Menú

Copa del Rey

Las conclusiones de la Copa del Rey de baloncesto: lo mejor y lo peor de cada equipo

Una vez superado el torneo que marca el ecuador de la temporada, se extraen algunas ideas a considerar para lo que queda.

0
Una vez superado el torneo que marca el ecuador de la temporada, se extraen algunas ideas a considerar para lo que queda.
El Real Madrid dominó la Copa del Rey | ACB Photo

Transcurridas las primeras horas tras la finalización de la Copa del Rey de baloncesto en Málaga, es buen momento para poner sobre la mesa las principales conclusiones que extrae cada equipo del torneo:

Real Madrid

Lo mejor: un manotazo de autoridad inesperado para muchos, atropellando en la semifinal y la final a dos buenos equipos (y en buen momento de forma) como Valencia Basket y Unicaja de Málaga. El pluscuamperfecto nivel de Facundo Campazzo y Walter Tavares, dominadores absolutos en su posición. Altísimo rendimiento también de Gabriel Deck y Anthony Randolph, el resto de su principal columna vertebral ahora mismo. Y por último, pero no menos importante, el empujón anímico y emocional para sus dos principales veteranos: Felipe Reyes y Jaycee Carroll salen muy reforzados de la Copa. Y el mormón, quizá más cerca de renovar.

Lo peor: el puesto de base suplente. El fichaje de Laprovittola no ha terminado de cuajar y el argentino, a día de hoy, prácticamente no cuenta para Pablo Laso. Esto obliga al técnico vitoriano a tener que volver a recurrir como '1' a un Sergio Llull que sufre demasiado en esa posición y que seguramente preferiría volver a pasar la mayor parte de sus minutos como '2'. La gestión de la carga de minutos de Campazzo se antoja clave en el devenir de la temporada.

Unicaja de Málaga

Lo mejor: recuperar la química con el Martín Carpena justo en su gran momento de la temporada: la Copa en Málaga y los 'playoffs' de la Eurocup, su gran puerta a la Euroliga del próximo año. El bloque nacional se va consolidando y la apuesta de Luis Casimiro por jugar con pequeños desde la llegada de Brizuela parece más que efectiva. Dentro de lo irregular de su temporada, parecen en su mejor momento.

Lo peor: la carga física que deja la Copa. Axel Toupane estará tres meses de baja por una lesión en el tendón de Aquiles, Jaime Fernández recayó de una molestias en el pie que le llevan azotando todo el curso y otros jugadores capitales, como Carlos Suárez, también acabaron mermados el domingo. Llegar a la final ha levantado el aroma a baloncesto en Málaga, pero la hipoteca para el resto del curso puede ser relevante.

Valencia Basket

Lo mejor: tumbar a un transatlático como el mejor Barça es en sí mismo algo más que notable. Hacerlo después del varapalo anímico que supuso la derrota unos días antes frente al mismo rival en Euroliga, en partido controlado por los taronjas, redobla el mérito. A nivel individual, en Alberto Abalde está creciendo un alero para muchos años en la selección española.

abalde-copa2020.jpg
Alberto Abalde celebra una canasta ante el Barça. | ACB Photo

Lo peor: paradójicamente, después de batir a un coco de Euroliga como el azulgrana, el Madrid devolvió a la realidad a los valencianos en la siguiente ronda. Una diferencia enorme entre ambos equipos, con Campazzo y Tavares destrozando a los bases y pívots levantinos. Vistos ambos partidos, ¿la diferencia con la elite europea sigue siendo tan grande, o realmente lo del Madrid fue un muy mal día de unos y uno excelente de otros?

Morabanc Andorra

Lo mejor: hacer historia llegando por primera vez a una semifinal. Dar ese paso al siguiente nivel superando al que para muchos era el gran favorito en ese lado del cuadro, Iberostar Tenerife, en un partido en el que los del Principado fueron casi siempre por delante y en el que, cuando se vieron por detrás tuvieron capacidad para volver a ganar. Signo de dureza mental.

Lo peor: su balance puede ser similar al de Valencia. Tras escalar a una esfera superior y batir a un favorito, se deshizo en la semifinal. La intensidad y dureza con la que salió Unicaja al Carpena no fue correspondida por los andorranos hasta el tercer periodo, ya con un lastre enorme en el marcador. Se tomará como un aprendizaje, y así debe ser, pero quizá ha perdido una oportunidad histórica de colarse en la final. Al contrario que el viernes, el sábado dejó dudas su capacidad competitiva en un duelo de tal enjundia.

Barça Lassa

Lo mejor: difícil destacar algo en un fiasco tan grande. Partía como principal favorito y fue el primero en irse a casa. Lo mejor, seguramente lo puso Víctor Claver. Pieza clave del engranaje defensivo y los intangibles del equipo culé, su enorme acierto exterior (5/6 triples) fue la mejor noticia blaugrana. Cuando además de todo lo que hace está inspirado en ataque se convierte en un jugador de primerísimo nivel.

claver-copa2020.jpg
Claver (30) cierra el paso a San Emeterio. | ACB Photo

Lo peor: Svetislav Pesic queda tocado. Incomprensibles sus rotaciones en la derrota ante Valencia. Pau Ribas sin jugar ante la baja de Heurtel y el mal día de Hanga como base suplente o el empecinamiento en la pareja Mirotic-Oriola cuando Tobey campaba a sus anchas en la pintura como las dos principales muestras de una evidente falta de cintura. Por otro lado, volvió a dejar dudas el liderazgo de Mirotic. 25 puntos y 8 rebotes, pero solo un lanzamiento a canasta en los cuatro últimos minutos del partido.

Casademont Zaragoza

Lo mejor: el espíritu del equipo. Salió dominador ante todo un Unicaja anfitrión, y cuando el mejor físico local encarriló el partido, los de Fisac todavía pudieron volver a apretar las clavijas prácticamente hasta el final. Los maños llevan todo el curso presumiendo de 'rasmia', palabra usada en Aragón como sinónimo de tesón, y volvieron a mostrarlo con creces.

Lo peor: se hizo evidente que el equipo no está en su mejor momento físico. Cuando Unicaja aceleró tras el paso por vestuarios, le pasó por encima. Además, su tara en el rebote (21 ofensivos cogieron los malagueños) volvió a evidenciar cuánto de menos echan a Javier Justiz. Deberán fichar o el curso se hará largo. Por último, sus bases no tuvieron el mejor día, ni el pujante Alocén ni el veterano San Miguel.

Retabet Bilbao

Lo mejor: pocas pegas se le pueden poner a su participación, como durante todo el curso. Recién ascendido de la LEB Oro, y con hasta siete jugadores que en los dos últimos años han jugado en la segunda categoría nacional, fue con diferencia el equipo que más le complicó el escenario al campeón. Mediado el último cuarto, solo perdía por seis. Hasta que Llull dijo basta. En Álex Mumbrú se encierra un gran entrenador. Apunten, más allá de la sensación Bouteille, el nombre de Ben Lammers. Futuro más que probable en un equipo de Euroliga a medio plazo.

tavares-lammers-copa2020.jpg
Ben Lammers (derecha) se faja con Tavares. | ACB Photo

Lo peor: poco, más allá de la evidencia de que, cuando el Madrid quiso, ganó sin sufrir.

Iberostar Tenerife

Lo mejor: Marcelinho Huertas. 20 puntos y 12 asistencias para convertirse en el máximo asistente histórico de la Copa del Rey. El brasileño es un jugador maravilloso que, a los 36, sigue jugando a un nivel enorme. Junto a ello, la facilidad con la que suma Shermadini. El pívot georgiano se fue hasta los 19 puntos sin tener su mejor día. Dos valores seguros.

Lo peor: no respondió a las expectativas. Más allá del polémico final, fue casi todo el partido por detrás y no supo ganarlo cuando se adelantó en el último minuto. Llegaba de ganar su segunda Copa Intercontinental, y quizá la presión de llevar en cierto modo la etiqueta de favorito por su lado del cuadro le superó. El título de decepción del torneo se lo lleva sin duda el Barça, pero los aurinegros ocupan la segunda posición.

0
comentarios

Servicios

  • Inversión
  • Seminario web
  • Podimo
  • Reloj LD