Menú

Restaurado el órgano del Evangelio, una de las máquinas más complejas hasta la Revolución Industrial

El órgano del lado norte del coro de la Catedral de Segovia se terminó en el año 1772 y fue diseñado por Joseph de Echevarría.

0
El órgano del lado norte del coro de la Catedral de Segovia se terminó en el año 1772 y fue diseñado por Joseph de Echevarría.
Es restaurado el órgano del Evangelio, una de las máquinas más complejas hasta la Revolución Industrial

Un equipo de restauradores, capitaneados por Joaquín Lois, ha finalizado con éxito la restauración del órgano barroco de la Catedral de Segovia, una de las joyas de la ciudad. En 2022 se cumplirán 250 años del aniversario de su construcción y en todo este periodo no hay noticia de que haya dejado de sonar, a excepción de los periodos de reparaciones o restauraciones. Un instrumento único, construido en su momento bajo las directrices de un estilo que se desarrolla originalmente en Castilla y se extiende por Levante, Portugal, Filipinas, América y las zonas de influencia de la Corona de Castilla.

Uno de esos detalles, comenta Joaquín Lois, es la lengüetería de fachada, invención de la familia Echevarría, desde finales del siglo XVII. Ese rasgo tan característico es la aportación al órgano moderno de este estilo de órgano ibérico español o castellano. "Es muy común en la actualidad encontrar que en muchos de los nuevos órganos que se construyen en Estados Unidos se le coloquen las llamadas 'Spanish trompets'".

Esta máquina bien engrasada y ahora recientemente restaurada se comenzó a construir en 1769 y se finalizó en 1772, una fecha de la que podemos enumerar los pocos ingenios que había realizado el ser humano y no es fácil encontrar otro similar a un órgano de las dimensiones y características de este. "Hemos restaurado el mueble, todo el interior y toda la tubería, en una restauración integral. Los teclados originales se conservaron en el archivo de la catedral y se han podido recuperar la estructura original y han sido colocados en la restauración", comenta Lois.

Se puede decir que el órgano "es una de las máquinas más complejas realizadas por el hombre hasta la llegada de la Revolución Industrial", afirma Lois en uno de sus textos explicativos donde detalla los datos técnicos del proceso.

Por un lado, una arquitectura deslumbrante y de proporciones comparables a los grandes retablos o portadas barrocas con diecisiete metros de altura, nueve de ancho y dos metros y medio de fonda. La estructura de madera, tanto interna como externa, tiene un peso de 10.000 kg. aproximadamente.

organo-del-evangelio-catedral-segovia-00006.jpg
Joaquín Lois, encargado de la restauración. | D.A.

El sonido del órgano del evangelio lo emiten 2.750 tubos, que van desde una longitud de cerca de cinco metros, al más pequeño de apenas dos centímetros. Además el equipo de restauradores se ha esmerado en dejarlo tal y como fue bautizado. "Hemos conseguido recuperarlo en su estado original sin inventar nada gracias a que los elementos originales quedaron guardado en el interior de la catedral", deja claro Lois.

La variedad de sonidos que producen estos miles de tubos se basa en un detallado plan concebido antes de la construcción para lo que se da a cada tubo la geometría, dimensiones y materialidad adecuadas a este plan. Por eso "cada tubo se ha restaurado de forma individual, limpiándolo y afinándolo de nuevo. Hay tubería de metal, de madera, cónica. El órgano tiene 17 metros de altura", se enorgullece el restaurador Joaquín Lois al explicar el proceso.

Se han invertido en los trabajos 14.000 horas, además de 200 pieles de oveja, cuya función es cubrir y proteger los diferentes conductos, madera, metal y otros materiales. Durante el proceso el mueble ha quedado vacío durante meses para llevar a cabo la restauración en taller de todos los elementos mecánicos y la tubería.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios