Menú

Muerte de la vedette Mary Begoña

Sentimentalmente estuvo vinculada durante cuarenta años al popular actor cómico Antonio Garisa.

0
Sentimentalmente estuvo vinculada durante cuarenta años al popular actor cómico Antonio Garisa.
Mary Begoña | Archivo

En la residencia de ancianos donde vivía, ha muerto Mary Begoña, que fue una de las "vedettes" más conocidas entre los años 50 y 70, para luego dedicarse al teatro de comedia, hasta concluir su larga carrera en televisión. Los más jóvenes la recordarán por su presencia en la serie Hostal Royal Manzanares, donde interpretó el personaje de la tía de la protagonista, Lina Morgan. Sentimentalmente estuvo vinculada durante cuarenta años al popular actor cómico Antonio Garisa.

Se llamaba María Bragas Begoña y como es comprensible eligió su segundo apellido a la hora de dedicarse al mundo del espectáculo. Nacida en Bilbao hace noventa y cinco años (en las enciclopedias figura con cuatro menos por aquello tan femenino de aparentar ser más joven y máxime siendo artista), empezó con catorce años, enrolada en espectáculos de variedades. Formó parte en la década de los 40 de la compañía de Juanita Reina y seguidamente de la encabezada por Lola Flores y Manolo Caracol, en "Zambra", que estuvo en cartel varios años y donde Mary Begoña cantaba y bailaba al compás de las canciones de Quintero, León y Quiroga. El "rey de la revista musical", Matías Colsada, que advirtió en seguida la capacidad y arte de la bilbaína en aquellas funciones folclóricas le ofreció la oportunidad de ser primera "vedette" en una compañía de revistas. Donde durante más de un cuarto de siglo tuvo oportunidad de lucir su espectacular anatomía y su disposición como cantante. Grabó varios discos y hasta hizo su presentación en algunos festivales modernos.

En su etapa revisteril se emparejó con un actor cómico aragonés dotado de una singular vis cómica: Antonio Garisa. Ambos llenaban los teatros de toda España cuando iban de gira en el decenio de los 50 y 60. Del roce en el escenario pasaron a unirse sentimentalmente pero esa convivencia la llevaron siempre, de cara al público, con la mayor discreción. Por supuesto que en el ambiente de la farándula no podían esconder tal vínculo, aunque no estuvieran casados. Antonio ya lo estaba pero, separado de su esposa no podía celebrar una boda con Mary Begoña al no estar legalizado entonces el divorcio. Recuerdo en una entrevista que le hice a Garisa, muy cordial hasta que le pregunté por sus amores con su compañera. Me miró fijamente, y ceñudo y visiblemente contrariado me dijo que de eso no hablaba y que no le importaba a nadie. Antonio Garisa y Mary Begoña estuvieron juntos hasta que la muerte del popular actor los separó en 1989. Cuando Mary, porque los años y su físico ya no le permitían seguir actuando en revistas, pasó a representar comedias cómicas y algunas más trascendentes del género clásico y dramático. En todas ellas supo salir airosa, demostrando que no sólo destacaba por su físico de "vedette".

De las muchas obras revisteriles en las que intervino Mary Begoña, recordamos Las siete mujeres de Adán, Bésame con música, Tres días para quererte, ¡Róbame estan noche!, A vivir del cuento. En el cine comenzó hacia 1960 con La reina del Tabarín y Vampiresas 1930, repartos donde coincidió con una primeriza Lina Morgan, que ya apuntaba a figura de la revista musical. Fueron muy buenas amigas. Y cuando a finales de los años 90 Mary Begoña necesitaba trabajo, Lina le proporcionó el papel de Reme, su tía en la serie televisiva Hostal Royal Manzanares, que se emitió entre 1996 y 1998. También en 2004 Lina le siguió echando una mano al proporcionarle su intervención en otra serie, ¿Se puede? Y ya después fue espaciando sus colaboraciones hasta retirarse definitivamente. Sus últimas apariciones teatrales fueron en las comedias La novia del Príncipe y Aprobado en castidad, que era una reposición de la obra de Chicho Ibáñez Serrador, que estrenada en 1963 había sido mutilada por la censura.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios