Menú

Champions League

Dos 'cocos' y una 'cenicienta': así juegan los rivales de los españoles

El Madrid se medirá a la Juventus, en la reedición de de Cardiff. El Barça jugará ante la Roma y el Sevilla espera dar la campanada frente al Bayern.

0
El Madrid se medirá a la Juventus, en la reedición de de Cardiff. El Barça jugará ante la Roma y el Sevilla espera dar la campanada frente al Bayern.
Juventus, Roma y Bayern, rivales de Real Madrid, Barcelona y Sevilla en cuartos. | LD

Suerte dispar para los tres equipos españoles en el sorteo de cuartos de final de la Champions, celebrado este mediodía en la sede de la UEFA en Nyon (Suiza). El Barcelona es el más favorecido al medirse a la Roma de Monchi, un equipo en crecimiento pero que todavía está lejos de la élite europea. Se puede decir que a los azulgranas, claros favoritos en la eliminatoria, les ha sonreído la suerte en el bombo.

Más equilibrada se presenta la eliminatoria entre el Real Madrid y la Juventus de Turín, dos históricos del fútbol continental que volverán a verse las caras tras la final que ambos disputaron hace ocho meses y medio en Cardiff. La Vecchia Signora busca la revancha después de que los blancos acabaran pasándoles por encima para conquistar la duodécima Copa de Europa de su historia y la segunda de manera consecutiva, algo que hasta entonces nadie había logrado en el actual formato Champions.

El Sevilla, por su parte, tendrá un hueso muy duro de roer en el Bayern de Múnich, un equipo que ha mejorado claramente tras la llegada de Jupp Heynckes al banquillo. No obstante, los andaluces quieren seguir haciendo historia y, después de haber eliminado a un grande de Europa como el Manchester United de José Mourinho, también esperan dejar en la cuneta a todo un pentacampeón de Europa.

La otra eliminatoria vivirá un duelo fratricida inglés entre el Manchester City de Pep Guardiola, líder indiscutible de la Premier League, y el Liverpool de Jürgen Klopp.

A continuación repasamos las características de los rivales de los equipos españoles en cuartos de final de la Champions: Juventus de Turín, AS Roma y Bayern de Múnich.

La Juve, muy peligrosa a doble partido

Duro rival para el Real Madrid en la ronda de los ocho mejores. Es cierto que el Madrid acabó siendo superior en la final de Cardiff, pero la historia puede cambiar a doble partido. La Juventus de Massimiliano Allegri, dueña absoluta de la Serie A con 33 Scudetti —los seis últimos de manera consecutiva—, lleva años rozando un triunfo en una Liga de Campeones que le falta desde 1996. Y es que la Vecchia Signora es el equipo que más finales de Copa de Europa ha perdido. Desde su último título continental hace 22 años, los bianconeri han perdido las cinco finales de Champions que han disputado. En total, nueve finales de las que sólo han ganado dos (1985 y 1996).

En comparación con la pasada campaña, ya no siguen Dani Alves ni Leonardo Bonucci, traspasado al Milan. En cambio, ahora el lateral derecho es De Sciglio y el acompañante de Chiellini en el eje de la zaga, Mehdi Benatia. Más atrás, en la portería, sigue Gianluigi Buffon. A sus 40 años, el veterano cancerbero ha decidido gestionar su temporada con mucha atención y se está alternando en la portería con el polaco Wojciech Szczesny; sin embargo, el meta italiano cuenta con una plaza casi asegurada en las grandes citas europeas.

Los numeros de los turineses en los últimos meses son impactantes. Desde el pasado 19 de noviembre, cuando cayó por 2-3 contra la Sampdoria, la Vecchia Signorasólo concedió un gol en los siguientes 15 partidos, lo que le permitió hacerse con el liderato en la Serie A. Si la impermeabilidad defensiva es habitualmente el principal punto de fuerza de la Juventus, aunque este año los bianconeri también cuentan con una delantera particularmente brillante, la mejor de Italia con 67 goles marcados en 28 partidos.

