Menú

Champions League

Cristiano y Di María dan al Real Madrid una goleada en la Champions

El Madrid sigue sin brillar, pero enfrente ha tenido un blando rival que, pese a aguantar en la primera parte, acabó cediendo tras el descanso.

0
El Madrid sigue sin brillar, pero enfrente ha tenido un blando rival que, pese a aguantar en la primera parte, acabó cediendo tras el descanso.
Cristiano celebra uno de sus dos goles con Di María. | Cordon Press

Cuatro goles al Copenhague para poner un pie y medio en los octavos de final, con Cristiano Ronaldo y Di María tirando del carro; la vuelta al once de Marcelo y Varane; la calidad de Isco; buenas intervenciones de Casillas, ya con todo el pescado vendido, para enmendar el clamoroso error que protagonizó al final de la primera parte... Algunas cositas se han visto esta noche en el Bernabéu, donde el Real Madrid alivia sus penas después de la derrota del pasado sábado en el derbi ante el Atlético, pero lo cierto es que los de Carlo Ancelotti aún están lejos de jugar al fútbol como un auténtico equipo. Hubo mejoría, sí, pero lo blandito que ha sido su rival, el Copenhague de Solbakken, no puede servir para medir el verdadero nivel que, año tras año, aspira a ganarlo todo.

Hay motivos, eso sí, para el optimismo. Di María y Cristiano marcaron a pares para reconciliar, al menos en parte, al equipo con un Bernabéu que venía de dedicar sus primeros pitos al técnico italiano. El Copenhague cumplió a la perfección su papel de convidado de piedra y, aunque al final de la primera parte tuvo una clarísima ocasión para haber logrado el empate, cuando todavía el marcador reflejaba la exigua renta blanca -garrafal error en su salida de un Iker que volvía a jugar un partido oficial en el Bernabéu ocho meses y medio después-, acabó rindiéndose a la evidencia y ya no pudo frenar el vendaval madridista tras el descanso.

Llegaba el Madrid tocado a ésta su segunda cita de Champions tras el derbi, pero con lo confianza en remontar el vuelo tras la conjura en el vestuario. "Hay que mejorar la actitud", avisó Carletto en la rueda de prensa posterior al choque ante el vecino de la capital (0-1). Con poco que ponga de talante el Real sobre el césped, le basta. Porque calidad tiene para dar y regalar. Y si encima el rival es de lo más flojo que hay en esta Champions, y que además anda desahuciado en su liga, apaga y vámonos.

Ramos, Isco y Arbeloa, en el banquillo

El Bernabéu esperaba cambios y Ancelotti dejó en el banquillo a Sergio Ramos, Arbeloa e Isco, apostando por alinear juntos en el centro del campo a Modric, Khedira e Illarramendi. Regresaron también al once Marcelo y Varane, dos piezas claves en los esquemas de Mourinho la pasada temporada y que, tras dejar atrás sus respectivas lesiones, están llevados a tener cada vez más protagonismo en el Real Madrid.

Lo que también aguardaba la parroquia blanca fue una mejor versión de Benzema. Aunque el francés peleó y lo intentó, e incluso participó en la jugada del 2-0, volvió a estar negado de cara al gol. Como demostró a los cinco minutos, cuando remató fuera de cabeza un preciso centro de Marcelo. El brasileño dio otros aires al equipo, corriendo y buscando la pelota por su banda, además de convertirse en un quebradero de cabeza para la endeble defensa danesa. Suyo fue otro gran envío que acabó convirtiéndose en el 1-0. A los 20 minutos, el de Río de Janeiro volvió a subir la banda izquierda, una autopista para él, y puso la pelota hacia el segundo palo. Ahí apareció Cristiano, que se aprovechó de la espantosa salida del portero sueco Wiland para abrir la lata con un testarazo.

Llegado al ecuador de la primera mitad, Di María empezaba a asomarse cada vez más en el ataque blanco y trató de poner tierra de por medio con disparos lejanos. Una vez más, el Fideo volvió a llevar la voz cantante en el ataque blanco y, tras el descanso, acabaría encontrando su premio en forma de dos goles y una asistencia espectacular.

Iker volvió a cantar

Apuntaba a goleada blanca, pero antes del intermedio llegaron dos sustos: el primero al abrirse Pepe la ceja tras chocar con Braaten en un salto y el segundo, morrocotudo, que bien pudo costarle el empate al Madrid. Iker volvió a cantar en su salida tras un lanzamiento desde la esquina y el remate de Jorgensen de cabeza acabó estrellándose en el larguero para que Modric acabara sacando la pelota en la misma raya de gol.

El Copenhague tuvo su gran oportunidad en el Bernabéu, pero acabaría bajando los brazos tras el descanso. El Madrid se dedicaba a tener la pelota en su poder ante un rival que reculaba cada vez más. Tardó el equipo de Ancelotti en lograr el segundo tanto de la tranquilidad, ya superada la hora de partida, pero lo logró. Y de qué manera. Fue sin duda la mejor jugada de la noche: Di María se asoció con Benzema en una bella pared y el Fideo se inventó una genialidad de las suyas, poniendo un centro de rabona que Cristiano cabeceó en el primer palo para batir a un Wiland vendido.

Fue el momento de dar rienda suelta a la fantasía con la entrada de Isco, ese jugador que, como él todo su equipo, estuvo atorado en el derbi ante el Atlético, y el Madrid lo agradeció para jugar cada vez más suelto. Hubo también tiempo para ver en acción a Morata, que entró en la lista de rebote, al caerse a última hora Casemiro por unos problemas estomacales, y al final acabaría jugando unos minutos. Como Cristiano, Di María también acabaría marcando por partida doble con dos tantos en veinte minutos: el primero, al sorprender a Wiland con un colocado remate junto al palo derecho (m.70) y el segundo, ya en el descuento, tras beneficiarse de un error de Kristensen.

Pero el partido no acabó ahí. Cuando el árbitro estaba a punto de pitar el final, Iker enmendó su error de la primera parte con tres buenas paradas en la prolongación -una de ellas en un mano a mano con Cristian Bolaños- para acabar festejando su vuelta a la portería blanca en el Bernabéu. El Copenhague acabó siendo un sparring para un Madrid que, tras cumplir el expediente, deberá ganar el fin de semana en una plaza siempre complicada como es el Ciudad de Valencia si no quiere que se le escape la Liga en el mes de octubre.


Ficha técnica

Real Madrid, 4: Casillas; Carvajal, Varane, Pepe, Marcelo; Illarramendi, Khedira (Morata, m.74); Di María, Modric (Isco, m.65), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Jesé, m.81)
Copenhague, 0: Wiland; Jacobsen, Mellberg, Sigurdsson, Bengtsson; Claudemir, Delaney; Gislason, Toutouh (Bolaños, m.62); Braaten (Adi, m.64) y Jorgensen (Kristensen, m.72)

Goles: 1-0, m.20: Cristiano Ronaldo; 2-0, m.65: Cristiano Ronaldo; 3-0, m.70: Di María; 4-0, m.90: Di María
Árbitro: Matej Jug (Eslovenia). Mostró cartulina amarilla a Modric (m.44), del Real Madrid; y a Braaten (m.64) y Delaney (m.88), del Copenhague
Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada del grupo B de la Liga de Campeones disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante cerca de 80.000 espectadores

0
comentarios

Servicios