Menú

La angustia de la boxeadora Alma Ibarra en la esquina: "Sólo quiero llegar con vida a casa"

La imagen de la mexicana en la esquina junto a su entrenador en pleno combate contra Jessica McCaskill ha dado la vuelta al mundo.

La imagen de la mexicana en la esquina junto a su entrenador en pleno combate contra Jessica McCaskill ha dado la vuelta al mundo.
Alma Ibarra recibe un tremendo gancho de Jessica McCaskill | Agencias

La estadounidense Jessica "Caskilla" McCaskill venció por K.O en tres asaltos a la mexicana Alma Ibarra y retuvo todos los cinturones del peso welter en un combate en el que fue superior.

En el Tech Port de San Antonio, McCaskill e Ibarra salieron a intercambiar en el centro del ring; pronto la estadounidense comenzó a marcar diferencia con su swing (volado) de derecha, con el que lastimó a su oponente en el ojo izquierdo.

Veloz, con movimientos de cintura de relámpago, "Caskilla" entró a la anatomía de Ibarra, que jamás pudo imponer condiciones con su 'jab' desde la larga distancia.

Jessica dominó el primer round y aumentó en el segundo la ventaja en la tarjeta de los jueces ante una oponente con pocas herramientas.

En el tercero, el combate se ensució con agarres, pero igual la estadounidense confirmó la diferencia a favor, al insistir con el volado de derecha y algún que otro golpe abajo. Un espectacular gancho de izquierda de McCaskill conectó brutalmente en la cara de Ibarra.

Antes de salir al cuarto asalto, Ibarra mostró su impotencia. Ibarra, ante la cantidad de golpes recibidos a lo largo del combate, mostró con desesperación su intención de no pelear a su entrenador. "Yo solo quiero llegar con vida a casa", explicaba la mexicana con gestos de desesperación.

Su entrenador le dijo que no saliera y el combate terminó. El Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Federación Internacional de Boxeo (FIB) y Organización Mundial de Boxeo (OMB) eran los cinturones que no pudo conseguir la mexicana, que perdió la oportunidad de ser la primera de su país en unificarlos.

Alma Ibarra, que perdió la oportunidad de representar a México en los Juegos Olímpicos de Tokio tras ser víctima de un secuestro, dejó su récord en (10-2-0).

Ibarra fue sustraída de su hotel en Veracruz junto con su entrenador, Carlos Medellín. Al principio les dijeron que era por su seguridad, pero no fue así. Cuando la policía acudió al lugar donde los tenía, los secuestradores ya habían obtenido una suma de dinero de parte de su familia. Un suceso que marcó su vida y que a buen seguro le vino a la cabeza en pleno combate contra McCaskill.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso