Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Los siete puñales de 'El Gato Montés'

La ópera del maestro Penella impresiona y hiere en el Teatro de la Zarzuela, más allá del celebérrimo pasodoble.

0
'El Gato Montés' | Javier del Real / Teatro de la Zarzuela

Que mi pare, q’esté en Gloria,
me enseñó a toreá,
y la maresita mía, dende chavaliyo,
me enseñó a resá.

Al igual que Rafaeliyo, que torea y reza, El Gato Montés combina técnica y misticismo en el Teatro de la Zarzuela, en el mismo montaje que ya se vio en 2012 y que ahora regresa con motivo del centenario de su estreno. Siete razones, como los siete puñales del corazón de la Dolorosa a la que reza su protagonista, sintetizan lo mejor de esta obra que, aunque no consiga ser trending topic, nadie debería perderse.

el-gato-montes2.jpg
'El Gato Montés' | Javier del Real

-Es de Manuel Penella (1880-1939), singular e imprescindible maestro, que componía y escribía sus libretos y que alumbró aquí quizá su mejor obra, rica en melodías y desgarradora en su argumento, pese a lo irritante que pueda resultar el macarrónico uso de la jerga rural andaluza. Penella es uno de los grandes de nuestra lírica y como tal hay que recordarle y reestrenarle. Contemplar a su bisnieta Emma Ozores aplaudir desde uno de los palcos en el estreno fue una estampa emotiva.

-La dirigen Ramón Tebar y José Carlos Plaza, dos monstruos de la escena: la dirección de orquesta del primero suena limpia y precisa, con todos los matices de la partitura, de la algarabía de los metales a la solitaria guitarra. Plaza, un habitual del Teatro, sabe extraer de los cantantes una interpretación sin aspavientos -algo complicado en una historia trágica y cargada de clichés- y llenar la escena sin atiborrarla.

-La escenografía de Francisco Leal, sin duda la joya de la función: elementos como el gigantesco espejo, con su barroco marco dorado, o el rostro de la Dolorosa, que recuerda a Dalí y desciende desde las alturas, se convierten en protagonistas. En el buen sentido: añaden en lugar de acaparar. La plaza de toros, que está y a la vez no está, son todo un ejemplo de síntesis, economía e imaginación.

-El pasodoble. Sí, la más arrebatadora pieza popular del género, junto con "Suspiros de España", suena mejor que nunca -acostumbrados como estamos a escucharlo ejecutado por bandas más voluntariosas que entrenadas-. Con toda su pasión cuando es cantada por la pareja protagonista y en su deliciosa versión instrumental en la escenificación de los tercios.

-El reparto. El trío protagonista es afortunado: Andeka Gorrotxategui como un poderoso Rafaeliyo, que da pavor en los aspectos más oscuros del personaje; Juan Jesús Rodríguez, en palabras de nuestro compañero Miguel del Pino, "uno de los mejores barítonos, si no el mejor, del momento" compone un tenebroso y vulnerable Juanillo. Por último, la habitualmente gélida Nicola Beller Carbone salta al otro extremo y cae a veces en el histerismo, pero su voz es tan fantástica como siempre. Pero brillan especialmente los secundarios: Miguel Sola, el alivio cómico de la función, un genio del tempo y la intención; la ambigua gitana de Milagros Martín, otra veterana del Coliseo, a quien hacía tiempo que no veíamos en un papel con peso, y la madre, encarnada por Itxaro Mentxaka. Como punto negativo, la temblorosa interpretación de Carmen Paula Romero, que canta la coplilla: no tuvo su mejor noche en el estreno.

-El baile: la eterna asignatura pendiente de la zarzuela, que han saldado de una vez por todas al confiar en Cristina Hoyos. Su figurativa y sensual coreografía eleva el nivel del conjunto, en ocasiones solo luciendo, en otras enriqueciendo el libreto, con escenas como la del ballet acosando/seduciendo a Soleá.

-El último motivo es la reivindicación, quizá involuntaria -la programación se prepara con meses y meses de antelación-, que supone reponer esta obra en este momento de nuestro país. Con sus toros -gusten o no-, su pasodoble y su conjunto de gente talentosa defendiendo un género. Aunque esta ejemplificación de arte debería poder ser disfrutada por todos, por encima de debates y disquisiciones e ideologías. Ojalá así sea.

Título: El Gato Montés.
Dirección musical: Ramón Tebar.
Dirección escénica: José Carlos Plaza.
Lugar: Teatro de la Zarzuela (Jovellanos, 4, Madrid).
Fecha: Hasta el 2 de diciembre de 2017.

En Cultura

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Un golpe bajo de Hugo Paz a Sofía Suescun enfada a los espectadores de 'Supervivientes'
    2. La rabieta de Podemos contra 'Mujeres y Hombres y Viceversa"
    3. Tabarnia presenta en Madrid la MANOLITA, nueva arma contra el separatismo
    4. El separatismo enseña los dientes al Rey
    5. Los contratos de la 'Gürtel Roja' que salpican al Gobierno de ZP
    0
    comentarios

    Servicios