Menú

Alfonso Reyes: "Kambala siempre fue muy violento con mi hermano, pero aquel día se pasó de la raya"

El mítico pívot de la selección española, así como del Estudiantes y el Real Madrid, entre otros equipos, repasa su carrera en una entrevista a LD.

0

Le llamaban Robocop. Jugador rocoso donde los haya, sin un gran tiro exterior, medía (y mide) 202 centímetros, bajito sin duda para tratarse de un pívot. Los puntos se los fabricaba a base de un coraje descomunal dentro de la pintura. Como el que su hermano pequeño Felipe demuestra día sí y día también.

Otro no puede ser, claro está. Alfonso Reyes Cabanás (Córdoba, 19 de septiembre de 1971) lleva ya más de siete años alejados de los parqués y hace siete meses volvió al candelero baloncestístico español como presidente de la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP), sustituyendo en el cargo a otro mítico de la canasta como es José Luis Llorente.

Hace años, Felipe Reyes era el hermano de Alfonso y, ahora, éste es el hermano de Felipe. Las tornas cambiaron con el nacimiento de aquella generación que enamoró en Lisboa'99, los júniors de oro.

Pero mucho antes, el mayor de la saga Reyes ya dominaba la pintura en las filas del Estudiantes y el Unicaja antes de embarcarse en una aventura francesa para jugar en el París Racing, donde estuvo una sola temporada. Allí, sin embargo, tuvo el privilegio de poder jugar en un Open McDonald's contra una grandísima leyenda como es Michael Jordan, a quien el cordobés describe como "el mejor deportista de todos los tiempos".

Pero Alfonso se dio cuenta de que su sitio estaba en la ACB y en el año 2002 fichó por el Real Madrid. En el vestuario blanco tuvo grandes compañeros salvo uno, Kaspars Kambala, a quien no dudó en enfrentarse para defender en un derbi a su hermano Felipe, cuando éste vestía la camiseta del Estu. Tras dos años en el Madrid, Alfonso Reyes se fue a Lugo. Una ciudad especial, pues allí nació su hijo mayor. Y allí también acabaría colgando las botas, en la primavera de 2007, tras 460 partidos en la ACB y 140 con la selección española, con la que debutó de la mano de Lolo Sainz en el Eurobasket de Grecia'95 y con la que después conquistaría tres medallas (plata en Francia'99 y Suecia 2003 y bronce en Turquía 2001).

Sin duda un gran palmarés para uno de los mejores pívots que ha dado el baloncesto español. Confiesa que desde su retirada apenas ha cogido un balón y desde entonces se ha centrado en sus estudios de ingeniero de Caminos por la Universidad Politécnica de Madrid y, posteriormente, ha trabajado en una constructora. Hasta que le llegó la oportunidad de dedicarse nuevamente de lleno al deporte de la canasta, ahora como presidente de la ABP.

En la sede de la asociación, a orillas del Manzanares, el exjugador recibe con una sonrisa a los dos redactores de Libertad Digital hasta allí desplazados. La espera fue muy corta. Rápidamente comienza la entrevista a Alfonso Reyes, quien, además de repasar su carrera y hablar de su labor en la ABP -muchos y peliagudos frentes abiertos en el sindicato de jugadores-, también habla de la actualidad del baloncesto español, con temas calientes como el inicio de la competición ACB, los derechos televisivos y, cómo no, el decepcionante papel de la selección en el reciente Mundial de España.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios