Menú

Champions League

Özil saca al Madrid de un buen lío

El Dortmund acarició la victoria en el Bernabéu, pero el gol de falta de Özil en el 89' lo evitó. El empate le acaba sabiendo a gloria al Madrid.

0
El Dortmund acarició la victoria en el Bernabéu, pero el gol de falta de Özil en el 89' lo evitó. El empate le acaba sabiendo a gloria al Madrid.

Se preparaba el Bernabéu más frío de la temporada, más en modo teatro que nunca, para vivir una tragedia. Pero Mesut Özil apareció en el minuto 89 para sacarse una genialidad de la chistera en forma de gol de falta, dando al Real Madrid un empate que, tal y como transcurrió el partido, le acaba sabiendo a gloria (2-2). Porque hasta entonces se estrelló contra un gran equipo como el Borussia Dortmund, que fue mejor en la primera parte, aunque los blancos supieron reaccionar en la segunda.

Los alemanes, liderados por el talentoso Mario Götze, vinieron con las ideas muy claras, sabiendo cómo había que jugarle al campeón español y a punto estuvieron de lograr un triunfo que los hubiera dejado matemáticamente en octavos de final. Dentro del mal resultado que siempre supone un empate en casa, al Madrid le ha sonreído la igualada que se ha registrado, también a dos, entre el Manchester City y el Ajax, con lo que todo queda como estaba.

De inicio, José Mourinho, con la baja de última hora de Benzema, sacrificó el músculo de Essien y apostó por el fútbol creativo de Modric, a quien eligió como escudero de Xabi Alonso, pero el experimento le salió rana. Porque el croata estuvo muy gris y perdía balones cada dos por tres en el centro del campo, propiciando rápidos contraataques del Dortmund que hacían muchísimo daño al Madrid. Así, pronto se presentó el campeón de la Bundesliga en los pagos de Iker Casillas, a quien el lateral Schmelzer y Grosskreutz obligaron a trabajar a destajo.

A las pérdidas de Modric se unió el oscuro trabajo de Xabi Alonso, a quien se vio más en defensa que repartiendo juego, faceta en la que sin duda el tolosano destaca. Tampoco aparecía Cristiano Ronaldo. Voluntarioso, el portugués estuvo poco afortunado. Poco a poco fue asumiendo el rol protagonista en las acciones ofensivas de su equipo, pero casi siempre se estrellaba con Piszcezk. Tuvo una buena ocasión el luso mediada la primera mitad, tras un buen centro de Higuaín, pero su remate de cabeza salió desviado.

El que no perdonó fue el Dortmund. Cómo no, a la contra. Lewandowski vio un agujero en el centro de la defensa blanca y peinó de cabeza para Marco Reus, otro de los talentos del Borussia. El mediapunta se marchó de Arbeloa en carrera y batió a Iker con un durísimo derechazo. Tocaba remontar, como en el debut en la Champions frente al Manchester City (3-2). Fue Pepe quien devolvió la alegría a la fría grada del Bernabéu al marcar el tanto del empate cinco minutos después, rematando de cabeza un preciso envío de Özil desde la izquierda.

El tanto pareció espolear al Madrid. Pero nada más lejos de la realidad. Porque el Borussia, a la chita callando, seguía presentándose en el área rival con muchísimo peligro. Y el bofetón acabó llegando. Cuando la primera parte estaba tocando a su fin, para más inri. Lewandowski protagonizó una gran cabalgada por la izquierda y le sirvió un buen balón a Götze, quien se marchó de Arbeloa y controló de manera magistral para batir a Iker con un gran disparo con la colaboración del lateral salmantino.

Mejoría blanca tras el descanso

A Mourinho no le gustaba lo que veía sobre el campo y señaló a Modric por su mal partido, mandándole a la ducha, y metiendo a Essien. También dio entrada a Callejón, que parece que no sólo realiza funciones equinas para el entrenador, en lugar de un Higuaín que acabó con molestias. Los cambios dieron aire, mucho aire, a un renovado Real Madrid, que salió con las ideas frescas tras el intermedio.

Callejón hizo de revulsivo. Marcó un gol al comienzo de la segunda parte, invalidado por un más que dudoso fuera de juego, y luego tuvo en sus botas una buena oportunidad desbaratada por Weidenfeller. También Özil lo intentó por la derecha e incluso Essien, destinado a hacer funciones más defensivas que Modric, llegó más que el croata y le dio más sentido a la creación del juego. Pero a los blancos se les iba acabando la gasolina mientras el Borussia llevaba el partido al terreno que más le interesaba. No le importó encerrarse atrás, tratando de aprovechar alguna contra que definitivamente finiquitase la contienda. También Cristiano y Di María se dejaban ver más en ataque.

Kaká, que había entrado por Arbeloa, reclamó penalti en su primera aparición en el área rival, antes de que el Madrid buscase con ahínco el tanto del empate, pero también con más que corazón que cabeza. Di María la tuvo con un remate en el segundo palo que se marchó fuera y Grosskreutz acabó salvando en la misma raya de gol. Acciones que fueron el preludio del 2-2. Özil lanzó una peligrosa falta al borde del área y Weidenfeller, creyendo que iba a salir fuera, dejó pasar la pelota. Pero ésta se acabó alojando en su portería tras tocar ligeramente en el palo.

Un empate que le acaba sabiendo a gloria al madridismo, que ya casi se veía hipotecando su futuro en esta Liga de Campeones. Puede respirar, de momento, con dos jornadas por delante, en las que viajará a Manchester para medirse al City y recibirá al Ajax en el Bernabéu. Ahora ya sí que no se puede fallar más.


Ficha técnica

Real Madrid, 2: Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Varane, Arbeloa (Kaká, m.77); Xabi Alonso, Modric (Essien, m.46); Di María, Özil, Cristiano Ronaldo; e Higuaín (Callejón, m.46)
Borussia Dortmund, 2: Weidenfeller; Piszczek, Subotic, Hummels, Schmelzer; Kehl, Gündogan (Perisic, m.80); Reus (Bender, m.73), Götze (Leitner, m.91), Grosskreutz; y Lewandowski

Goles: 0-1, m.28: Reus; 1-1, m.33: Pepe; 1-2, m.44: Arbeloa, en propia meta; 2-2, m.89: Özil
Árbitro: Cuneyt Çakir (Turquía). Mostró tarjeta amarilla a Grosskreutz (m.57) y Hummels (m.75), del Borussia Dortmund
Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada del Grupo D de la Liga de Campeones disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante unos 76.000 espectadores, entre ellos unos 8.500 seguidores alemanes

0
comentarios

Servicios