Menú

Champions League

Messi se lleva un buen susto en un frío partido

El argentino, que tuvo que ser retirado en camilla, sufre una contusión en la rodilla izquierda, según el primer diagnóstico de los médicos del club.

0
El argentino, que tuvo que ser retirado en camilla, sufre una contusión en la rodilla izquierda, según el primer diagnóstico de los médicos del club.

Se preparaba el Camp Nou para una fiesta ante el Benfica, con Leo Messi amenazando el récord goleador del alemán Gerd Torpedo Müller, pero la noche acabó en susto. Y de los gordos. A cinco minutos del final del tiempo reglamentario, cuando llevaba cerca de media hora en el campo tras haberse quedado de inicio en el banquillo, el argentino dejó una imagen desgarradora en la retina del aficionado culé.

La Pulga recortó al portero Artur, pero se golpeó en la rodilla izquierda cuando encaraba la portería y quedó tendido sobre el césped con evidentes gestos de dolor. Tras ser atendido por los médicos del club, fue retirado en camilla. Tito Vilanova ya había agotado los tres cambios, por lo que el Barça tuvo que disputar los últimos minutos con un hombre menos.

El corazón del aficionado culé quedaba en un puño. Afortunadamente para él, y para todos los amantes del buen fútbol, la lesión de Messi es menos grave de lo que parecía en un principio: según el primer diagnóstico, sufre una contusión en la cara externa de la rodilla izquierda, por lo que en principio podría llegar a tiempo para el duelo liguero del próximo domingo contra el Betis en el Benito Villamarín. Así, podría volver a amenazar el récord de Müller, que en 1972 marcó 85 dianas. De momento sólo una más de las que lleva el argentino este año, cuando tiene tres partidos de Liga por delante y uno de Copa del Rey en lo que resta de este 2012.

Sin las estrellas

Una vez hechos los deberes, al haber conseguido el Barça el pase a octavos de final matemáticamente como primeros de grupo, Tito Vilanova ni siquiera convocó a algunas de sus estrellas como Xavi Hernández, Iniesta, Cesc Fàbregas y Pedro, entre otros. Messi, mientras tanto, esperaba en el banquillo. Y en el once figuraban los menos habituales como Pinto, Planas, Sergi Roberto, Tello y los hermanos Thiago y Rafinha Alcántara, con David Villa como principal referencia ofensiva.

La primera parte fue del Benfica, que salió decididamente al ataque, buscando una victoria que le diera el billete directo a octavos de final sin depender de lo que a la misma hora ocurría en Escocia, con el Celtic amenazando su plaza en el duelo ante el Spartak de Moscú. Hasta cuatro ocasiones claras tuvo el equipo encarnado en los primeros 45 minutos. En la primera de ellas, Rodrigo, jugador salido de la cantera madridista y primo de Thiago y Rafinha -no de sangre-, perdonó en el mano a mano ante Pinto, titular hoy en lugar de Valdés. El meta gaditano, más exigido de lo habitual, tuvo que sacar la manopla para desviar sendos tiros del brasileño Rodrigo Lima y el liberiano Ola John.

También tuvo protagonismo Nolito, un ex del Barça al que no le va mal en Portugal. El gaditano fue una pesadilla por la izquierda: a los 20 minutos protagonizó una buena cabalgada por ese costado y le sirvió un medido centro a Lima, aunque el cabezazo en plancha del brasileño salió desviado. Siguió intentándolo el cuadro lisboeta mientras en el Barça eran Villa y Rafinha los que se mostraban como los más activos porque Cristian Tello apenas aparecía en el ataque.

El Benfica, a la desesperada

La segunda parte se inició como transcurrió la mayor parte del primer acto, con el equipo de Jorge Jesús acechando la meta de Pinto mientras el público del Camp Nou -se dieron cita unos 50.000 espectadores, la mitad del aforo- coreaba el nombre de Messi, reclamando que la gran estrella culé tuviera sus minutos para tratar de ir a la caza de Müller.

Y el rosarino salió en el 57 por Rafinha, lo que permitió que el partido subiera unas cuantas revoluciones. Pero lejos de amedrentarse por la presencia del sudamericano sobre el campo, el Benfica adelantó sus líneas, asfixió la salida del balón del Barcelona y endureció el encuentro hasta el límite. Aún así, John tuvo una buena ocasión para haber marcado el 0-1 con un centro-chut que pareció envenenarse y que obligó a Pinto a emplearse a fondo.

El partido se acercaba al final mientras Messi pidió el balón y trataba de llevar zozobra a la defensa lusa. Hasta que a los 85 minutos se produjo la imagen del partido, la de su lesión, que hizo temer lo peor mientras el 10 abandonaba el campo en camilla. El Benfica, a lo suyo, fue al ataque en los estertores del encuentro pero se topó con la sólida defensa culé. Y también con alguna que otra intervención de Pinto. Maxi Pereira, en el tiempo añadido, tuvo la última ocasión para los portugueses, pero su disparo se marchó a las nubes.

El campeón luso veía así cómo el codiciado billete para octavos de final se desvanecía porque el el Celtic sí había ganado al Spartak de Moscú (2-1). Dio la impresión de que podía dar la campanada en el Camp Nou, pero al final se queda con la miel en los labios.
 

Ficha técnica

FC Barcelona, 0: Pinto; Montoya, Puyol, Planas, Adriano (Piqué, m.66); Song, Thiago, Sergi Roberto; Rafinha (Messi, m.58), Tello (Deulofeu, min.78) y Villa
Benfica, 0: Artur; Maxi Pereira, Luisao, Garay, Melgarejo; Matic, Andrés Gomes, Nolito (Bruno César, m.62); John, Rodrigo (André Almeida, min.74) y Lima (Óscar Cardozo, .74)

Árbitro: Svein Oddva Moen (Noruega). Mostró tarjeta amarilla a Nolito (m.42), Luisao (m.58) y Matic (m.77); del Benfica; y a Rafinha (m.48) y Adriano (m.59), del Barcelona
Incidencias: Partido de última jornada del grupo G de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 50.659 espectadores. Mitad del aforo

0
comentarios

Servicios