Menú
Rosa Belmonte

Demonios lascivos

Robert y Michelle King son creativos hasta para acabar las series. La última, Evil, una serie de juicios, miedo y humor.

Rosa Belmonte
0
Robert y Michelle King son creativos hasta para acabar las series. La última, Evil, una serie de juicios, miedo y humor.
Imagen de Evil | Archivo

Me da bastante igual si Robert King es católico practicante y Michelle King, judía no practicante. La pareja de creadores televisivos recuerda este asunto para promocionar Evil, su nueva serie sobre posesiones, engaños y milagros que SyFy estrenó el lunes en España (está disponible bajo demanda). Milagro es su carrera. Sobre todo The Good Wife, The Good Fight (volverá en marzo) y esa pequeña maravilla que es Braindead, donde dejaron por un rato el drama legal para seguir hurgando en el sistema político estadounidense, pero con una trama más cercana a La invasión de ladrones de cuerpos o Mars Attacks, porque los extraterrestres empiezan su invasión por el Capitolio. Con unos políticos a los que unos bichos (una especie de hormigas) les han comido la mitad del cerebro. Que tampoco está muy alejado de la realidad. Una serie que no se llegó a ver en España.

Robert y Michelle King son creativos hasta para acabar las series. No me refiero a un capítulo final sino a cosas como lo que hicieron con The Good Wife. Los títulos (en inglés) de los capítulos en la primera temporada tenían siempre una letra; los de la segunda, dos; los de la tercera, tres, y los de la cuarta, cuatro… Pero en la quinta se volvió a tres; en la sexta a dos, y en la séptima (la última), había una. La perfección del círculo en una serie perfecta. Pero llegó The Good Fight y no echamos de menos The Good Wife (además, ¿quién va a echar de menos a Julianna Margulies?).

Ahora salen con una ficción del todo diferente. Más cerca de Entre fantasmas o de Proof: Prueba de vida (me gustaría hacer una entrevista a Jennifer Beals como John Waters a Pia Zadora y decirle que es mi actriz mala favorita). Cerca de esas series medianas pero lejos gracias al talento de los King (creadores y guionistas otra vez). Y gracias a los protagonistas (los tres principales y el inquietante Leland Thowsend, interpretado por Michael Emerson). También sale la estupenda Christine Lahti como madre de la protagonista, cuyo mayor misterio aparente son esas cuatro hijas que parecen de la misma edad. Pero el trío principal está formado por Kristen Bouchard (la holandesa Katka Herbers, una sosias de Elena Anaya a la que ya habíamos visto en Waterworld, Manhunt: Unabomber o Manhattan), David Acosta (Mike Colter, Luke Cage y el Lemond Bishop de ‘The Good Wife’) y Ben Shakir (Aasiv Mandvi).

El piloto deja con ganas de ver el segundo capítulo y eso es una virtud. De momento, sólo hemos visto dos. Hay miedo pero también humor. Como en Braindead, hay mezcla de géneros. Y muchas dudas. De los creyentes y de los escépticos. La dinámica de la pareja recuerda a Murder y Scully. David es el creyente (sacerdote en formación) y trabaja para la iglesia católica para averiguar si hay posesiones o farsas. Kristen, que al principio trabaja para la Fiscalía, es psicóloga forense y determina si los acusados están bien de la cabeza. Ben se encarga de averiguar si algún artefacto tecnológico hace que el suceso investigado parezca sobrenatural. Y de fondo, el Mal. Los King discutían sobre la naturaleza del mal. El marido cree en las posesiones. Michelle, no. Y por ahí han metido a Michael Emerson sembrando maldad. Como malo de serie, es muy peculiar. Hace cosas que cualquier malo malísimo listo podría hacer. Pero a lo mejor hay algo más. Evil es una serie de casos semanales de construcción clásica y elegante, con diálogos rápidos a lo King, con una mujer conciliando hijas con demonios lascivos (que existan o no es otra cuestión), sustos, risas e investigaciones filosóficas y espirituales (nada como el vilipendiado tercer capítulo de Drácula sobre el significado de la Cruz). Mi duda es si el personaje de Michael Emerson irá a Mal o a menos. Si va a Mal pasaremos más miedo pero nos divertiremos. Al menos hasta marzo, cuando vuelva The Good Fight.

Colaboradora de Es la Mañana de Federico.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios