Menú

Champions League

Comunicado del Atlético sobre el incidente de las bengalas

El club rojiblanco se defiende asegurando que cumplió las normas de seguridad y que se incautaron numerosas bengalas.

7

El estreno en casa del Atlético de Madrid en la Champions estuvo marcado por la derrota contra el Benfica (1-2), pero también por el lanzamiento de bengalas desde las gradas del estadio Vicente Calderón.

En total, entre los incidentes registrados antes y durante el partido, los seguidores radicales del conjunto lisboeta lanzaron un total de cinco bengalas, con un balance de diez heridos -uno de ellos un niño de apenas dos años-, aunque ninguno de consideración. Todos ellos fueron atendidos de inmediato por efectivos del Samur y afortunadamente la cosa no pasó a mayores.

Fue en el minuto 36 cuando se produjeron los primeros incidentes del encuentro. Nico Gaitán batió a Jan Oblak y firmó el 1-1 provisional, lo que desató la locura entre los seguidores más radicales del Benfica al lanzar bengalas a la grada inferior, desatando el pánico entre la afición colchonera.

Especialmente peligrosas fueron las dos primeras bengalas, que cayeron justo donde se encontraban los seguidores rojiblancos.

Este jueves, 24 horas después, el Atlético ha salido a la palestra para condenar los "lamentables incidentes ocasionados por una parte de la afición" del Benfica, asegurando además que se tomaron "las habituales medidas de seguridad y prevención" y que en los controles de acceso "se incautaron numerosas bengalas y otros objetos" a seguidores del club portugués.

"Nuestra entidad y las Fuerzas de Seguridad del Estado llevaron a cabo las habituales medidas de seguridad y prevención que se desarrollan en este tipo de encuentros en el acceso al estadio de los seguidores portugueses situados en el primer y segundo anfiteatro del fondo norte. En estos controles de acceso se incautaron numerosas bengalas y otros objetos prohibidos", afirma la entidad del Manzanares en un comunicado publicado en su página web oficial.

"Desde el club censuramos cualquier forma de violencia y condenamos este tipo de actitudes deplorables que van en contra de cualquier rivalidad y del espíritu deportivo que siempre debe imperar", añade el Atlético, que "quiere agradecer una vez más" a su afición "la impecable actitud que demostraron ante unos incidentes que no deberían volver a repetirse en un recinto deportivo". "Nuestros seguidores censuraron el lamentable comportamiento de los hinchas que lanzaron bengalas y otros objetos sobre un sector de la grada de fondo norte", añade.

Los presentes en los alrededores del estadio en el choque ante el Benfica también insisten en la lentitud de la Policía para introducir a los seguidores portugueses en el estadio. Sobre las 19:30 horas ya estaban retenidos muy cerca de la puerta de acceso que tenían asignada y casi al inicio del choque, muchos aún seguían fuera, lo que generó prisas a la hora de entrar al Calderón.

El precedente del Olympique


Lo cierto es que el Atlético de Madrid se podría enfrentar a una dura sanción por parte de la UEFA, a la que no le suele temblar la mano cuando se producen este tipo de incidentes en los distintos campos. La responsabilidad de que las bengalas no entren al estadio es del club local, y el organismo que preside Michel Platini entiende que la seguridad en el acceso al Vicente Calderón ha sido poco estricta.

Mientras los responsables de seguridad se dedican a quitar tapones de las botellas, los radicales consiguen meter bengalas en el recinto y, lo que es peor, arrojarlas a distintas zonas del estadio, poniendo en peligro la integridad de miles de personas. Además, en el recuerdo está lo ocurrido hace apenas diez meses con Jimmy, el seguidor del Deportivo de La Coruña asesinado durante una reyerta entre ultras del conjuntos gallego y del Atlético de Madrid, horas antes del partido de Liga que enfrentó a ambos equipos en el Vicente Calderón.

Y tampoco se olvida en el club lo ocurrido en octubre de 2008, cuando la UEFA castigó con tres partidos de sanción al Atlético -que finalmente quedó reducida a dos- por los graves incidentes ocurridos en su estadio durante un partido de Champions contra el Olympique de Marsella, con lanzamiento de sillas desde la grada incluido. En ese caso, ningún aficionado rojiblanco tuvo nada que ver siendo los radicales del equipo galo los que se enfrentaron a la Policía. Además, el organismo europeo impuso al club una multa de 150.000 euros por la pésima organización del partido.

Lo más popular

0
comentarios

Servicios