Menú

Champions League

El Real Madrid lo borda en Alemania con una auténtica exhibición ante el Schalke

El equipo de Ancelotti ha jugado su mejor partido en mucho tiempo para dejar finiquitada la eliminatoria de octavos.

0
El equipo de Ancelotti ha jugado su mejor partido en mucho tiempo para dejar finiquitada la eliminatoria de octavos.

Fácil, demasiado fácil. El Real Madrid ha sido una apisonadora en Gelsenkirchen, donde ha firmado la segunda victoria de su historia en Alemania tras 26 visitas, destrozando así la maldición que le perseguía en tierras germanas. Siempre había tropezado el equipo blanco en ese país: contra el Bayern, Borussia Dortmund, Hamburgo, Colonia, Borussia Mönchengladbach... Pero está claro que el actual Schalke 04 no es precisamente un rival temible. Al menos no por lo que se ha visto esta noche en el moderno Veltins Arena.

Había avisado Carlo Ancelotti de la calidad del equipo minero del centro del campo para arriba y de su organización defensiva. Dijo la verdad a medias. Cierto es que, en un momento dado y si tiene el día, te puede dar un disgusto. Pero en su retaguardia son auténticas hermanitas de la caridad. Especialmente clamoroso fue lo de Felipe Santana, siempre desbordado por el ataque de fantasía del Real Madrid -la BBC, como lo llaman ahora, por las iniciales de Benzema, Bale y Cristiano- y que vivió una auténtica pesadilla.

Carletto se dejó de bromas y salió con todo. Con su once de gala, en el que la única novedad fue la presencia de Dani Carvajal. Se podía pensar que el técnico italiano apostaría por la veteranía de Arbeloa, que se quedó en el banquillo, pero finalmente se decantó por el conocimiento del fútbol alemán que tiene Carvajal, que la pasada temporada militó en el Bayer Leverkusen. Enfrente estaba el conjunto de Jens Keller, con los Julian Draxler, Huntelaar, Farfán y Kevin-Prince Boateng como principales amenazas.

Nada. Nimiedades ante uno de los equipos más en forma de Europa, si no el que más. Un martillo pilón que esta noche arrasó en Alemania como si fuera Atila y que, además, se encontró con dos goles en 20 minutos, pese a que el primer susto se lo llevó Casillas con un remate de cabeza de Howedes, a la salida de un córner, que salió desviado. Y la primera aparición peligrosa de la citada BBC derivó en el 0-1. A los 12 minutos. Cristiano intentó jugar de tacón para Bale y el balón lo tocó Santana, que no logró cortarlo y le cayó franco a un Benzema que no perdonó. Le ha costado al francés encontrar su mejor nivel, pero ahora mismo está imparable.

Sólo unos segundos después pudo empatar el Schalke, pero apareció un tal Iker Casillas con un paradón descomunal para desviar el remate a bocajarro de Julian Draxler tras fallar Ramos y Pepe en el corte. Había perdonado el equipo minero el 1-1 y lo que acabó llegando fue el 0-2, obra de Bale tras volver completamente loco a Santana con una serie de recortes dentro del área. Un auténtico golazo del galés.

Game over. Todo sentenciado en Gelsenkirchen, donde sólo había un equipo, el Madrid, ante un rival completamente partido por la mitad, sin ideas y muy dubitativo en defensa. Con 0-2 se llegó al descanso, pero tranquilamente el conjunto de Ancelotti pudo haber hecho tres o cuatro goles más en la primera parte. Lo intentó especialmente Cristiano, pero uno de sus remates se estrelló en el palo y otros dos los sacó el portero Fahrmann.

Sí pudo desquitarse Ronaldo al comienzo de la segunda mitad. Tras recibir un balón dentro del área, hizo un par de bicicletas ante Matip y batió al cancerbero alemán con un zurdazo inapelable. Habían marcado los tres delanteros madridistas, que minutos después volverían a repetir. El primero en firmar el doblete fue Benzema (m.56), tras aprovechar un taconazo de lujo de CR7, mientras que Bale hizo el 0-5 definiendo a la perfección ante Fahrmann tras un pase a lo Laudrup, al hueco y sin mirar, que le había filtrado Sergio Ramos.

En el Madrid se gustaba hasta el apuntador. Todos jugando arriba y Casillas -salvo en un remate lejano de Boateng, justo después del descanso, que le había exigido un poco más- era prácticamente un espectador más. Monólogo naranja en el césped del Veltins Arena, con lo que Ancelotti aprovechó para dar minutos a los jóvenes -Isco, Illarramendi y Jesé- y dar descanso a Di María, Xabi Alonso y Bale con vistas al derbi del domingo.

Hubo también tiempo para ver una de las enésimas fechorías de Howard Webb, que no quiso pitar un clarísimo penalti a favor del Madrid. Santana dio un codazo a Jesé y lo desplazó dentro del área, pero el colegiado inglés dejó seguir el juego. Con 0-5, tal vez importaba poco; con otro resultado, otro gallo hubiera cantado.

Cristiano, dispuesto a morder después de la sanción que le privó de jugar los tres últimos partidos de Liga, también firmó su doblete particular. Y, cuando parecía que el partido iba acabar 0-6, apareció Huntelaar con una espectacular volea desde la frontal, batiendo a Casillas y logrando el tanto del honor de los alemanes.

Así murieron un partido y una eliminatoria sin historia. Ahora el Madrid se preparará para afrontar lo que se le vendrá encima en cuartos -Barcelona, Atlético, Bayern, Borussia Dortmund, París Saint-Germain y, muy posiblemente, Olympiacos y Chelsea- porque, huelga decirlo, la vuelta en el Bernabéu, dentro de tres semanas, será un puro trámite. Antes, mucho antes, uno de los partidos decisivos de la temporada con el partidazo del domingo en el Vicente Calderón.


Ficha técnica

Schalke, 1: Fahrmann; Howedes, Matip, Felipe Santana, Kolasinac (Fuchs, m.76); Boateng (Goretzka, m.59), Neustadter; Farfán (Obasi, m.72), Meyer, Draxler; y Huntelaar
Real Madrid, 6: Casillas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Xabi Alonso (Illarramendi, m.73), Modric, Di María (Isco, m.68); Bale (Jese, m.80), Cristiano Ronaldo y Benzema

Goles: 0-1, m.12: Benzema; 0-2, m.20: Bale; 0-3, m.51: Cristiano Ronaldo; 0-4, m.56: Benzema; 0-5, m.68: Bale; 0-6, m.89: Cristiano Ronaldo; 1-6, m.90: Huntelaar
Árbitro: Howard Webb (Inglaterra). Mostró tarjeta amarilla a Di María (m.28), del Real Madrid; y a Howedes (m.62) y Huntelaar (m.71), del Schalke
Incidencias: Partido de ida de octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el Veltins Arena de Gelsenkirchen ante unos 52.000 espectadores

0
comentarios

Servicios