Menú

Cómo se reparte el dinero de la televisión en las ligas más importantes

En Italia, Inglaterra, Francia o Alemania los sistemas de reparto son mucho más equitativos para todos los clubes.

0
José María Del Nido, junto a representantes de los clubes reunidos este jueves. | EFE

No hay duda de que el Real Madrid y el Barcelona son los grandes dominadores de la Liga española. Por resultados, por títulos y por aficionados, así ha sido y así será durante toda la historia. Pero desde hace ya varias temporadas las diferencias de estos dos gigantes respecto al resto de equipos se ha ido ampliando. Y esa distancia sigue creciendo día a día hasta parecer insalvable.

Algunos se vanaglorian de ello y disfrutan al ver a su equipo con una superioridad tan aplastante. Pero para la mayoría de los aficionados este dominio está terminando con el espectáculo de la que era la mejor liga del mundo, honor que hoy día corresponde a la Premier League inglesa, al menos en cuanto a términos competitivos y de espectáculo se refiere.

Eso es precisamente lo que propugna el presidente del Sevilla, José María del Nido, desde hace tiempo, y por lo que ha decidido comenzar una serie de reuniones con el resto de equipos de nuestro fútbol. El objetivo es claro: equilibrar los ingresos por los derechos televisivos, uno de los factores determinantes que han provocado esta situación. Porque el caso de nuestra Liga es único y claramente beneficioso para los dos grandes.

Si nos fijamos en los ingresos de cada uno de los equipos, vemos cómo Real Madrid y Barcelona cobran unos 140 millones de euros por temporada procedentes de las televisiones. Una cantidad estratosférica que supera prácticamente en 100 millones al tercero que más ingresa, el Atlético de Madrid, que, al igual que el Valencia, se embolsa unos 42 millones anuales. Sevilla y Villarreal reciben casi la mitad que estos dos (25 y 24 millones, respectivamente), y un total de doce equipos cobran únicamente entre 12 y 14 millones; es decir, un 10 por ciento de lo que cobran Madrid y Barça.

Más allá de unos números tan elevados, esos datos carecen de sentido si no son comparados con otras ligas europeas.
 

Premier League

En el fútbol inglés, por ejemplo, observamos claramente cómo esas diferencias son muy inferiores. De hecho, casi son inexistentes. El Manchester United, el que más ha cobrado en esta temporada última campaña, ingresa únicamente 24 millones más que el club menos agraciado, el Blackpool, que se ha embolsado 44 millones.

La diferencia entre España e Inglaterra se vuelve aún más sangrante si enfrentamos las dos ligas. Así, por ejemplo, vemos cómo Madrid y Barça cobran unos 70 millones más que Manchester United o Chelsea, cuando la Premier ingresa casi 300 millones más en total. Sin embargo, Blackpool o Birmingham, los que menos han ingresado esta temporada, cobran más que Atlético o Valencia.

Por no hablar de la diferencia entre equipos similares: el quinto de Inglaterra, el Liverpool, ingresa 37 millones más que el quinto de España, el Villarreal; los 53 millones del Newcastle, el décimo, superan en casi 40 los 14 del Deportivo; o los 44 del Blackpool superan en 32 a los 12 de la Real Sociedad, el que menos ha cobrado en nuestro fútbol.

 

 

 

Calcio

En Italia vemos una situación a medio camino entre las ligas inglesa y la española en lo que a las cifras se refieren. La diferencia entre el que más cobró la temporada pasada –Juventus de Turín– y el que menos –Cesena– es de 55 millones. Cabe destacar también que mientras Juventus, Inter de Milán y Milan superan los 70 millones, el cuarto en discordia –AS Roma– no llega a los 60 y el quinto –Napóles– se queda en los 50. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el Calcio llevó a cabo un cambio en el sistema de reparto televisivo la temporada pasada que ha equilibrado más los ingresos de cada conjunto y que va en camino de igualarlos aún más.

Aún así, si lo comparamos con España, la situación es la misma que con las otras ligas. Así, por ejemplo, los más beneficiados –Juve, Inter y Milan– cobran casi la mitad que Real Madrid y Barcelona –lo que es más grave si tenemos en cuenta que en total la Liga italiana ingresa más dinero que la española–, mientras que el Cesena cobra más que 14 conjuntos de nuestra liga, con un total de 20 millones. Y si tenemos en cuenta el quinto o sexto de la Liga –Villarreal y Sevilla, con 25 millones– en el Calcio hay hasta 16 equipos que cobran más que ellos.
 

