Menú

Victorino Martín acusa a Yolanda Díaz de anteponer su ideología antitaurina a la defensa de los trabajadores

La protesta viene a raíz de la decisión del Ministerio de Trabajo de no conceder las ayudas extraordinarias a los trabajadores del sector taurino.

0
La protesta viene a raíz de la decisión del Ministerio de Trabajo de no conceder las ayudas extraordinarias a los trabajadores del sector taurino.
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz | EFE

Coincidiendo con las concentraciones de protesta de los profesionales taurinos ante el Ministerio de Trabajo, el ganadero Victorino Martín ha enviado una carta a la titular de esta cartera, Yolanda Díaz, acusándola indirectamente de prevaricar contra la tauromaquia. El criador madrileño, como presidente de la Fundación del Toro de Lidia, entidad que defiende los intereses del sector, asegura que la ministra de Trabajo, de Unidas Podemos, "antepone la política identitaria antitaurina de su grupo político a la justicia y a la protección de la clase trabajadora".

El sector taurino ha iniciado estos días una fuerte campaña de protesta contra el Ministerio de Trabajo ante las negativas del Servicio Estatal de Empleo a conceder a estos profesionales las ayudas extraordinarias dedicadas a los artistas en espectáculos públicos afectados por la crisis de la covid-19. A esas protestas se ha sumado la Fundación del Toro de Lidia, representada por Victorino Martín, quien indica en su carta a la ministra que "no hay ciudadanos de primera ni de segunda, que todos tenemos las mismas obligaciones y, por tanto, los mismos derechos. Y asumimos que nuestro Gobierno va a pelear por todos por igual".

"Por ello, le escribimos perplejos ante la situación. No nos podíamos imaginar que una ministra cuyo grito de guerra es que no va a dejar 'a nadie atrás' se esté ensañando con unas personas por un prejuicio ideológico, por el simple hecho de que no le gusta su profesión", afirma el ganadero en su carta. "Sinceramente, no sé si dormirá bien sabiendo que hay trabajadores teniendo que acudir a comedores sociales con sus familias solo porque usted ha decidido bloquear las prestaciones a las que tienen derecho. Se trata de unos pocos banderilleros y picadores, profesionales en un mundo difícil como el del toro, a los que usted ha decidido ahogar solo porque no le gusta a lo que se dedican".

"Desde el Ministerio de Cultura se nos animó desde el primer momento a solicitar esas ayudas. Pero desde el Ministerio de Trabajo se decidió que no, que la ideología primaba sobre el Derecho, sobre la consideración legal de los profesionales taurinos como artistas en espectáculos públicos, instruyéndose al Servicio Estatal de Empleo (SEPE) que rechazara todas las solicitudes de profesionales taurinos".

"El propio ministro de Cultura nos dijo explícitamente que por supuesto que los profesionales taurinos estaban incluidos en las ayudas que él mismo había aprobado, y nos animó a recurrir todas las denegaciones, ya que estaba convencido de que la justicia nos daría la razón". En su carta, el ganadero afirma que "dejando a un lado lo surrealista de la situación, que un ministro nos diga que recurramos legalmente en lugar de dirigirse a usted, compañera del Consejo de Ministros, para pedirle que termine su acoso a los profesionales taurinos, hay otra realidad: mucha gente no puede esperar a que la lenta justicia determine que por supuesto tienen derecho a esas prestaciones".

"Muchas familias lo están pasando muy mal. Y usted antepone la política identitaria antitaurina de su grupo político a la justicia. Antepone su política identitaria a la más mínima empatía. Antepone sus políticas identitarias incluso, y esto ya no sorprende a nadie a estas alturas, a la protección de la clase trabajadora". "Es una grotesca farsa cada vez que usted dice que este Gobierno no deja a nadie atrás en esta crisis. Le propongo que me acompañe a algún comedor social donde algunos profesionales taurinos están teniendo que ir y que se lo repita, si tiene el coraje de hacerlo".

"Ni usted, ni su secretario de Estado de Empleo, ni el director general del SEPE, ninguno ha tenido el coraje suficiente para siquiera recibirnos, añadiendo cobardía a su sectarismo. No queremos privilegios, no queremos un estatus especial, solo queremos lo que por derecho nos corresponde. Somos ciudadanos con las mismas obligaciones que el resto, pero también con los mismos derechos", finaliza Victorino Martín.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios