Menú

El Madrid gana al Barça en el tercer partido de la final de la Liga Endesa

El capitán, con 20 puntos y 26 de valoración, ha liderado el triunfo de un Madrid que recupera el factor cancha y se pone con 2-1 en la serie.

0
El capitán, con 20 puntos y 26 de valoración, ha liderado el triunfo de un Madrid que recupera el factor cancha y se pone con 2-1 en la serie.
Felipe Reyes celebra una canasta.

Al son de Felipe Reyes. El Real Madrid se ha encomendado a su capitán, al omnipresente pívot cordobés, para lograr un triunfo ante el Barcelona Regal que le acerca al título de la Liga ACB. En caso de lograr la victoria el domingo en este mismo escenario del Palau Blaugrana, los blancos se proclamarían campeones sin tener que recurrir al quinto encuentro, programado en principio para el próximo miércoles en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid.

Junto al internacional español, que firmó un partido soberbio al terminar con 20 puntos y 26 de valoración y cinco rebotes –cuatro de ellos en ataque–, además de recibir ocho personales, destacó Nikola Mirotic. El MVP de la fase regular apenas apareció en los dos primeros partidos de esta final, pero sí lo hizo en el momento de la verdad en este tercer encuentro. El jugador de origen montenegrino acabó con 18 puntos, pero, sobre todo, su acierto en los momentos clave, con un triple magistral en el último minuto aderezado con unos tiros libres posteriores, permitió a los blancos salir airosos del Palau, donde habían perdido ocho de sus últimos nueve partidos jugados allí.

Esta vez no pudo dar la victoria a los suyos Juan Carlos Navarro. Un día después de cumplir 33 años. Cómo no, el eterno capitán culé fue el mejor de su equipo con 20 puntos, pero se vio eclipsado por Mirotic y, sobre todo, por un soberbio Reyes. Sencillamente descomunal la actuación del pívot español, para enmarcar.

Más nervios que acierto

Salió mejor el Madrid al parqué del Palau y en los primeros minutos de este tercer partido se le pudo ver menos nervioso que un Barça desacertado y con una defensa poco agresiva. Los blancos gozaban de un juego más fluido, gracias a su magnífica defensa de ayudas, mientras que en las filas catalanas sólo Navarro daba el do de pecho. Ante Tomic se empezaba a cargar de personales y Xavi Pascual lo sentó rápidamente en el banquillo para dar entrada al griego Mavrokefalidis. Con el 6-13, los blancos abrieron una primera brecha en el marcador. Anotaban con facilidad y apenas sufrían en defensa. Al final del primer cuarto se llegó con un apretado 13-17.

El panorama cambió al inicio del segundo cuarto, cuando los azulgranas consiguieron darle la vuelta a la tortilla gracias a un triple de CJ Wallace y, sobre todo, a la irrupción de Sarunas Jasikevicius. Dos canastas consecutivas y un triple posterior del lituano pusieron en jaque a la defensa blanca (23-21, m.13) hasta que Pablo Laso, zorro viejo, se dio cuenta y metió en pista Felipe Reyes.

Y el capitán respondió con creces. Diez puntos en este segundo cuarto del cordobés, que estuvo bien secundado por Marcus Slaughter y Rudy Fernández, permitieron a los blancos marcharse en el marcador (29-37, m.18), aunque Lorbek –el concurso del esloveno estuvo en entredicho hasta última hora debido al traumatismo craneoencefálico sufrido en el segundo encuentro de la serie– y Navarro –quién si no– se encargaron de mantener al Barça en la pomada. Al descanso se llegaba con el Madrid seis puntos arriba (35-41).

Mejoría culé

Salió mejor el equipo azulgrana tras el paso por vestuarios, defendiendo manifiestamente mejor que en los veinte minutos precedentes, y por fin Tomic empezaba a ganarle el duelo individual a Mirza Begic después de haberse visto superado en los dos primeros cuartos. Oleson y Sada también contribuyeron a la mejoría culé en la retaguardia para frenar a un Madrid que se mostraba superior en el rebote –sensacionales Felipe y Slaughter en este apartado–, pero no andaba nada fino de cara al aro rival. Mediado el tercer período, el Barça había logrado darle la vuelta a la tortilla (46-45).

Entonces apareció Jaycee Carroll. El mormón, casi inédito en la serie, emergió con cuatro puntos consecutivos y un robo, mientras que un triple sobre la bocina de Lull permitieron a los blancos encarar el último cuarto con ventaja (50-56, m.30).

Un flojo marcador para una cita de este calibre. Sin embargo, los dos equipos parecieron dejarse toda la munición para el final, para un último cuarto que comenzó con un tremendo intercambio de canastas y de triples, con Navarro, Llull, Felipe y Mirotic haciendo de las suyas.

Faltaban menos de dos minutos para el final y apareció el jugador de origen montenegrino para dar un golpe sobre la mesa, demostrando por qué es el MVP de la temporada regular. Un triple enorme en el último minuto y su acierto determinante en los tiros libres terminaron por decantar el partido del lado del conjunto blanco, que con su victoria en el Palau recupera la sonrisa tras el mazazo sufrido el pasado martes en el Palacio de los Deportes (71-72), donde dejó escapar una renta de 14 puntos.

El próximo domingo, de nuevo en el Palau Blaugrana, nueva entrega de esta final de la Liga Endesa con la disputa del cuarto encuentro. Puede que el último...


Ficha técnica

Barcelona Regal, 72 (13+22+15+22): Huertas (-), Navarro (20), Ingles (-), Wallace (8) y Tomic (10) -cinco inicial-, Mavrokefalidis (2), Sada (3), Oleson (7), Lorbek (7), Jasikevicius (13) y Todorovic (2)
Real Madrid, 84 (17+24+15+28): Llull (12), Rudy (8), Carlos Suárez (-), Mirotic (18) y Begic (8) -cinco inicial-, Darden (7), Slaughter (4), Reyes (20), Sergio Rodríguez (2), Carroll (5) y Draper (-)

Árbitros: Juan Carlos Arteaga, Miguel Ángel Pérez Pérez y Benjamín Jiménez. Eliminado por cinco faltas personales Mavrokefalidis (m.40)
Incidencias: Tercer partido de la final de la Liga Endesa disputado en el Palau Blaugrana ante 7.562 espectadores. Antes del inicio del encuentro se homenajeó al exazulgrana Rodrigo de la Fuente, quien recientemente ha anunciado su retirada

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios