Menú

España supera el trámite ante Hungría y Pau Gasol vuelve a hacer historia (64-87)

España arrolla a Hungría en un partido en el que Pau Gasol vuelve a hacer historia. Los de Scariolo se medirán el domingo a Turquía en octavos.

0
España supera el trámite ante Hungría y Pau Gasol vuelve a hacer historia (64-87)
Un histórico Pau Gasol, en acción ante Hungría en el Eurobasket. | EFE

Quinto triunfo de España en el Eurobasket, tras derrotar de forma clara a Hungría en un duelo donde no había nada en juego, habida cuenta de que ambos equipos ya habían certificado antes del duelo su clasificación en el grupo. Fue un partido para pocas conclusiones, y paradójicamente, para el recuerdo. España debió saltar al Polyvalent Hall con dos premisas fundamentales, y una tercera deseable. Entre las perentorias, claro, evitar las lesiones, pues el próximo domingo (17:45 horas), viaje mediante a Estambul, llegarán los octavos de final contra la anfitriona Turquía.

Y aunque no cayó nadie durante el juego, la confirmación de que Álex Abrines no volverá a jugar en el resto del Eurobasket es tan mala noticia para la rotación española como aseveración de que a alguien le ha debido de crecer mucho la nariz desde el partido ante Montenegro, tras el que se informó de que el jugador de los Thunder tenía "un golpe en la rodilla". La presión de su equipo NBA, obviamente, no se sostiene sólo por un golpe sin ninguna lesión añadida. Así que alguien ha quedado retratado en todo este proceso. El tiempo dirá quién.

La otra necesidad era convertir un partido de trámite, jugando casi a ritmo de pachanga entre jugadores de elite, en un día escrito en letras de oro en el libro del baloncesto español. Con el récord de máximo anotador de la historia de los Eurobasket a tiro, no había mejor día para que Pau Gasol lo batiera. Sin demasiada necesidad competitiva, parecía el encuentro perfecto para nutrir al de Sant Boi incluso por encima de lo habitual buscando que, una vez retirado ese objetivo de la mente, no afectara cuando una derrota signifique caer eliminada.

Y la cosa no tardó en llegar: Gasol arrancó el partido como un tiro, con 10 rápidos tantos y, tras un paso por el banquillo, con un tiro libre y un triplazo a su regreso a la pista, dejó atrás a todos los nombres que ustedes pueden imaginar: Drazen Petrovic, Tony Parker, Arvydas Sabonis, Nikos Gallis, elijan al que quieran, pero todos ellos ya han anotado menos puntos que Pau Gasol en un campeonato de Europa de selecciones. Ahí es nada, la leyenda del pívot español no hace más que alargarse.

El objetivo deseable era ganar, por supuesto. Pero sin volverse locos por ello, pues España iba a ser primera pasase lo que pasase ante los magiares, también clasificados, y que de hecho dieron descanso a su mejor hombre, el flamante fichaje del Barcelona, Adam Hanga. Demostró Sergio Scariolo la ausencia de urgencias cuando los triples húngaros estrecharon el margen, amplio todo el partido, hasta límites insospechados (55-60, minuto 34), manteniendo a la profundidad del banquillo en cancha, hasta un Guillem Vives que es claramente el último en la rotación de su plantilla. Ante esa situación en la que las cosas se podían complicar, sacar las castañas del fuego también era una prueba de fuego para un grupo de jugadores que se está consagrando en la selección a toda velocidad. Y en esa recta final, a lomos de un inspirado Sergio Rodríguez (15 puntos y 7 asistencias), y con un Willy Hernangómez que recuperó un buen nivel (15 puntos, 5 rebotes) tras dejar alguna duda ante Croacia, España se permitió volver a ganar sin sufrir.

En todo caso, el partido siempre estuvo marcado por la ingente superioridad en la cancha de los de Scariolo. Desde la salida, se marcaron rápidas distancias, con Ricky Rubio demostrando que su muñeca llega a Estambul como nunca antes con la selección. El de El Masnou sumó dos triples más a su actuación en el torneo, y volvió a enseñar una confianza en la media distancia nunca vista durante al menos en el último lustro. Pese a jugar con evidente relajación, como muestran las 6 pérdidas sólo en el primer cuarto, o que el húngaro Ferencz lanzara durante casi todo el partido con libertad casi absoluta pese a su buen día (17 puntos, 5 triples), España era demasiado superior a su rival.

Casi por la inercia del récord de Gasol, al descanso el partido estaba encarrilado (27-41). En la segunda parte, una vez que se sentaron, los titulares no volvieron a actuar, por más que apretara Hungría en un momento dado. España deja atrás Cluj con casi todas las ansias resueltas: primer puesto, sin derrotas, con buenas sensaciones y una segunda unidad que ha demostrado estar preparada. Y además, convirtiendo a su referente en aún más leyenda si cabe, justo antes de jugárselo todo. Es la mejor forma de subirse a un avión, por más que a alguien quizá no le quepa la nariz en el mismo.

Ficha técnica

Hungría, 64 (10+19+17+18): Allen (5), Keller (3), Wittmann (5), Vojvoda (10) y Perl (9) —cinco inicial—; Rujak (3), Toht (7), Ferencz (17), Karahoszic (-) y Eilingsfeld (5)
España, 87 (22+19+19+27): Pau Gasol (20), Ricky Rubio (6), Marc Gasol (10), San Emeterio (5) y Navarro (3) —cinco inicial—; Rodríguez (15), Willy Hernangómez (15), Sastre (2), Oriola (3), Vives (-) y Juancho Hernangómez (8)

Árbitros: Nicolas Maestre (Francia), Sergiy Zashchuk (Ucrania) y Boris Krejic (Eslovenia). Sin eliminados
Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada del grupo C del Eurobasket 2017 disputado en el Polyvalent Hall de Cluj-Napoca (Rumanía) ante 3.180 espectadores.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios