Menú

Champions League

Marco Asensio se doctora en Europa

La entrada del balear, en sustitución de Bale, cambió el partido. Además de dar una asistencia a Ronaldo, dejó varios detalles de calidad.

0
La entrada del balear, en sustitución de Bale, cambió el partido. Además de dar una asistencia a Ronaldo, dejó varios detalles de calidad.
Cristiano Ronaldo y Marco Asensio, una conexión letal ante el Bayern. | EFE

De descartado a determinante. Tras su escasísimo protagonismo durante el pasado mes de febrero, quedándose fuera de las convocatorias de Zinedine Zidane un día sí y otro también, la situación de Marco Asensio ha cambiado sustancialmente en las últimas semanas. El joven crack balear, que ya lleva ocho goles y tres asistencias esta temporada, va ganando cada vez más peso en el Real Madrid. Y lo hace a base de trabajo, sin estridencias.

A diferencia de algún que otro compañero, este chaval de 21 años nunca alza la voz. Al menos de momento. Tras haberse ganado las habichuelas en el Mallorca y Espanyol, el jugador de Palma de Mallorca está cumpliendo con creces en su primera temporada en el conjunto blanco. Después de su golazo al Sevilla en la Copa del Rey, con carrerón de 70 metros incluido, y de sus exhibiciones en Liga ante Eibar y Leganés, al balear le tocaba examinarse en una plaza mayor como es la del Allianz Arena. Frente a todo un Bayern de Múnich en cuartos de final de la Champions. Y Asensio no defraudó.

A los 58 minutos, con 1-1 en el marcador después de que Cristiano Ronaldo neutralizara el tanto inicial de Arturo Vidal, el internacional español entró al campo en sustitución de Gareth Bale. Cuarto partido en Liga de Campeones para Asensio, que previamente había actuado algunos minutos en los dos encuentros de la fase de grupos ante el Legia Varsovia y frente el Sporting de Lisboa en el José Alvalade. No así en el cierre de la liguilla contra el Borussia Dortmund y en toda la eliminatoria de octavos frente al Nápoles, quedándose fuera de la convocatoria en los dos choques ante los partenopei.

Pero esta vez en Múnich, Zizou daba a Asensio la alternativa de verdad en Europa. Apostó fuerte por el mallorquín, tras haber mandado a la grada a otra perla como es Lucas Vázquez, y le salió bien.

Mucho se está hablando de los dos goles de Cristiano —soberbio el delantero portugués, que ya lleva 100 goles en competiciones europeas—, de las internadas de Carvajal, de la solidez defensiva de Sergio Ramos —al igual que Modric, el central sevillano no vio la amarilla y ambos podrán jugar el partido de vuelta en el Bernabéu— o de las recuperaciones de Casemiro en el centro del campo. Pero la entrada de Asensio fue otro de los factores decisivos para el Madrid.

A los 77 minutos, en pleno vendaval visitante sobre la portería de Manuel Neuer, Marco se sacó de la chistera un preciso centro con rosca para que Cristiano metiera los tacos y acabase mandando la pelota al fondo de la red, haciendo subir al marcador el definitivo 1-2. Uno de los tantos detalles de calidad que Asensio dejó sobre el césped muniqués.

En el Allianz Arena, sin duda uno de los campos más difíciles de Europa y ante todo un coco como es el Bayern, el balear se ha doctorado en Europa. Pero lo mejor está por llegar. Este chico aún no ha tocado techo y anuncia noches de gloria para el madridismo, aunque le falta tener más continuidad en el terreno de juego. Cuando juega brilla y, perdón por la redundancia, si no lo hace aparca los aspavientos.

Tal vez si fuera brasileño, llevara tatuajes y pelos estrafalarios, ya se estaría hablando de él como futuro candidato al Balón de Oro. ¿Quién sabe si algún día se hará con el más codiciado trofeo del planeta fútbol a nivel individual? El año pasado estuvo cerca de alzarse con el Golden Boy el premio fue para Renato Sanches, centrocampista portugués del Bayern que se impuso a Kingsley Coman y Marcus Rashford—, vaticinando lo que puede llegar a ser algún día no muy lejano. Sólo hay que dejarle trabajar, que él ya se encarga de responder —y de qué manera— en el campo.

Así es Marco Asensio, una de las mayores perlas del fútbol mundial. No hace falta mirar tanto a Francia (Kylian Mbappé) o Italia (Paulo Dybala), que aquí en casa, en España, también tenemos de lo bueno lo mejor.

0
comentarios

Servicios