Menú

Barcelona y Ademar lucharán por el título copero tras derrotar al CAI Aragón y al Algeciras

Algeciras y CAI Aragón se han quedado con la miel en los labios y serán el Barcelona y el Ademar León los que luchen por la Copa del Rey en la final. Los azulgrana derrotaron primero al equipo aragonés sin muchos apuros (34-29) igual que los de León, quienes tuvieron todavía más renta en el marcador final ante el Algeciras (29-21).

L D (EFE) Fue el Barcelona el que mandó en los primeros compases del choque con una ligera ventaja de dos goles, gracias sobre todo a la efectividad de Iker Romero, y aunque el conjunto aragonés logró situarse a un gol de su rival (5-4) pero el equipo de Xesco Espar reaccionó con rapidez y alcanzó el minuto diez de partido con una renta de cuatro goles (8-4). Los rápidos contragolpes barcelonistas y la actuación de David Barrufet bajo palos propició el despegue del equipo catalán en el marcador, ahora con Juanín García como brazo ejecutor del CAI, al que le costaba mucho trabajo encontrar resquicio en la defensa rival.

Aunque en el ecuador de este primer tiempo la ventaja se había instalado entre los cuatro y cinco goles, el CAI logró frenar la escapada del Barcelona en el marcador, e incluso reducir la desventaja, con un ajuste defensivo y la resolución ofensiva del sueco Robert Arrhenius (17-14, m.26). Así, al descanso se llegó con la ventaja más habitual de los primeros 30 minutos, de cuatro goles, después de que el CAI desaprovechase una ocasión para situar su desventaja en tan sólo dos tantos.

El Barcelona salió en la reanudación decidido a liquidar la semifinal por la vía rápida. De nuevo se sustentó en los mismos pilares que en el primer tiempo, con Barrufet colosal en la portería y Juanín resolviendo con acierto los contragolpes (23-16, m.35). La salida en estampida de los jugadores de Espar motivó que el técnico del conjunto aragonés, Veroljub Kosovac, se viera obligado a pedir un tiempo muerto con sólo ocho minutos disputados pero un ya preocupante 25-18 en el marcador.

Aunque el CAI logró un 3-1 que le hizo albergar un ligera esperanza de remontar (26-21), este parcial fue simplemente fue un espejismo, ya que el Barcelona no se descompuso, y sin hacer un juego brillante, manejó el partido con soltura sin tener problema alguno para alcanzar la final (31-24, m.50). La recta final del choque se convirtió en un intrascendente intercambio de goles, pero con un Barcelona muy cómodo con su colchón de cinco o seis goles y un CAI que dejó la Copa con la cabeza muy alta.

El Ademar no concede opciones al Algeciras (29-21)

El Ademar León selló su pase a la final de la trigésima segunda edición de la Copa del Rey de balonmano con un formidable encuentro ante el Algeciras (29-21), en un choque en el que los leoneses fueron de menos a más ante un rival que sólo aguantó los 25 primeros minutos del choque. De hecho, los cinco últimos minutos del primer tiempo supusieron el principio del fin para el equipo andaluz, ya que de una desventaja de dos goles, el marcador se fue a 18-12 del descanso, un golpe moral que acusó en la reanudación para entregar definitivamente el choque en los primeros compases del segundo tiempo.

En el inicio, Oscar Perales se convirtió en una pesadilla para la defensa del Algeciras, ya que de los siete primeros goles del Ademar cinco fueron suyos, mientras que Eduardo Coelho da Cruz fue el encargado de dar respuesta a los leoneses en ataque, dentro del disputado inicio de partido. Frente a la defensa 6-0 que alternaba en contadas ocasiones con una 5-1 de los leoneses, el Algeriras presentó una defensa con distintas alternativas de jugadores adelantados que le permitía robar balones, aunque sin poder acabar con la igualdad existente en el partido (10-9, m.18).

Sin embargo, el 11-9 significó que Pero Milosevic, entrenador del Algeciras, solicitase su primer tiempo muerto para evitar que antes del descanso se pudiese abrir una brecha en el marcador que rompiese el partido. Sólo en la recta final de este periodo se produjo una distancia sustancial en el marcador. Cuando el partido alcanzó el minuto 27 el marcador reflejaba un 15-10 a favor del Ademar, a pesar de que los de León jugaron en inferioridad durante esa fase por la exclusión de Mateo Garralda.

En los últimos seis minutos del primer tiempo, el Algeciras casi tiró por la borda el trabajo realizado hasta entonces y del 12-10 que reflejaba el marcador se pasó al 18-12 con el que se cerró el primer tiempo. Mucha culpa de esta escapada en el marcador la tuvo Óscar Perales, que firmó ocho goles en este primer acto. El Algeciras se encontró en el inicio del segundo tiempo con la misma falta de ideas que atascó su juego en el final del primer periodo, ya que su primer gol llegó superados los seis minutos. De esta situación sacó tajada el equipo de Manolo Cadenas (21-13, m.37).

El partido entró en una dinámica de la que era muy difícil que saliera, con el Ademar muy metido en el partido, contundente en ataque y firme en defensa y el Algeciras muy batallador, intentado que la renta de siete-ocho goles de desventaja descendiese, aunque sin éxito. Al ecuador del segundo tiempo se llegó con un clarificador 25-16.

Además de la buena labor de la defensa y el portero Saric en el Ademar, el cuadro algecireño tampoco tuvo la fortuna de cara y vio como hasta tres balones se encontraban con los palos. Sólo una tímida reacción de los andaluces y una ligera relajación del Ademar ante la ventaja de la que gozaba, permitió que el partido se estrechase un poco, aunque este hecho se convirtió en una mera anécdota dentro del partido.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso