Menú

Champions League

Manita engañosa del Real Madrid ante el Legia en un partido soporífero (5-1)

Se olvidó del sistema que tan bien funcionó en Sevilla. El Madrid se partió en dos y no decidió hasta el final con la entrada de Morata y Lucas.

0
Manita engañosa del Real Madrid ante el Legia en un partido soporífero (5-1)
Lucas Vázquez celebra su gol al Legia Varsovia. | EFE

La baja de Casemiro, un jugador distinto al resto, metió a Zinedine Zidane en un agujero del que no supo salir hasta el pasado sábado en el Benito Villamarín. Cuatro empates por el camino fue el bagaje que pagó el Real Madrid hasta encontrar la fórmula para no echarle de menos. Zidane tardó, pero encontró el camino recto para su Madrid. Ante el Betis formó un centro del campo con dos mediocentros en paralelo: Kovacic y Kroos para equilibrar un equipo donde la BBC está pegada con cola al once titular. El equipo estuvo bien en ataque y, sobre todo, no sufrió en defensa como venía haciendo.

Vuelta la burra al trigo

Pero esta noche, ante el Legia Varsovia en Champions, vuelta la burra al trigo. Zidane es capaz de dar con la solución, tenerla delante y no verla. Frente a los polacos volvió al sistema habitual: el 4-3-3, con Marco Asensio y James como interiores. En ataque, una gozada ver a tantos jugadores creativos. En defensa, a Kroos le quitaron el escudo, la espada y las mallas. Lo dejaron en calzoncillos. El Legia, el supuesto peor equipo de la Champions, como ya hiciera el Villareal o Eibar en el Santiago Bernabéu, no se sintió inferior al Real Madrid con la pelota. La inoperante presión del Madrid permitió que el equipo polaco tuviera posesiones largas y ocasiones tan claras como las del campeón de Europa.

Con 0-0 en el marcador, el Legia, que recibió seis goles en su casa ante el Dortmund, tuvo un mano a mano ante Keylor Navas y un disparo al poste. Con 2-1, un disparo relativamente sencillo dentro del área para empatar y, con 3-1, un pase de la muerte para recortar distancias. Al final, como llevaba pasando demasiado tiempo en este Real Madrid, el partido se llevó al toma y daca del "a ver quién pega más fuerte". Pues ahí, evidentemente, ganó el más poderoso que además marcó un gol en el momento justo. Al minuto de que el Legia fallara una ocasión clara, anotaron el tercer tanto con el que se iban al descanso. Los goles de Bale, de jugada individual, Marcelo, un disparo desviado por la defensa y de Asensio tras una buena asistencia de Ronaldo, maquillaban una primera parte que volvía a traer malos recuerdos. El equipo volvía a las andadas.

Se repetían los mismos problemas de siempre. La BBC no movía una pestaña si había que defender y se creaba un oasis en el centro del campo de 40 metros donde el Legia se movía a sus anchas.

equipo-partido.jpg
El Real Madrid, partido y sin centro del campo ante el Legia.

Lucas y Morata, al rescate

El paso por vestuarios no sirvió para nada. Zidane no cambió el sistema ni los jugadores y vimos el mismo panorama donde el equipo polaco tuvo ocasiones y se escucharon algunos silbidos desde la grada. Ante el decimotercero de la Liga polaca.

A los 63 minutos, Zidane dio entrada a Lucas Vázquez y Morata para quitar a Bale y James. El Madrid tenía un centro del campo formado por Kroos, Lucas y Asensio. Como si por sacar más jugadores ofensivos fueses a marcar más goles. Como si en Sevilla no se hubieran metido seis. Posicionalmente, el Real Madrid no mejoró nada. En intensidad, sí. Lucas y Morata tienen hambre y se les nota siempre que salen a jugar. Entre los dos fabricaron el 4-1. Centro del delantero y bello remate de primeras del extremo.

El partido fue muriendo con el paso de los minutos. No habría mucho más que contar que un par de ocasiones falladas por Cristiano y el tanto de Morata al borde del final. Un gol significativo porque Ronaldo tuvo la oportunidad de disparar en busca del tanto que se le resistía, pero decidió pararse y cedérsela a un Morata que estaba en mejor posición para definir.

Ahora ya sólo quedar esperar al sábado ante el Athletic de Bilbao para ver si la solución que encontró Zidane en Sevilla fue casualidad. Ante el Legia, pusiera a quien pusiera y en la posición que fuera, el Madrid tenía muy complicado no ganar. Un pasito para adelante, un pasito para atrás.


Ficha técnica

Real Madrid, 5: Keylor Navas; Danilo, Pepe, Varane, Marcelo; Kroos, Marco Asensio (Kovacic, m.79), James (Lucas Vázquez, m.64); Bale (Morata, m.64), Cristiano Ronaldo y Benzema
Legia Varsovia, 1: Malarz; Bartosz Bereszynski, Czerwinski, Rzezniczak, Adam Hlousek; Jodlowiec, Thibault Moulin (Kopczynski, m.81), Guilherme (Qazaishvili, m.74), Odjidja-Ofoe, Kucharczyk; y Radovic (Nikolics, m.74).

Goles: 1-0, m.16: Bale. 2-0, m.20: Marcelo. 2-1, m.22: Radovic. 3-1, m.37: Marco Asensio. 4-1, m.68: Lucas Vázquez. 5-1, m.84: Morata.
Árbitro: Ruddy Buquet (Francia). Amonestó a Cristiano Ronaldo por el Real Madrid; y a Moulin y Radovic por el Legia
Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del Grupo F, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 79.000 espectadores, 4.000 de ellos seguidores del Legia, muchos de ellos ultras que generaron incidentes en los aledaños del estadio dejando varios policías heridos

Lo más popular

0
comentarios

Servicios