Menú

El Real Madrid aplasta al Zalgiris Kaunas en su debut en la Euroliga

Mirotic, con 18 puntos, y Llull, con 17, han sido los máximos anotadores del conjunto blanco en Lituania.

0
Mirotic, con 18 puntos, y Llull, con 17, han sido los máximos anotadores del conjunto blanco en Lituania.
Rudy Fernández controla el balón ante Tomas Dimsa. | EFE

El Real Madrid ha solventado este viernes con suficiencia su primer compromiso de la temporada en la Euroliga, tras superar a domicilio (63-83) al Zalgiris Kaunas lituano, después de una actuación magistral de Rudy Fernández al mando de un bloque en esta ocasión poco brillante pero igualmente letal.

El último subcampeón europeo, reforzado este verano para dar el último paso este curso, aprovechó la candidez local para imponer su dominio antes del descanso e inyectó su veneno tras la reanudación, acelerando el ritmo de partido para impedir cualquier reacción del Zalgiris y así certificar un triunfo sin oposición.

Pese a lo contundente del final, hubo nervios en el inicio. Los tuvieron otros candidatos en el estreno y no fue menos el Madrid. Los de Pablo Laso lo demostraron con su mal habitual, abusando del tiro de tres y los bálticos perdiendo balones. El problema de los locales, no obstante, se convirtió en mortal. El Zalgiris perdió 18 balones en los primeros 17 minutos de partido, más de una cada dos posesiones finalizada en pérdida. Y eso ante el Real Madrid, que adora la transición, fue demasiado regalo. Pese al desacierto exterior (3/17 al descanso), los vigentes subcampeones dominaron el partido sin alarmas (24-35 tras dos cuartos).

Los pupilos de Ilias Zouros, asfixiados por el mar de piernas, manos y actividad de su rival, buscaron sostén en el veterano Sarunas Jasikevicius. Solución pero sólo en parte para el drama, ya que otro base genial, éste más joven y en plenitud, estaba enfrente. Y no es otro que Sergio Rodríguez. El Chacho volvió a herir al rival y estirar la renta en el segundo cuarto, antes de que su compañero habitual de vuelos, Rudy Fernández, marcase diferencias en el tercero. El balear, con una versión sobria, sin estridencias pero con una efectividad altísima, dinamitó el duelo de forma definitiva en el tercer período. Ofreciendo su lado más solidario (9 asistencias) y eligiendo siempre la mejor opción, alentó al soberbio Mirotic (18 puntos) y el indomable Llull (17) a reventar el partido.

Y el Real Madrid, ante un Zalgiris que fue capaz de apagar a los más de 11.000 fieles presentes en el pabellón, así hizo. Con veinte de diferencia al término del tercer cuarto (44-64) y sin germen de revolución local, caminó plácidamente hacia la primera victoria en la Euroliga. El incansable Jankunas, de la mano de Saras, evitó mayor sonrojo en un último cuarto relajado, con los locales únicamente buscando maquillar el marcador y el Real Madrid ya pensando en su cita doméstica del domingo, en la que recibirá a otro conjunto de Euroliga, el Laboral Kutxa, en el Palacio de los Deportes de Madrid.

En Deportes

    0
    comentarios