Menú

Deck y Tavares tumban a Olympiacos y permiten al Real Madrid seguir con vida en la Euroliga (72-63)

Los blancos, el próximo jueves visitan al Fenerbahce, se jugarán una de las dos últimas plazas para el Top 8 con el Baskonia, Valencia y Zenit.

0
Los blancos, el próximo jueves visitan al Fenerbahce, se jugarán una de las dos últimas plazas para el Top 8 con el Baskonia, Valencia y Zenit.
Gabriel Deck, en acción durante el Real Madrid-Olympiacos. | EFE

El Real Madrid ha logrado una victoria fundamental, imprescindible para seguir dependiendo de sí mismo para clasificarse para los playoffs de la Euroliga, al superar a Olympiacos por 72-63, en un partido poco vistoso pero muy trabajado desde la defensa.

Gabriel Deck y su aportación desde el poste bajo fueron las mejores noticias, en los primeros minutos de partido, para un Real Madrid que consciente de lo que se jugaba salió concentrado y con una buena defensa. Jeff Taylor se hizo cargo de la defensa de Kostas Sloukas y el Olympiacos se quedó sin ideas y sin anotación, 9-2 (min.4.45). Solo Georgios Printezis fue un peligro en el primer acto que finalizó con 20-11.

El segundo cuarto fue el de los viejos rockeros, de Felipe Reyes y de Vassilis Spanoulis. Los dos se dejaron sentir en sus equipos y el capitán madridista, además, le puso un tapón al base griego. El Madrid mantuvo la distancia con las rotaciones y, sobre todo, siempre dio la sensación de tener dominado el partido desde el ritmo y la defensa, porque el triple casi fue un desconocido para los dos equipos, con guarismos 3 de 12 para el Real Madrid y 1 de 8 para los de El Pireo.

Al descanso, 36-26, con Deck mandando en la anotación (14 puntos) y con Walter Tavares haciendo un esfuerzo desde el minuto uno por ayudar al equipo. El paso por vestuarios no mejoró el espeso ataque de ambos equipos, 39-28 (m.22), pero el Real Madrid mantuvo la ventaja y con dos triples de Taylor y Trey Thompkins aumentó la ventaja a 14 puntos, 47-33 (m.25).

Con Tavares anclando el juego griego bajo el aro, con Deck siendo una amenaza constante, con la defensa como bandera y con los picotazos de Thompkins, Taylor y Carlos Alocén desde el perímetro, el Real Madrid comenzó a poner las bases de la victoria, cerrando el tercer acto con 53-38. Printezis no fue decisivo en el tercer cuarto y la aportación de Sasha Vezenkov fue insuficiente para poner en apuros a un Madrid poco brillante, pero eficaz en el cometido.

Vezenkov siguió tirando del carro heleno y fue el principal causante de que el Real Madrid no rompiera definitivamente el partido, 57-42 (m.32.10) y de que amenazara con un 57-46 (m.33.30) y 62-52 (m.35). Un triple de Alberto Abalde (65-52) dio al Real Madrid la tranquilidad necesaria para afrontar el tramo final del partido sin sobresaltos y cerrar la victoria por 72-63, que le permite seguir sin depender de nadie para ocupar plaza de playoff. En Estambul y ante el Fenerbahce, la solución.

En Deportes

    0
    comentarios