Menú

España evita a Serbia y llega invicta a semifinales

Valero Rivera ha repartido minutos ante Eslovenia, pero, pese a ir por detrás en gran parte del partido, ha resuelto el choque con solvencia.

LIBERTAD DIGITAL
0

La selección española de balonmano ha cerrado la segunda fase con una nueva victoria (35-32) ante Eslovenia y se asegura de esta forma la primera plaza de su grupo, evitando a la anfitriona, Serbia, en semifinales. España llega invicta a la lucha por las medallas y se medirá a Dinamarca por un puesto en la gran final.

Tal y como había anunciado en la previa, Valero Rivera aprovechó el encuentro para repartir minutos entre sus jugadores y hacer pruebas. Así, no sorprendió ver a Viran Morros abandonar su habitual demarcación en el centro de la defensa para atacar en la posición de pivote, un puesto mucho más natural para el alicantino, en el que también tuvo sus minutos Gedeón Guardiola.

Rivera quiso conceder el máximo descanso posible a jugadores claves como el pivote Julen Aginagalde o el lateral Alberto Entrerríos, que ni tan siquiera llegó a jugar un solo minuto. Pruebas y más pruebas, entre las que solo tuvo trascendencia la que realizó el extremo Roberto García, a quien los médicos de la selección quisieron someter a un último control, antes de decidir si deberá ser reemplazado por Albert Rocas, que ya está en Serbia, a causa de sus molestias en los abductores.

El jugador del Atlético de Madrid jugó catorce minutos, en los que anotó dos goles y solo falló un tiro, además de trabajar en su habitual posición de avanzado con aparente normalidad.

Novedades continuas que penalizaron especialmente a la defensa española, que combinó momentos de solidez, su habitual línea en todo el campeonato, con otros en los que se notó la relajación que proporciona tener ya asegurada una plaza en las semifinales.

Una circunstancia que no impidió a España mantenerse viva en todo momento en un marcador que Joan Cañellas, para el que parece que no hay partidos menores en este Europeo, dejó igualado al descanso (15-15) con un gol desde el extremo izquierdo.

Acelerón hacia la victoria

Como tampoco pareció relajarse en ningún momento el extremo Luka Zvizej, exjugador del Barcelona, que con cuatro goles casi consecutivos en el comienzo del segundo tiempo situó a Eslovenia con la máxima renta (17-21) del partido.

Un momento clave para conocer si España, que oficialmente no tiene predilección por ningún rival en las semifinales, deseaba evitar al conjunto serbio, lo que los de Valero Rivera se aseguraban si derrotaban al equipo esloveno.

Opción que pareció gustar al equipo español, que ocho minutos más tarde igualaba el marcador (24-24) con un parcial de 7-3 en el que tuvo un papel destacado el central Raúl Entrerríos con dos soberbios latigazos.

Igualada que no tardó en deshacer a su favor la selección española, que, guiada en ataque por Eduardo Gurbindo, que tomó el relevo goleador al menor de los Entrerríos, y cada vez más sólida en defensa, se situó con tres goles de ventaja (30-27) a cinco minutos para la conclusión.

Una ventaja que se encargó de conservar para el equipo español un Joan Cañellas que, con sus tantos, certificó el triunfo español (35-32) y una primera plaza del grupo I que cruzará a España con Dinamarca en semifinales, en una repetición de lo ocurrido hace un año en el Mundial de Suecia.

 

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios