Menú

Nueva victoria de Button y cuarta posición para Alonso

La lluvia ha manejado los hilos de un Gran Premio marcado desde el principio por una sanción impuesta a Alonso por saltarse la salida. Los neumáticos fueron clave para la victoria de Button, que llegó a meta por delante de su compañero Hamilton y un más que competitivo Nico Rosberg, tercero.

LUCÍA PRIETO
0
Alonso, tras adelantarse en la saluida. EFE

De nada sirvió la calificación del sábado que situaba como previsibles ganadores del Gran Premio de China a los dos hombres de Red Bull. Media hora antes de que los semáforos se apagaran la lluvia hizo acto de presencia en Shangai, insinuando que la carrera no iba a ser tranquila. Primer sobresalto, Fernando se adelantaba en la salida, lo que le permitía colocarse en una ficticia primera posición, ya que tres vueltas después debía cumplir un drive through, del que salió en decimoquinta plaza. Todo parecía perdido, de nuevo había que remontar, y Fernando lo hizo.

La lluvia, caprichosa hoy en China, convirtió el Gran Premio en un continuo baile de coches por el pit lane. Intentaban dar con el neumático perfecto para las condiciones de la pista. Al inicio de la carrera no llovía suficiente para calzar intermedios, que se gastaban en varias vueltas. Con los slips, la conducción debía ser muy fina porque el asfalto hacía patinar mucho los monoplazas.

Acertaron lo pilotos que decidieron quedarse con los neumáticos de seco, como Button y Rosberg. Pero la lluvia volvió a hacer acto de presencia. Vuelta 20, de nuevo todos adentro y nuevo cambio a intermedios. Para más inri el coche de seguridad volvía a la pista, después de que Jaime Alguersuri rompiese su alerón delantero, tras tocarse con Bruno Senna, y dejase parte del mismo en el trazado de Shangai. Entonces, las opciones volvían a ser para Fernando que conseguía ascender de la decimocuarta posición a la quinta en poco más de diez vueltas.

El primer adelantamiento lo hacia entrando en el pit lane y a su propio compañero de equipo, Felipe Massa. Con más agua en el asfalto y gomas adecuadas, el bicampeón del Mundo consiguió rebasar a un "Kaiser" venido a menos, y a Sutil que aunque puso más resistencia, no pudo con un Alonso agresivo y eficaz con el F10. 

La estrategia empezó a funcionar en el equipo Ferrari y Fernando consiguió quitarse de encima al Renault de su amigo, el polaco Kubica y quedarse a las puertas de un pódium, al que no sube desde que ganó en Barheim. Buen resultado teniendo en cuenta la penalización y que Vettel fue sexto y el brasileño Felipe Massa, noveno. Pero no es suficiente si Fernando quiere ganar el Mundial. Él mismo mostraba su decepción tras la carrera donde se mostró esperanzado en que las condiciones sean normales en Montmeló, ya que cuando lo han sido ha ganado.

En cuanto a los hombres del cajón, Mclaren ha conseguido llevar a sus dos pilotos a lo más alto, no lo hacían desde Monza 2007. Segunda vez que el vigente campeón del Mundo, Jonson Button, por el que pocos apostaban, gana una carrera esta temporada lo que le convierte en el nuevo líder del campeonato. Y un Gran Premio más, el alemán Nico Rosberg ha demostrado ser un serio candidato al Mundial, con una conducción elegante que pone en evidencia carrera tras carrera a su compatriota Michael Schumacher.

Sin duda, la cara de la decepción del Gran Premio de Sanghai era la del piloto español, Pedro Martínez de la Rosa que sólo pudo recorrer nueve vueltas, después de que su motor rompiera una vez más. Está claro que Peter Sauber debería plantearse si el problema del equipo no es la adaptación de los pilotos sino la mecánica de la que disponen para luchar en carrera. Pedro se fue resignado de China, de lo que llevamos de temporada sólo ha conseguido llevar un coche hasta la meta, en Australia.

Y decepción también, una vez más, con los comisarios de la FIA. Si bien es cierto que la sanción de Fernando estaba justificada. El asturiano fue penalizado en carrera y cumplió su sanción, también en carrera. Pero, por qué los incidentes que tienen como protagonista al inglés Lewis Hamilton son investigados tras los Grandes Premios, cuando ya está todo decidido.

El británico, disputaba la posición a Sebastián Vettel en pleno pit lane pisando las líneas blancas. Pero el inglés parecía no haber tenido suficiente y pocas vueltas después, echaba literalmente de la pista a Vettel cuando no debía, es decir, cuando el Coche de Seguridad se acababa de ir y todavía los dos pilotos no habían sobrepasado la línea de meta. Pero ni con esas. Los comisarios decidieron que no tenía importancia y más cuando Hamilton tenía serias opciones de subir al cajón.

En Deportes

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Las VTC proponen comprar todas las licencias de taxi mediante un "fondo de transición"
    2. Las cinco grandes verdades sobre Uber y Cabify que no te cuentan los taxistas
    3. La perversa advertencia de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez sobre Errejón
    4. La Justicia pone en evidencia al Tribunal de Cuentas y absuelve a Botella por la venta de pisos
    5. Casado, Rivera y Abascal exigen a Sánchez que reconozca a Guaidó como presidente de Venezuela
    0
    comentarios
    Acceda a los 6 comentarios guardados

    Servicios