Menú

El Real Madrid se proclama campeón de la Liga ACB

Felipe Reyes –MVP de la final–, Rudy Fernández y Darden han sido decisivos en el trigésimo primer título liguero en la historia del club blanco.

0
Felipe Reyes –MVP de la final–, Rudy Fernández y Darden han sido decisivos en el trigésimo primer título liguero en la historia del club blanco.
Los jugadores del Real Madrid posan con trofeo de campeones de la Liga Endesa. | EFE

Locura en el Palacio de los Deportes. Hacía veinte años que el mítico recinto madrileño no veía al Real Madrid como campeón de la Liga ACB –entonces los blancos conquistaron el título frente al Joventut de Badalona– y ahora ha vuelto a hacerlo tras la victoria del conjunto de Pablo Laso frente al Barcelona Regal en el quinto partido (79-71). Es el primer título liguero que logra la canasta blanca tras el obtenido en 2007 –también con el Barça como rival en la final– y el trigésimo primero de su historia.

Pieza clave en el éxito madridista ha sido Felipe Reyes, autor de 14 puntos y 13 de valoración, elegido Mejor Jugador (MVP) tanto del quinto partido como de toda la final de esta Liga Endesa que ha echado el telón tras nueve duros meses. Como también Rudy Fernández (15 puntos), que ha ido de menos a más en esta final para acabar siendo decisivo. E igualmente un protagonista inesperado: Tremell Darden. El norteamericano, fichado a mitad de temporada, jugó 23 minutos en los que logró 13 puntos, siete rebotes y dos tapones.

Navarro fue la cruz

Por las filas azulgranas destacaron Joe Ingles (25 puntos) y Sarunas Jasikevicius (23). Aunque tanto el australiano como el lituano sostuvieron a los suyos prácticamente hasta el último momento, al final el Madrid acabó imponiendo su dominio, con suspense, para volver a reinar en el baloncesto español.

La otra cara de la moneda la protagonizó Juan Carlos Navarro. El capitán barcelonista, con la rotura fibrilar en la pierna derecha que se produjo el pasado domingo en el cuarto partido, apenas pudo jugar ocho minutos y se quedó sin anotar un solo punto. Xavi Pascual lo sacó de titular, pero tuvo que dosificarlo viendo que su gran estrella llegaba renqueante a esta cita definitiva.

Salida en tromba del Madrid

El partido comenzó francamente bien para los intereses del Madrid, que firmó un gran parcial de salida (10-0 en menos de cuatro minutos), con seis puntos de Jaycee Carroll incluidos. El alero estadounidense fue la gran novedad en el quinteto titular de Pablo Laso, que decidió dejar en el banquillo a un Carlos Suárez que prácticamente nada ha aportado en esta final. También hizo un cambio Pascual con respecto al cuarto partido (73-62), dando entrada a Brad Oleson por Xavi Rabaseda.

Enseguida llevó el Madrid la iniciativa en el juego, con rápidas transiciones mientras Mirza Begic –buen partido del esloveno– imponía su presencia en la pintura. El Barça se veía superado hasta que, llegando al final del primer cuarto, apareció Jasikevicius. El lituano empezaba a meter puntos como churros mientras se lucía con algún que otro pase de espaldas. Parcial de 8-0 de los azulgranas, que habían logrado neutralizar la ventaja blanca, y el período inicial acabó con un exiguo 20-18.

El equipo de Pablo Laso llevó siempre la iniciativa en el marcador salvo en una ocasión, cuando, mediado el segundo período, el Barça logró ponerse por primera y única vez por delante (31-32, m.16). Un simple espejismo, pues los azulgranas ya no volvieron a anotar más hasta el final de ese cuarto y el Madrid, con un parcial de 10-0, se fue al descanso con una amplia ventaja de diez puntos, gracias básicamente a las acciones de Dontaye Draper, Carroll y Begic.

Los blancos habían tratado romper el partido a base de triples, pero no era el día –sólo dos de trece intentos al descanso–. Sin embargo, pese a sus fallos en el tiro exterior, el conjunto local seguía mandando porque el Barça estaba roto. Navarro, que no pudo mojar en el Palacio, falló dos triples casi consecutivos y un tiro desde cuatro metros. La Bomba, como sus compañeros, acabarían por hincar la rodilla en la capital.

Ingles y Jasikevicius sostienen al Barça

Como en el inicio del choque, el Madrid protagonizó otra salida fulgurante tras el paso por vestuarios y Rudy Fernández puso tierra de por medio con dos mates tras sendos robos de balón. El conjunto blanco estaba trece arriba (45-32, m.21) y Xavi Pascual tuvo que pedir tiempo muerto para tratar de encontrar soluciones.

De nuevo apareció Rudy dos minutos después para, al fin, clavar un triple en esta final. El balear había lanzado 19 triples entre los cuatro partidos anteriores y los 23 minutos que se llevaban jugados del quinto para convertir su primer lanzamiento desde más allá de 6,75 metros. Aleluya, a la vigésima fue la vencida. El Madrid lograba así su máxima ventaja de la noche (50-33, m.23), pero entonces apareció un excelso Joe Ingles, apoyándose en Jasikevicius, para rebajar la euforia blanca (52-43, m.26). El Barça se había metido de nuevo en el partido gracias al acierto del australiano y, con 55-48 al final del tercer cuarto, aún no estaba todo dicho en el Palacio de los Deportes.

Se presentaban diez minutos finales de auténtico infarto en la calle de Goya. Entonces apareció Tremmell Darden, actor inesperado, para mostrarse inspirado tanto en ataque como en defensa. El Madrid volvió a coger una buena ventaja (64-53, m.33) y el público empezaba a frotarse las manos. Pero Ingles y Saras no habían dicho su última palabra. El aussie y el lituano volvieron a coger el fusil para volver a creer en las posibilidades culés.

A falta de 25 segundos, el Madrid iba ganando por sólo cinco puntos (76-71), dejando escapar una renta que parecía definitiva. El equipo blanco se complicó la recta final de un choque que pudo haber sido plácido, pero Rudy y Felipe volvieron a aparecer en el último minuto para amarrar la victoria y, lo que es más importante, el título liguero para el Real Madrid. El final fue de infarto, haciendo sufrir a los más de 12.000 espectadores congregados en el Palacio, pero mereció la pena.


Ficha técnica

Real Madrid, 79 (20+21+14+24): Llull (4), Rudy (15), Carroll (9), Mirotic (6) y Begic (4) -quinteto inicial-, Sergio Rodríguez (5), Slaughter (5), Darden (13), Draper (4) y Reyes (14)
Barcelona Regal, 71 (18+14+16+23): Marcelinho (2), Navarro (-), Oleson (4), Lorbek (3) y Tomic (9) -quinteto inicial-, Sada (-), Mavrokefalidis (3), CJ Wallace (-), Ingles (25), Rabaseda (-), Todorovic (2) y Jasikevicius (23)

Árbitros: Juan Carlos Arteaga, Antonio Conde y Benjamín Jiménez. Sin eliminados
Incidencias: Quinto y definitivo partido de la final de la Liga Endesa disputado en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid ante 12.832 espectadores. Lleno. Se guardó un minuto de silencio por el exentrenador Manel Comas, fallecido el pasado lunes

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios