Menú

El Real Madrid gana al Barcelona y se lleva la Supercopa Endesa (72-67)

Campazzo y Rudy llevan al Madrid a la conquista de la Supercopa. Los de Pablo Laso se llevan el primer Clásico de la temporada.

0
Campazzo y Rudy llevan al Madrid a la conquista de la Supercopa. Los de Pablo Laso se llevan el primer Clásico de la temporada.
EFE

El Real Madrid comenzó con doble alegría la nueva temporada 2020-2021 tras conquistar este domingo su primer título, la Supercopa Endesa, y hacerlo además ante su gran rival, el Barça, al que batió por 72-67, en una final intensa y emocionante donde fueron claves Facundo Campazzo y Rudy Fernández.

El primer torneo oficial de la campaña continuó siendo del conjunto madridista, que lo conquistó por tercera vez consecutiva y por séptima ocasión en su historia. Tras acabar la pasada con la decepción sufrida en la Fase Final de la Liga Endesa, los de Pablo Laso, que sumó su vigésimo trofeo como entrenador merengue, volvieron con fuerza y lanzaron el primer golpe al nuevo proyecto blaugrana que lidera Sarunas Jasikevicius.

No fue un partido excesivamente brillante, pero sí muy emocionante y decidido en los compases finales. Ninguno de los dos fue capaz de escaparse en el marcador de forma decisiva, pero el Real Madrid acertó a apretar en defensa en el cuarto final para dar continuidad al buen hacer de Campazzo, cuyo futuro en el equipo sigue sin estar claro a la espera de la NBA.

El base argentino, elegido 'MVP', firmó 21 puntos y libró un buen duelo con Nick Calathes. El greco-estadounidense salió vencedor en el primer acto, pero en el segundo, el director de juego madridista impulsó a los suyos, aunque encontró la ayuda de Rudy Fernández, que con una gran defensa sobre Adam Hanga, facilitó también el triunfo y dejó en nada el buen partido de Nikola Mirotic (22 puntos), de nuevo frustrado por su exequipo.

La final comenzó con intensidad por ambos lados. Laso apostó por cuatro bajitos y con Deck sobre Mirotic, y Jasikevicius por el dueto Calathes-Heurtel. El alero argentino volvió a ser un hueso para el hispano-montenegrino, que se tuvo que ir al banco con dos tempraneras faltas.

Con los triples entrando, el equipo madridista pudo mandar en el marcador ante un Barça bastante errático desde el exterior, pero que conseguía dominar el rebote y que su rival no dominase el tempo del encuentro. Sin embargo, el Real Madrid no abrió brecha y la vuelta a pista en el segundo cuarto de Mirotic volteó las cosas. Pero pese a los ocho puntos del ala-pívot, las acciones de Calathes y una pájara madridista de más de cuatro minutos sin anotar, al descanso estaba todo igualado (31-32).

Abalde tira del carro y Campazzo coge el testigo

La reanudación trajo la mejoría exterior culé. Mirotic seguí entonado y lideró el primer amago de escapada de los suyos, con dos triples, más uno de Calathes, que a partir de ahí perdió importancia mientras crecía la de Campazzo. Sin embargo, fue Abalde el que tiró del carro merengue para mantener al Real Madrid con todas las opciones intactas ante los diez minutos finales (50-49).

De nuevo, el Barça salió mejor y con un parcial de 0-7 despertó definitivamente a Campazzo, que empezó a hacer daño a la defensa blaugrana. Los triples volvieron en el bando madridista y con ello la iniciativa en el marcador, momento en el que los de Pablo Laso dieron un paso adelante en intensidad defensiva.

El Real Madrid se puso 63-59 y Campazzo tuvo una bandeja 'sencilla' para abrir aún más la brecha, pero no acertó y su rival se volvió a meter en un partido que se decidió al final y sin el concurso del eliminado Calathes.

Con 67-67, el base argentino anotó un malabarismo de los suyos y en la siguiente jugada Rudy Fernández metió una mano vital a una entrada de Hanga. El Barça aún tuvo tiempo para intentarlo con un triple que le permitió su rival, pero no entró y el título fue para el defensor del título.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios