquier día / donde quede alguna flor, / donde no haya policía”. Su final instrumental es, sencillamente, impresionante. En directo, tiembla la tierra. (Jesús Fernández Úbeda)

“Puta”, 'Yo, minoría absoluta' (2002)
11 / 15

“Puta”, 'Yo, minoría absoluta' (2002)

En Yo, minoría absoluta se cierra la última formación base de la banda, con la incorporación al bajo de Miguel Colino. Frente al sonido barroco de Canciones prohibidas, en Yo, minoría absoluta se pasa al sonido más directo, al sujeto-verbo-predicado sonoro. Y las canciones son efectivísimas, desde la potente “A fuego” hasta la melódica “Standby”. “Puta” es una de las piezas más perfectas de la banda –hasta en el videoclip, lleno de humor negro–, y encarna algo que tiene el copyright Extremoduro: sólo ellos son capaces de llamar “Puta” o “Golfa” a una mujer, y hacerlo con belleza. Los versos del caracol y las hormigas derivan de Lorca. Así la presentaba Robe cuando la interpretaban en directo: “Para hacer esta canción hemos estudiado y mezclado las palabras como drogas, aplicando sólo las mejores, las más fuertes”. (Jesús Fernández Úbeda)

"La ley innata" (2008)
12 / 15

"La ley innata" (2008)

Un disco que es una sola canción, dividida en varios movimientos, y que supone la cumbre de Extremoduro y probablemente el mejor disco de la historia del Rock español. (R. Vilas)

"Si te vas", 'Material defectuoso' (2011)
13 / 15

"Si te vas", 'Material defectuoso' (2011)

Elijo estas siete canciones como podía haber elegido las siete de mi compañero Úbeda u otras muchas, de una discografía en la que no hay prácticamente nada que sea prescindible. (R. Vilas) 

“El camino de las utopías”, 'Para todos los públicos' (2013)
14 / 15

“El camino de las utopías”, 'Para todos los públicos' (2013)

Con “El camino de las utopías” termina el último disco de Estudio de Extremoduro, Para todos los públicos. Robe y Uoho la estrenaron como “El pájaro azul” en acústico, durante un concierto organizado por la fundación anónima. Es un manifiesto hermoso, poético, utópico, mercúreo y difuso. Como Dylan, Robe está “buscando una respuesta / que lleva el viento”, aunque va “detrás de todas las tormentas / y no la encuentro”. Los conciertos de su última gira se cerraban con esta pieza. Después, Robe se metía en camerinos y el resto de la banda tiraba, como siempre, por el “Rockin’ All Over The World”. (Jesús Fernández Úbeda)

"Sol de invierno", 'Deltoya' (1992)
15 / 15

"Sol de invierno", 'Deltoya' (1992)

Imagen de vídeo obtenida automáticamente de YouTube

Temas

Recomendamos

0
comentarios