 

Ligue 1

En Francia las diferencias también son mucho más reducidas que en España, aunque algo mayores que en Inglaterra. Así, el que más cobró en la temporada pasada fue el Olympique de Marsella con 50 millones, cinco millones más que el segundo y el tercero, Girondins y Olympique de Lyon, y 36 millones más que el Le Havre, el más pobre con 14 millones.

Si lo enfrentamos con la Liga española vemos cómo, con unos ingresos totales similares, el que más cobra se lleva casi un tercio de lo que ganan Madrid y Barcelona, mientras que el que menos cobra se lleva más o menos lo mismo que el que menos cobra en nuestra Liga. La diferencia la encontramos en la clase media: el quinto en España –Villarreal o Sevilla– cobra lo mismo que el décimo en Francia, mientras que el antepenúltimo en la Ligue 1 cobra más que doce equipos de nuestra liga.

 

 

 

 


Bundesliga

En lo que respecta a la Bundesliga alemana, se trata de la competición con menos diferencia entre el primero y el último, tan sólo 14,8 millones, si bien hay que añadir que los ingresos por televisión son casi de la mitad que en España. Llama la atención que la diferencia entre un equipo y el siguiente es de algo menos de un millón, de una forma perfectamente escalonada.

En el enfrentamiento contra la Liga española, el Bayern de Múnich cobra una quinta parte de lo que hacen Real Madrid y Barcelona, pero destaca que a pesar de que en España se ingresa mucho más, el que menos cobra en la Bundesliga, el Hoffenheim, tiene unos ingresos mayores que ocho equipos de nuestro fútbol.






 

 


¿Por qué vienen esas diferencias?

El principal motivo del porqué se produce esta diferencia abismal entre la española y el resto de ligas europeas radica básicamente en que, mientras en Inglaterra, Italia o Alemania los derechos televisivos se negocian colectivamente, en España, Madrid y Barça van por su cuenta. Eso provoca que en nuestro fútbol los ingresos sean por un único concepto –actualmente los dos grandes de la Liga BBVA se llevan el 34 por ciento del total, Atlético y Valencia el 11% y los otros 16 equipos de Primera se reparten el 55 por ciento restante-, mientras que en el resto de países depende de distintos factores.

En Inglaterra todos cobran el mismo fijo (15,6 millones) y la misma cantidad por derechos internacionales (20,2), y luego varía en función de la clasificación en la tabla (de los 17,1 del campeón Manchester United a los 0,8 del West Ham, último) y las audiencias de sus correspondientes partidos.

En Italia, que hizo una modificación la temporada pasada para equiparar más los ingresos, el total del contrato se reparte en base a un sistema muy similar al que solicita ahora el Sevilla: un 40% se reparte a partes iguales entre los veinte equipos que configuran la Serie A; un 30% se divide en relación con los resultados deportivos: 10% por historia, 15% por lo logrado en las últimas cinco temporadas y 5% en función de la última campaña; y, por último, el 30% restante variará en función del nivel de audiencia y seguimiento de cada equipo, teniéndose en cuenta los aficionados televisivos así como el número de habitantes de la ciudad del equipo.

En Alemania o Francia se tienen en cuenta los mismos factores que en Italia o Inglaterra y que no existen en España. Así, en esas ligas un porcentaje de los ingresos depende de los resultados deportivos de los últimos años, además de existir un fijo que se reparte entre todos los equipos por igual. Eso sí, la Bundesliga es la única –junto a España, claro– que no tiene en cuenta las audiencias para destinar más o menos dinero a cada conjunto, algo que sí se hace en la Ligue 1.

Teniendo en cuenta todos estos datos, queda claro que lo que propugna el Sevilla, y con él la mayoría de clubes de nuestro fútbol, no es que el Barça y el Racing, por ejemplo, tengan que cobrar lo mismo, ni que el Real Madrid cobre menos –al menos, no en su esencia–. Lo que defiende Del Nido es que el reparto del pastel dependa de varias cuestiones como la audiencia, el seguimiento o los resultados deportivos de años anteriores, con el objetivo de que la distibución de los ingresos televisivos sea más igualada y compensada.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 18 comentarios guardados

    Servicios