Menú

Cómo no esperar ‘Eva al desnudo’

A Boyer solo le interesa 'Juego de Tronos' y 'The Crown' pero se olvida de 'The Good Fight'. Que no te guste 'The Good Fight' es como que no te guste Dickens.

0
Imagen de The Good FIght | Archivo

Boyero a veces es muy cómico. Sobre todo cuando escribe de televisión. Dice que el espectador de paladar educado está esperando "dos acontecimientos con causa". Uno, la octava y última temporada Juego de tronos. Otro, la tercera de The Crown. "Y nada más". Como Tosta Rica. No sé, imaginemos el cine y 1950. Eva al desnudo, El crepúsculo de los dioses, La jungla de asfalto, Winchester 73, Nacida ayer, Stromboli, Rashomon... Y que alguien dijera que el espectador de paladar educado está esperando Rashomon y El crepúsculo de los dioses. Y nada más. Te olvidas de Stromboli. O de Nacida ayer. O de Eva al desnudo. Seguramente porque no sabes que existen. O porque desprecias ese tipo de cine (sea lo que sea ese tipo de cine). No sé si Boyero sabe lo que es The Good Fight. O si sabía lo que era The Good Wife. Pero no puedo tomarme en serie (ni en serio) a alguien que no incluya The Good Fight entre las ficciones esperadas por un paladar educado en la televisión. Que bastante me da a mí lo que diga Boyero, pero alguna excusa tenía que buscar para hablar por enésima vez de la maravilla de los King más allá del fundamental hecho de su estreno la madrugada del 14 al 15 de marzo. Tercera temporada.

Diane Lockart es una especie de Margo Channing mandando abrocharse los cinturones. Una señora mayor, demócrata y liberal de mejor calidad que Hillary Clinton. The Good Fight se estrenó tres meses después del triunfo de Trump. Christine Baranski ha declarado en The Atlantic: "Era como si empezáramos otra vez como mujeres". Recordaba que las mujeres que trabajaban en la serie fueron a la marcha de Washington (la de los gorritos ridículos). Y que le dijo a una amiga: "¿Puedes creer que estemos manifestándonos? ¡Por el aborto!". Tampoco sé quién las había llamado por ese camino tremendista. Es cierto que el triunfo de Trump hizo de la serie algo distinto de lo que los King tenían en la cabeza. Pero ha funcionado. Fuera de Saturday Night Live, no hay serie que tire más del presidente. Y no hay serie más de mujeres.

En The Good Fight, Diane Lockard es más protagonista de lo que Alicia Florrick fue en The Good Wife. Su sensibilidad liberal (no es una petarda jovenzuela como Ocasio-Cortez) y su autoridad moral la colocan por encima de los demás, aunque en algún momento decida drogarse. No me gustan demasiado las jóvenes pero sí Audra McDonald (interpreta a Liz Reddick-Lawrence). Y ahí siguen de creadores Robert y Michelle King con Phil Alden Robinson. Y esa música que tan bien apoya el drama. Es de David Buckley, que estaba en The Good Wife, la serie de la que elogiábamos su planteamiento, guión, diálogos, matices, forma, fondo, giros dramáticos, diversión y esa extraordinaria conjunción entre serial y serie. Con menos capítulos, todo eso también está en ‘The Good Fight’. Que no te guste ‘The Good Fight’ debe de ser como que no te guste Dickens.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios