Menú

Holanda, de subcampeona del mundo a hacer el ridículo en la Eurocopa

La oranje, con jugadores como Van Persie, Robben o Sneijder, dice adiós al torneo por la puerta de atrás.

0
La oranje, con jugadores como Van Persie, Robben o Sneijder, dice adiós al torneo por la puerta de atrás.
Robben (i) y Sneijder se consuelan tras la derrota de Holanda. | EFE

La selección holandesa es la gran decepción de la Eurocopa de Polonia y Ucrania 2012. El equipo que actualmente dirige Bert van Marwijk se despide del torneo por la puerta de atrás, sin haber sumado un solo punto tras sus derrotas ante Dinamarca (0-1), Alemania (1-2) y Portugal (2-1), y se queda fuera de los cuartos de final por primera vez desde que ganase el campeonato continental en la extinta Alemania Federal en el año 1988.

Atrás quedan los días de gloria que llevaron a los oranje a ganar su primera –y hasta el momento única– Eurocopa con Rinus Michels como entrenador y una plantilla en la que brillaban Marco van Basten, Frank Rijkaard, Ruud Gullit y Ronald Koeman, entre otros. Aquella naranja mecánica versión 2.0 arrasó a Inglaterra en la fase de grupos (1-3), se impuso a Alemania en semifinales (1-2) y derrotó a la Unión Soviética (0-2) en la gran final. Eran otros tiempos.

Y eso que la actual Holanda, cuarta en el ránking FIFA sólo por detrás de España, Uruguay y Alemania, se presentaba en esta cita de Polonia y Ucrania como una de las principales favoritas y con la vitola de subcampeona del mundo tras perder la final de Sudáfrica 2010 ante el conjunto de Vicente del Bosque.

Cierto es que quedó encuadrada en un grupo B muy complicado, conocido como el de la muerte, pero no deja de resultar sorprendente que se vuelva a casa de vacío.

A pesar de su gran papel en el mundial, el seleccionador Bert van Marwijk ha llevado a cabo una serie de arriesgadas decisiones que le han puesto entre la espada y la pared, dejando a jugadores importantes como Klaas-Jan Huntelaar y Rafael van der Vaart en el banquillo en los primeros partidos –la entrada de los dos exjugadores del Real Madrid mejoró al equipo en la segunda parte del encuentro frente a Alemania pese a la derrota final– y apostando por otros como Ibrahim Afellay, que apenas tiene protagonismo en el Barcelona y ha estado varios meses apartado de los terrenos de juego por una rotura de ligamentos.

Holanda ha perdido el brillo de su juego y se ha visto impotente en ataque ante sus rivales, mostrando también grandes carencias en defensa. Un claro ejemplo de ello es lo ocurrido este domingo en el Metalist Stadium de Járkov, donde los subcampeones mundiales se estrellaron contra Portugal (2-1) en un partido que se presentaba vital. Los holandeses llegaban a la última jornada con opciones de clasificarse –necesitaban ganar a los lusos por dos o más goles y esperar a que Alemania derrotase a Dinamarca–.

De hecho, empezaron soñando porque Van der Vaart empezó poniendo al equipo de los Países Bajos por delante con un golazo desde fuera del área, cuando sólo habían transcurrido once minutos. Pero fue un espejismo. Cristiano Ronaldo, gris en los dos primeros partidos de la Eurocopa frente a Alemania (2-1) y Dinamarca (2-3), se echó el equipo a la espalda y lideró la remontada de las Quinas con un doblete. Al fin pudo brillar el madridista después de su discreto inicio. Los holandeses sólo lo intentaron, con poca fe, en la recta final del duelo disputado en Járkov, aunque ni Van Persie, ni Van der Vaart ni Huntelaar pudieron batir a Rui Patricio.

Uno de los jugadores holandeses más señalados en esta Eurocopa es Van Persie. El delantero del Arsenal, máximo goleador de la Premier League esta temporada con 30 goles en 38 encuentros, estaba llamado a hacer cosas grandes en el torneo continental. Era uno de los principales candidatos a hacerse con la Bota de Oro, pero se marcha por la puerta de atrás y con un solo tanto en su haber, el que logró en la derrota frente a Alemania. Incluso los últimos rumores apuntan que la entidad londinense habría puesto precio a su salida y estaría dispuesta a vender a este futbolista, hasta ahora intocable, por unos 37 millones de euros.

Tres cuartos de lo mismo se puede decir de las dos otras grandes estrellas de la selección holandesa: Arjen Robben y Wesley Sneijder. Robben, que esta temporada ha jugado, y perdido, la final de la Champions con el Bayern de Múnich, y Sneijder, que parece estar en el ocaso de su carrera, han sido incapaces de dar el do de pecho.

Peor aún es lo de la defensa, donde ni los laterales Van der Wiel y el inexperto Willems, ni los centrales Ron Vlaar, Mathijsen y Heitinga, han estado a la altura de las circunstancias. La zaga oranje ha sido un auténtico coladero durante el torneo y el duelo de anoche ante Portugal, con Cristiano campando a sus anchas sobre el césped del Metalist Stadium, puede dar fe de ello.

Sólo el portero Maarten Stekelenburg se salva de la quema. Sus grandes paradas evitaron un descalabro mayor ante Portugal. Pero de poco han acabado sirviéndole a una selección holandesa que ha protagonizado una de las mayores decepciones de los últimos años en el fútbol mundial.

En Deportes

    0
    comentarios
    Acceda a los 14 comentarios guardados

    Servicios