Menú

Champions League

Messi no desaprovecha los regalos del Manchester City y hace al Barça aún más líder (4-0)

Un hat-trick del argentino ha dado la victoria al Barça en una noche marcada por los despropósitos. Neymar hizo el cuarto tras fallar un penalti.

0
Messi no desaprovecha los regalos del Manchester City y hace al Barça aún más líder (4-0)
Messi celebra el primero de sus tres goles al Manchester City. | EFE

Cúmulo de despropósitos en el Camp Nou. El cartel del partido es impresionante. Nada menos que un Barcelona-Manchester City, sin duda lo mejor que se puede ver en esta fase de grupos de la Champions. Messi, Neymar, Luis Suárez, Iniesta... frente a Agüero, De Bruyne, Silva, Sterling… Bueno, aquí habría que matizar porque el Kun sólo jugó los últimos minutos, con todo el pescado ya vendido, en un estadio que, una vez más, volvió a servir de escaparate separatista con miles de esteladas inundando las gradas.

El primer despropósito fue de Pep Guardiola, reconocido independentista de tomo y lomo, precisamente, aproximadamente una hora antes de que echara a rodar el balón, cuando se conocieron las alineaciones. Guardiolada al canto: el técnico de Sampedor osó dejar en el banquillo a su gran estrella, Sergio Agüero, y los skyblues lo acabarían pagando. La ausencia del Kun no fue el principal motivo de la goleada encajada en el Camp Nou, seguro, pero el de esta noche sí era un partido para el argentino, que salió a los 79 minutos con su equipo perdiendo ya por 3-0.

No fue el único despropósito esta noche, ni mucho menos. El resbalón de Fernandinho, un regalo de Gündogan a Luis Suárez, las expulsiones de Claudio Bravo –otro que regresaba al coliseo barcelonista, igual que su míster– y Mathieu, las lesiones de Jordi Alba y Piqué... demasiados acontecimientos para 90 minutos. Pero todos ellos los eclipsó Messi con su hat-trick, liderando una victoria que deja al Barcelona más líder de grupo y con los octavos de final a tiro de piedra, alcanzado el ecuador de la fase de grupos. A la fiesta goleadora se apuntó Neymar al final con su gran tanto, minutos después de haber fallado un penalti que le detuvo Willy Caballero, el sustituto de Bravo en la portería citizen.

Lesiones de Alba y Piqué

Si Guardiola sorprendió dejando al Kun en el banquillo, Luis Enrique tampoco le fue a la zaga al prescindir de Sergi Roberto, que ni siquiera figuró en la convocatoria definitiva, así que el técnico asturiano optó por colocar a Mascherano en el lateral derecho, en una defensa a la que regresaba Jordi Alba. Sin embargo, como a perro flaco todo son pulgas, el lateral de Hospitalet recaería pronto de su lesión en el bíceps femoral, que se produjo con la selección española ante Italia. No se habían cumplido ni diez minutos, cuando Alba tuvo que dejar su puesto a Lucas Digne.

La noche prometía emociones fuertes con tanto miura en el coso azulgrana. No en vano, el City se atrevió a discutirle el balón al Barça en los primeros compases, líbrenos Dios de extrañarnos por lo que se pirra Guardiola por la posesión. Hasta que llegó el primer error grave. Un resbalón de Fernandinho dentro del área, tras una buena jugada de Iniesta, que Messi no desaprovechó para fusilar a Bravo (1-0, m.17). Primera llegada con peligro y primer gol. Más allá de este infortunio, dio la impresión de que el mediocentro brasileño estaba siempre descolocado –y, junto a él, Gündogan en más de una ocasión–, lo que permitía a los delanteros azulgranas romper al adversario.

Con el resbalón de Fernandinho comenzó el rosario de errores. Messi, mientras tanto, a lo suyo. El argentino siguió acaparando el protagonismo del choque, volviendo loca a la endeble defensa citizen en otra jugada que acabó con un remate de Luis Suárez contra el exterior de la red y también botó un falta que Rakitic cabeceó alto.

Llegó entonces la lesión de Piqué a la media hora. El central catalán estuvo varios minutos probándose medio cojo sobre el terreno de juego ante la desesperación de Luis Enrique, que rápidamente hizo calentar a Jeremy Mathieu. Nolito y Gündogan le rompieron la cintura en dos jugadas casi consecutivas que Ter Stegen evitó que acabaran en gol. Finalmente, el 3 azulgrana tuvo que rendirse a la evidencia y salir del campo, dejando su puesto a Mathieu. Pero el francés no es Piqué y el Barça lo acabaría notando en exceso.

Para entonces el City ya se había hecho con el mando del partido. Stones cabeceó fuera, Ter Stegen se lució después con un paradón a Gündogan y, en una de las últimas acciones del primer tiempo, llegaría un nuevo despropósito, en esta ocasión del árbitro serbio Mazic, al no señalar un claro penalti a favor del City por mano de Digne dentro del área. Con el 1-0 se llegó al descanso, pero también con un sonoro runrún en la grada, pues la sensación generalizada era de que el equipo de Guardiola podría seguir dando mucha guerra en la segunda parte.

La expulsión de Bravo, decisiva

Sin embargo, todo cambió a la vuelta de vestuarios con la absurda expulsión de Claudio Bravo, que despejó mal y le regaló el balón a Luis Suárez. El uruguayo trató de marcar por arriba y el meta chileno, fuera del área, cortó la pelota con la mano. Roja como una catedral que ni el propio cancerbero chileno osó protestar. Guardiola sacrificó entonces a Nolito para dar entrada a Willy Caballero y también metió en el campo a Gael Clichy, en sustitución del lesionado Zabaleta.

El meta argentino, ex del Málaga, encajaría su primer gol de la noche sólo cuatro minutos después de entrar al campo. Messi recibió un pase de Iniesta, recortó a Kolarov y batió a Caballero con un tiro seco y ajustado a su palo izquierdo. El City no se rindió pese al 2-0 y tuvo dos buenas ocasiones para haber acortado distancias, aunque De Bruyne volvió a encontrarse en una contra con un sensacional Ter Stegen, mientras que Kolarov lo intentó en un lanzamiento de falta desbaratado por el meta alemán, que en nada se pareció esta noche al que hace no mucho la pifió en Balaídos frente al Celta.

Y de lo que pudo ser el 2-1 se pasó en un periquete al 3-0. Cómo no, con Messi como goleador y después de otro error de los citizens. Otro más. Esta vez lo protagonizó Gündogan, que le regaló la pelota a Luis Suárez y éste se la puso a un Leo Messi que definió de manera magistral con la zurda ante su compatriota. Game over.

Aún quedaban veinte minutos por disputarse y Guardiola, quien ya salió escaldado del Camp Nou hace un año y medio al frente del Bayern de Múnich, miraba con cara de póquer. Mathieu, por su parte, se autoexpulsaba al ver dos amarillas en apenas tres minutos. Otro despropósito más en esta noche plagada de desatinos.

El Barça quería más y Messi, en la recta final y con su paisano Agüero ya presente en el campo –de manera testimonial, eso sí–, se inventó un maravilloso eslalon para forzar un penalti. Pudo tirarlo él, pero quiso cedérselo a Neymar. Caballero adivinó la intención al brasileño, que no pudo contenerse con su típica paradiña, aunque el 11 azulgrana pudo resarcirse pocos minutos después, a punto de llegar el 90', marcando el 4-0 tras protagonizar una gran jugada personal.

Noche casi redonda para el Barça –la fiesta no fue completa por las lesiones de Piqué y Alba–, con un Messi estelar, para dar un golpe de autoridad en este grupo C y allanar su camino hacia octavos de final. El Etihad Stadium espera dentro de dos semanas. Tal vez en Manchester sea otra cosa, aunque este City está sin cocer y Guardiola aún tiene muchas cosas que arreglar, empezando por su endeble defensa.


Ficha técnica

FC Barcelona, 4: Ter Stegen; Mascherano, Piqué (Mathieu, m.39), Umtiti, Jordi Alba (Digne, m.9); Sergio Busquets, Rakitic, Iniesta (André Gomes, m.80); Messi, Luis Suárez y Neymar
Manchester City, 0: Bravo; Zabaleta (Clichy, m.57), Otamendi, Stones, Koralov; Fernandinho, Gündogan (Agüero, m.79); De Bruyne, Silva, Sterling; y Nolito (Willy Caballero, m.57)

Goles: 1-0, m.17: Messi; 2-0, m.61: Messi; 3-0, m.68: Messi; 4-0, m.88: Neymar
Árbitro: Milorad Mazic (Serbia). Mostró tarjeta amarilla a Silva (m.29) y Fernandinho (m.40). Expulsó con roja directa a Claudio Bravo (m.53) y por doble amonestación a Mathieu (ms.71 y 73)
Incidencias: Partido de la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 96.290 espectadores.

Lo más popular

0
comentarios

Servicios