Menú

Champions League

Jordi Alba salva los muebles en el último segundo

El Barcelona ha sufrido hasta el final para ganar al Celtic y firmar su victoria número 100 en la Champions.

0
El Barcelona ha sufrido hasta el final para ganar al Celtic y firmar su victoria número 100 en la Champions.

Agónico triunfo, sobre la bocina, del Barcelona ante el Celtic en la Champions (2-1). Se vislumbraba un empate en el Camp Nou, cuando apareció Jordi Alba, en el último minuto del tiempo de descuento, para salvar los muebles y marcar el gol de la victoria de los culés. Hasta entonces lo habían intentado los de Tito Vilanova por todos los medios, pero se toparon con un rival ultradefensivo, que se defendió como gato panza arriba, y con un porterazo, Fraser Forster, que se lució con unos paradones de auténtico escándalo.

Porque el Barça, que afrontaba el envite mermado por las numerosas bajas en defensa –a las de los lesionados Piqué, Puyol y Alves se sumó la del sancionado Busquets, quien en bastantes ocasiones ha actuado como central–, fue el claro dominador de un partido que estaba destinado a acabar en goleada local. Más que nada porque el Celtic es un equipo de pocos recursos que apenas inquietó en ataque, aunque el muro que montó atrás Neil Lennon terminó por desesperar a Messi y compañía.

Dominio desde el inicio

La primera ocasión de la noche llegó muy pronto (m.2). Alexis recibió un gran pase interior de Iniesta y probó fortuna con un remate que se marchó fuera por poco. El Barcelona jugaba a lo suyo, teniendo la pelota y poniendo en jaque la defensa rival con rápidas transiciones. Iniesta, Xavi y Messi se asociaban en corto para romper al equipo católico, la ONU del fútbol europeo por la diversidad de nacionalidades en sus filas, y seguir generando ocasiones.

Hasta Marc Bartra, la gran novedad en el once de Vilanova, se sumó a la fiesta con dos cabezazos que inquietaron a la zaga escocesa. Especialmente el primero, a bocajarro y que fue repelido por un Forster que transmitió mucha seguridad a los suyos. Se mascaba el 1-0, pero lo acabó llegando fue el 0-1. A los 18 minutos, una falta botada por Mulgrew la cabeceó Samaras y Mascherano se encargó de desviar el balón a su propia portería. Tremendo jarro de agua fría para el Barça, que no perdió los papeles y se levantó rápidamente del gol, generando más ocasiones en la portería de Forster. Una de ellas la tuvo Messi con un lanzamiento de falta que a punto estuvo a punto de suponer el 1-1.

Del Celtic no hubo más noticias en ataque, pues bastante había hecho ya con la jugada que supuso el tanto del Jefecito en propia meta. La principal novedad en las filas escocesas fue la lesión de Samaras, que se torció el tobillo en una mala caída ante Adriano y tuvo que dejar su puesto al rápido y habilidoso Forrest, de lo mejor de los suyos en el Camp Nou.

Cuando parecía que la primera parte iba a acabar con la ventaja de los británicos, apareció Messi para asociarse con Alexis y éste con Iniesta. El manchego hizo la pared con el chileno, que se la devolvió al de Fuentealbilla y éste metió la bota lo justo para sorprender a Forrest. Era el más que merecido tanto del empate culé, con la primera parte languideciendo.

Los paradones de Forster

Mayor fue aún el asedio sobre la portería visitante en el inicio de la segunda mitad, aunque tanto Forrest como Commons, que entró al campo en lugar de un cumplidor pero discreto Scott Brown, llevaron cierta zozobra al Camp Nou. Fueron, sin embargo, dos espejismos aislados ante la manifiesta superioridad azulgrana.

El Barça se hacía acreedor de la victoria y a punto estuvo de darle la vuelta al marcador en dos ocasiones, pero en ambas se topó con un Forster increíble. El meta inglés se lució primero desviando un tiro a bocajarro en la misma raya de gol (m.68), tras una jugada de fantasía en la que también participaron Iniesta y Alexis, y luego un remate del propio jugador argentino, que cabeceó a puerta un sensacional envío del albaceteño (m.74).

Vilanova metió en el campo a dos estiletes ofensivos, como Tello y David Villa, en busca de ese gol que se resistía. Y a punto estuvo de conseguirlo el Guaje en el minuto 90, pero su tiro desde la frontal se estrelló en la madera. No fue un delantero, sino un defensa como Jordi Alba, quien acabaría salvando los muebles. En el 93, para más señas, y cuando todos los cronistas se preparaban para escribir el previsible tropiezo del Barça en su campo. Pero no fue así porque el jugador de Hospitalet aprovechó un error defensivo de Wanyama por alto, tras el balón colgado por Adriano, para plantarse en el segundo palo y batir, esta vez sí, a un Forster que nada pudo hacer. Un gol que vale su peso en oro: tres puntos y medio billete para octavos de final.


Ficha técnica

FC Barcelona, 2: Valdés; Adriano, Bartra, Mascherano, Jordi Alba; Song, Xavi, Iniesta; Alexis (Villa, m.79), Messi y Pedro (Tello, m.75)
Celtic, 1: Foster; Lustig, Wilson, Ambrose, Izaguirre; Brown (Commons, m.62), Wanyama, Ledley, Mulgrew (Kayal, m.76); Samaras (Forrest, m.43) y Hooper

Goles: 0-1, m.18: Mascherano, en propia meta; 1-1, m.44: Iniesta; 2-1, m.93: Jordi Alba
Árbitro: Gianluca Rocchi (Italia). Mostró tarjeta amarilla a Mascherano (m.70) y Adriano (m.79)
Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del grupo G de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 77.781 aficionados, según datos oficinales facilitados por el Barcelona

0
comentarios

Servicios