Menú

España se proclama campeona de Europa por tercera vez tras arrollar a Lituania en la final del Eurobasket (80-63)

Los de Scariolo arrollaron a Lituania desde el primer minuto, con un Pau Gasol nuevamente imperial (25 puntos, 12 rebotes).

55

Un equipo para la historia. No puede definirse de otra manera a la selección española de baloncesto, que se ha proclamado en Lille campeona de Europa por tercera vez en los cuatro últimos Eurobasket. Sin embargo, en esta ocasión cabe considerar que los de Sergio Scariolo han logrado una auténtica proeza, pues comenzaron el torneo en Berlín con un equipo plagado de bajas (Marc Gasol, Navarro, Calderón, Ibaka, Ricky Rubio) y más de una duda de cara a su rendimiento final, con un equipo considerablemente menos talentoso que en ocasiones precedentes, pero que, una vez más, ha ido creciendo paso a paso con el avance de la competición, para terminar venciendo plácidamente en la final a Lituania (80-63). Una nueva exhibición de poderío de un Pau Gasol que pasa ya sin discusión a confirmarse, aún más, como la gran leyenda del deporte de la canasta en España.

En la final, el de Sant Boi volvió a liderar desde el salto inicial. Su cara cuando el himno nacional era silbado en los minutos previos al duelo por el oro desde la grada francesa era idéntica a la de la semifinal ante los galos. El Capitán General llamaba a filas a los suyos, y se preparaba para asediar a sus enemigos. El objetivo, claro, se llamaba Jonas Valanciunas, la gran estrella interior de los bálticos, al que el catalán pasó por encima como al resto de sus rivales durante el torneo. 25 puntos y 12 rebotes para el español. 10 y 9 para el de los Toronto Raptors, con problemas de faltas, superado una y otra vez por el mito de la selección española. Gasol termina el campeonato promediando 25.6 puntos, 8.8 rebotes, 2.9 asistencias y 2.3 tapones, MVP indiscutible de la competición y la sensación de que podría seguir jugando un lustro más con el que equipo al que tanto ha dado, y que tanto le reporta a él mismo y su felicidad personal.

Tuvo poca historia la final, desde el 8-2 español que obligó a Jonas Kazlauskas a pedir casi de inmediato el primer tiempo muerto del partido. Volaba España, omnipresente Rudy Fernández en ambos lados de la cancha, canibalesco Llull masacrando al cerebro báltico, Kalnietis, devastador Gasol en la zona. A su rebufo, se disparó la diferencia hasta un 34-18 demoledor, con Lituania inoperante en ataque, ahogada por la perfección defensiva impuesta por Scariolo desde la segunda parte ante Polonia en los octavos de final. El arrebato lituano con el acierto de Maciulis y Seibutis dio un halo de esperanza a los de Kazlauskas al descanso (41-33), pero la historia parecía estar marcada en el Pierre Mauroy.

No habría más porque España nunca lo permitió. Fluía la ofensiva española hasta un parcial de 11-2 que dejaba el asunto resulto, si no lo estaba ya (52-35). Una diferencia que ya nunca bajó de los doce, y que permitió una victoria holgada con fiesta anticipada, lejos del dramatismo de la heroica semifinal ante Francia, donde se logró el objetivo olímpico y empezó a fraguarse el oro continental, para incrementar aún más el legado de una generación que empieza a languidecer pero que sigue dando alegrías a la afición del baloncesto en nuestro país. Un grupo único que demuestra un carácter competitivo sinigual, capaz de levantar un título enormemente meritorio pese a todas las dificultades afrontadas, y siguiendo la estela de un corazón campeonísimo que late en el interior de un cuerpo de nombre Pau Gasol y que debe ser ya considerado como uno de los grandes personajes de la turbulenta historia de este país llamado España.

Ficha técnica:

España: 80, (19+22+19+20): Llull (12), Ribas (5), Rudy Fernández (11), Mirotic (8), y Gasol (25)–cinco inicial- Reyes (8), Sergio Rodríguez (4), Claver (7), San Emeterio (0), Aguilar (0), Vives (0), y Hernangómez (0).

Lituania: 63, (8+25+10+20): Kalnietis (13), Seibutis (13), Maciulis (8), Jankunas (3), y Valanciunas (10) - cinco inicial – Kuzminskas (8), Gailius (1), Kavaliauskas (4), Sabonis (0), Javtokas (0), Milaknis (3) y Lekavicius (0).

Árbitros: Belosevic (Serbia), Ryzhyk (Ucrania) y Lamónica (Italia). Eliminaron por faltas personales al lituano Jonas Valanciunas.

Incidencias: partido disputado en el Estadio Pierre Mauroy de Lille, perteneciente a la final del Eurobasket.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation