Menú

Champions League

El Madrid sale vivo de Manchester y de un pésimo arbitraje

Benzema adelantó pronto a los blancos, pero Agüero firmó el empate al transformar un inexistente penalti que supuso la expulsión de Arbeloa.

0
Benzema adelantó pronto a los blancos, pero Agüero firmó el empate al transformar un inexistente penalti que supuso la expulsión de Arbeloa.

Tenía motivos para sospechar José Mourinho del arbitraje de Gianluca Rocchi, con quien ya se las tuvo tiesas durante su etapa en el Inter en un derbi contra el Milan. Y lo visto en el Etihad Stadium le ha dado la razón. El italiano, que debe de andar en los puestos de cabeza de la lista negra del técnico contra los colegiados, condicionó el partido de Manchester, siendo demasiado permisivo con el City y, peor aún, inventándose un inexistente penalti de Arbeloa sobre el Kun Agüero que éste se encargó de transformar, colocando en el marcador el empate a uno, a la postre definitivo.

Vaya por delante, empero, que el Madrid debe estar por encima de los nefastos arbitrajes, como el de esta noche, y sacar adelante sus partidos, por muy adversa que sea la circunstancia con la que se tope. Quisieron matar al campeón español, pero no lo consiguieron. La primera parte fue de claro dominio madridista e incluso la ventaja mereció ser mayor, pero el City reaccionó tras el descanso y a punto estuvo de haber logrado una victoria que le hubiera permitido seguir con vida en la Champions. Al final no lo consiguió y son los blancos los que se llevan el gato al agua, logrando junto al Borussia Dortmund, ganador del duelo en el Amsterdam Arena, el codiciado billete para octavos de final.

Salida en tromba

El inicio del Madrid en el Etihad Stadium fue sencillamente espectacular. Con Luka Modric y Xabi Alonso moviendo al equipo con fluidez, Cristiano poniendo en jaque a la defensa local, especialmente a Kompany, y Sami Khedira empleándose a fondo en la presión para asfixiar la presión de un City que no se enteraba de la película pese a lo mucho que le iba en el envite. El primer tanto no se hizo esperar: a los diez minutos, Modric abrió para Di María y éste puso un gran balón al segundo palo, donde apareció Benzema, aprovechándose de la debilidad de la zaga celeste, para batir a Joe Hart.

Quiso más el equipo de Mourinho, quien cumplía su partido número 100 en la Champions, y seguía asediando a su rival, gozando de ocasiones clarísimas para haber matado el partido muy pronto. Como las dos que tuvo Khedira en apenas un minuto, ambas después de ser asistido por Cristiano: primero remató desviado el germano con la zurda dentro el área y luego probó fortuna con un cabezazo en el primer palo, tras una gran acción por la izquierda del portugués.

Y enseguida llegó la doble ocasión de Ronaldo, que se plantó completamente solo ante Hart tras recibir un espectacular pase en profundidad de Xabi. El luso quiso batir al meta internacional inglés con una sutil vaselina, pero Nastasic apareció desde atrás para sacar el balón en la misma raya de gol. Cazó CR7 el rechace y probó fortuna, pero su tiro salió desviado. Y de nuevo Khedira, por tercera vez en la noche, tuvo en sus botas la posible sentencia con un claro mano a mano ante Hart, aunque acabó golpeando la pelota al suelo y ésta la atrapó el cancerbero local.

Despertó entonces el equipo de Manchester. Le costó casi media hora, pero lo hizo. El Kun Agüero, hasta entonces inédito, fue el primero en intentarlo, con un peligroso disparo desde lejos que obligó a Casillas a emplearse a fondo para desviar a córner, y luego fue Maicon, tras una buena pared con el argentino, quien lo intentó con un remate de puntera que salió desviado.

También apareció Silva, sin duda el futbolista más desequilibrante de la plantilla citizen. El canario, que en su día pudo haber acabado vistiendo la camiseta del Madrid, protagonizó una buena cabalgada por la derecha, volviendo locos a Ramos y Coentrao, y empezando a avisar a sus intenciones. Fue sólo el aperitivo de lo que iba a ofrecer en la segunda mitad. Y poquito más por parte de los skyblues antes del intermedio. Aunque los blancos bajaron el ritmo a raíz de la media hora, no menos cierto es que supieron tener el control de la situación y llegar al descanso con la ventaja que les daba el gol de Karim.

Recital de Silva

Pero el panorama cambió tras el paso por vestuarios. El Madrid salió dormido y el City mejoró con la incorporación de Javi García, dando más presencia al centro del campo junto a Touré Yaya, permitiendo que Silva se liberase del corsé y tuviera más libertad de movimientos. Ahí le empezaba a ganar la batalla el equipo de Mancini al de Mourinho, dos técnicos con muchas similitudes, entre ellas la de dirigir a plantillas multimillonarias, y que mantienen una buena amistad. El mago de Arguineguín se ofreció, pidió la pelota y empezaba a hacer lo que quiso con la defensa visitante. Primero por la derecha, donde habilitó a un Agüero que no pudo batir a Casillas en el mano a mano porque el último control se le quedó largo, y luego por la izquierda, poniendo en jaque a Pepe.

El Madrid gozó de una buena ocasión en los primeros minutos de la segunda mitad, con un remate de Khedira en el segundo palo, tras centro de Cristiano desde la izquierda, que abortó la zaga skyblue. Pero poco más. Los locales arrearon y se empezaban a presentar con peligros a los pagos de Iker, quien mediada la segunda mitad volvió a hacer honor a su fama de santo con guantes. El Kun, que aún no le ha podido ganar al Madrid, lo tuvo todo de cara para batir al portero internacional español, que se estiró como un felino para sacar la pelota con el pecho.

Pero nada pudo hacer Iker para evitar el tanto del empate, que va a dar mucho que hablar en esta Champions. Rocchi, tal vez en un universo paralelo, vio un inexistente derribo de Arbeloa a Agüero y no dudó en señalar penalti y expulsar al defensa salmantino. El exdelantero de Atlético no perdonó desde los once metros para devolver la fe a un City cuyo propio técnico, Mancini, ya había desahuciado de la Champions en las horas previas.

Se creció el equipo inglés con el empate y siguió acosando a su rival, que con la entrada de Raphael Varane por Benzema se dedicó a defenderse con uñas y dientes para salvar este resultado, que termina por colocarle en octavos de final. Y todo ello pese a que Rocchi seguía cometiendo sus fechorías sobre el verde, entre ellas la de perdonarle la expulsión a Kompany y un Pablo Zabaleta que siempre iba al límite.

Al final la archimillonaria plantilla del City vuelve a quedarse fuera de los octavos de final. Y a esa ronda sí accede el Madrid, otro año más, aunque esta vez no será primero de grupo. Sigue así el equipo de Mourinho los pasos de Málaga, Barcelona y Valencia, que habían logrado la clasificación con anterioridad, para completar el pleno español.
 

Ficha técnica

Manchester City, 1: Hart; Maicon, Kompany, Nastasic, Kolarov (Javi García, m.46); Zabaleta, Touré, Nasri (Tévez, m.60), Silva; Dzeko y Agüero (Milner, m.88)
Real Madrid, 1: Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Di María (Albiol, m.89), Modric (Callejón, m.68), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Varane, m.74)

Goles: 0-1, m.10: Benzema; 1-2, m.73: Agüero, de penalti
Árbitro: Gianluca Rocchi (Italia). Expulsó a Arbeloa por doble amarilla (ms.32 y 73). También amonestó a Yaya Touré (m.29), Maicon (m.40), Nasri (m.53), Zabaleta (m.58) y Javi García (m.94), del Manchester City; y a Xabi Alonso (m.48) y Sergio Ramos (m.61), del Real Madrid
Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en el Etihad Stadium de Manchester ante 47.800 espectadores

0
comentarios

Servicios