Menú

Champions League

Bayern y Borussia Dortmund: fiabilidad alemana contra Barcelona y Real Madrid en la Champions

El sorteo de Champions ha deparado un doble duelo hispano-alemán, con los partidos de vuelta en el Bernabéu y el Camp Nou.

0
Fútbol es Radio, 12/04/13 Fútbol es Radio

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El sorteo de Champions ha deparado un doble duelo hispano-alemán, con los partidos de vuelta en el Bernabéu y el Camp Nou.
Bayern y Borussia, rivales de Barça y Real Madrid en semifinales.

Real Madrid, Barcelona, Borussia Dortmund y Bayern de Múnich. Cuatro equipazos –hoy por hoy, posiblemente los cuatro mejores del fútbol internacional–, cuatro campeones de Europa destinados a enfrentarse en su camino hacia la Champions. Los blancos se miden al Borussia de Jürgen Klopp, contra el que ya perdieron hace medio año en la fase de grupos, mientras que los azulgranas se las verán con el poderoso Bayern, en una eliminatoria con mucho morbo porque éste es el próximo equipo al que dirigirá Pep Guardiola a partir de este verano.

Máxima tensión, pues, en estos cuatro enfrentamientos antes de la final del 25 de mayo en Wembley. ¿Habrá clásico en la final o duelo alemán? ¿O tal vez el Madrid se medirá con el Bayern? ¿O el Borussia contra el Barça? El próximo 1 de mayo, cuando se dispute en el Camp Nou la vuelta entre los culés y los bávaros, saldremos de dudas porque 24 horas antes ya se conocerá al primer finalista, que saldrá del duelo en el Santiago Bernabéu.

La apisonadora bávara

El Bayern era el rival a evitar en el sorteo. Tras haberse proclamado campeón de la Bundesliga el pasado fin de semana con seis jornadas de antelación, el equipo bávaro, una auténtica apisonadora, tiene la Champions entre ceja y ceja. El fútbol le debe una al cuadro muniqués, que levantó la Copa por última vez en 2001 tras ganarle al Valencia en la final de Milán, resarciéndose así de lo ocurrido dos años antes en el Camp Nou frente al Manchester United.

Sin embargo, las dos siguientes finales que jugaron los teutones se saldaron con sendas derrotas: en 2010 perdieron ante el Inter de José Mourinho en el Bernabéu, aunque peor aún fue lo ocurrido el año pasado, cuando el Chelsea le privó del título en su propio feudo del Allianz Arena.

Es actualmente el Bayern el equipo más en forma del Viejo Continente. Tras deshacerse del Arsenal en octavos de final, con una inexplicable laxitud en el partido de vuelta, los de Jupp Heynckes pasaron el rodillo en la eliminatoria de cuartos ante la Juventus, a la que ganaron por 2-0 tanto en la ida, jugada en el Allianz Arena, como en la vuelta en Turín.

Sólido como él solo, el cuadro muniqués cuenta con un gran centro del campo, con Schweinsteiger y Javi Martínezfichado el pasado verano al Athletic de Bilbao por 40 millones de euros– moviendo al equipo, mientras que Ribéry y Robben –éste suplente en los últimos tiempos– son auténticos puñales por las bandas. Sin olvidar a dos mediapuntas de gran clase mundial como Thomas Müller y Toni Kroos, aunque éste no volverá a vestirse de corto hasta la próxima temporada al lesionarse de gravedad en el partido de ida ante la Juventus.

Arriba es dinamita pura. Ahora mismo el delantero centro titular es Mario Mandzukic, que no podrá jugar la ida ante el Barça por sanción. Ante la ausencia del croata, el peruano Claudio Pizarro, que marcó cuatro goles en la escandalosa goleada por 9-2 al Hamburgo, se perfila como titular frente a los de Tito Vilanova, aunque Mario Gómez, el nueve titular la pasada campaña, también tiene opciones.

Cuenta también el Bayern con dos solventes laterales como Philip Lahm y David Alaba. Quizá su talón de Aquiles esté en el centro de la defensa con Van Buyten, aunque a veces lo compensa con el acierto de Manuel Neuer, posiblemente entre los cinco mejores porteros del mundo.

Es sin duda este Bayern un duro hueso de roer para el Barcelona en el camino hacia su quinta Copa de Europa. Y su futuro, con Guardiola de regreso a los banquillos tras un año sabático, se presenta aún más halagüeño.

















La revelación del curso

A la sombra del conjunto de Heynckes en Alemania figura el Borussia Dortmund, a 20 puntos en la clasificación. No obstante, tras haber conquistado el campeonato doméstico en las dos últimas temporadas, el club de Westfalia ha cambiado sus prioridades y este año va a por la Champions. Un durísimo adversario que juega muy bien al fútbol, como el Real Madrid puede dar fe tras lo ocurrido esta temporada en la fase de grupos. No en vano, los blancos cayeron sin paliativos en el Signal Iduna Park en octubre pasado (2-1) y dos semanas después empataron en el Bernabéu (2-2) gracias a un gol salvador de Mesut Özil en el último minuto.

Ahora vuelven a verse las caras cinco meses después y algunas cosas han cambiado desde entonces. El pasado otoño, los germanos cotizaban al alza ante un equipo que pasaba por uno de sus peores momentos, yendo en picado en una Liga que, salvo gran sorpresa final, va a terminar entregando al Barça en bandeja. Ahora, el Madrid se ha cargado de moral tras eliminar al Barcelona en semifinales de la Copa del Rey y haber solventado sus eliminatorias de Champions ante el Manchester United y el Galatasaray.

Además, el Borussia ha afrontado las últimas semanas sin su jefe en la defensa, Mats Hummels, cuyo futuro ha sido vinculado con el Barcelona para la próxima temporada. Su sustituto en el eje de la zaga, Felipe Santana, ha cumplido con creces la baja de Hummels y, además, fue el encargado de marcar el polémico gol del definitivo 3-2 en la vuelta de cuartos de final que suponía el cruel adiós del Málaga al sueño europeo.

El central esloveno Neven Subotic y los laterales Piszcezk y Schmelzer –tuvo que jugar la ida contra los malagueños, en La Rosaleda, con una máscara protectora tras sufrir una fractura en el tabique nasal durante un partido de la Bundesliga– completan la zaga titular del Borussia, bien guarnecida por un portero de garantías como Roman Weidenfeller.

A partir de aquí, del medio campo para arriba, llega la calidad. El Borussia se distingue por un fútbol directo y letal gracias al toque rápido de sus centrocampistas como Ilkay Gündogan, Sebastian Kehl, Bender y, con menor protagonismo, el exmadridista Nuri Sahin. Son los escuderos de dos de las principales estrellas del equipo: los internacionales alemanes Mario Götze y Marco Reus.

La velocidad y el derborde por la banda derecha del polaco Blaszczykowski –Kuba– y el acierto en el remate de su compatriota Robert Lewandowski completan el peligro de este Borussia Dortmund, que vuelve a interponerse en el camino del Real Madrid hacia la Décima.

Los blancos, en su tercera semifinal de Champions consecutiva, siempre con José Mourinho en el banquillo, esperan vengarse del equipo germano y volver a alcanzar la final once años después, tras alzar, por última vez, la Copa de Europa el 15 de mayo de 2002 al derrotar al Bayer Leverkusen por 2-1 en el Hampden Park de Glasgow. Aquella mágica noche de la volea de Zidane y las paradas de Iker Casillas. Ha llovido mucho desde entonces...

0
comentarios

Servicios