Gonzalo Higuaín, el mejor jugador en la eliminatoria de octavos de final ante el Tottenham con tres goles y una asistencia, es un terminal ofensivo implacable en la Serie A y este año está dando señales de mejora también a nivel europeo, donde en su carrera le costó más marcar la diferencia. Sus tres goles y una asistencia ante los Spurs han sido fundamentales para darle al Juventus un trabajado pase de ronda. Además, la Juventus cuenta con la calidad de Paulo Dybala, que marcó 17 goles en la Serie A y que está recuperando la mejor forma tras estar cuarenta días de baja al comienzo de 2018 por un problema muscular. A la pareja ofensiva Higuaín-Dybala, denominada en Italia 'HD', se suman también el croata Mario Mandzukic y el brasileño Douglas Costa, que le da gran desborde al equipo de Allegri en la banda derecha.

Alineación tipo (4-2-3-1): Buffon; De Sciglio, Benatia, Chiellini, Alex Sandro; Khedira, Pjanic; Douglas Costa, Dybala, Mandzukic; e Higuaín

hqdefault.jpg


Alisson, el muro de la Roma

Además del Juventus-Real Madrid, en cuartos de final se vivirá otro duelo entre un equipo español y un italiano como es el Barcelona-Roma, con el partido de ida en el Camp Nou. El equipo giallorosso es, junto al Sevilla, la gran revelación de la Champions y encara la próxima ronda con la ambición de eliminar a todo un pentacampeón de Europa como es el Barça de Ernesto Valverde.

Los romanistas, que en octavos eliminaron al Shakhtar Donetsk y que acabaron la fase de grupos como líderes del grupo C —por delante del Chelsea y el Atlético de Madrid—, están viviendo en una montaña rusa esta temporada. Son tiempos de cambio en la capital italiana desde que el legendario Francesco Totti decidió poner punto y final a su carrera. El nuevo proyecto ilusionante, dirigido desde los despachos por Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, es ilusionante, pero todavía está en fase embrionaria. También se marchó el pasado verano el egipcio Mohamed Salah, vendido al Liverpool, y el medio argentino Leandro Paredes, pero llegó el bosnio Edin Dzeko.

Sin embargo, las grandes revelaciones de la temporada son otras. Y la principal está en la portería. El brasileño Alisson Becker se ha convertido en un auténtico líder de los romanos y sus grandes prestaciones han sido fundamentales para los resultados positivos conseguidos por la Roma tanto en Europa como en la Serie A. A sus 25 años, Alisson, todo un seguro de vida entre los tres palos, con unos reflejos prodigiosos, se postula como el portero titular de la Canarinha en el Mundial de Rusia.

La otra gran revelación del conjunto romano, que desde el pasado verano entrena Eusebio Di Francesco —extécnico del Sassuolo, que ya vivió un duelo de banquillos la pasada temporada con el Athletic de Bilbao de Ernesto Valverde en la fase de grupos de la Europa League—, es Cengiz Ünder. Este joven futbolista turco, de apenas 20 años, es un explosivo extremo que da muchos quebraderos de cabeza a las defensas rivales. Junto a él, Edin Dzeko y el exsevillista Perotti son las principales amenazas de un equipo que también se ampara en la fortaleza que el belga Nainggolan y el holandés Kevin Strootman ponen en el centro del campo.

La Roma, un equipo que se inspira en la filosofía de juego española, basada en la atenta gestión de la posesión del balón, la rapidez en las bandas y la gran técnica individual de los once jugadores, suele jugar con un 4-3-3. Actualmente el equipo giallorosso es tercero en la Serie A con 56 puntos, muy lejos de la cabeza.

Alineación tipo (4-3-3): Alisson; Florenzi, Manolas, Fazio, Kolarov; Nainggolan, De Rossi, Strootman; Ünder, Perotti, Dzeko

hqdefault.jpg


El Bayern, otro gigante en el camino del Sevilla

Después de su inesperado pase a cuartos de final —sesenta años después y por primera bajo la denominación de Champions—, eliminando al Manchester United en Old Trafford —gracias a un doblete de Wissam Ben Yedder en cuatro minutos mágicos—, el Sevilla espera dejar en la cuneta a todo un Bayern de Múnich. El gigante bávaro vivió un inicio de temporada muy convulso con Carlo Ancelotti en el banquillo, pero ahora mismo es otro equipo totalmente distinto con Jupp Heynckes al mando. Y es que el Bayern está intratable desde la llegada de Heynckes en octubre pasado, con 25 triunfos, un empate y una derrota: los muniqueses eran segundos en la Bundesliga cuando despidieron a Carletto y ahora son líderes incontestables con una diferencia de 20 puntos sobre el segundo clasificado (Schalke 04). De hecho, el Bayern podría proclamarse campeón este mismo fin de semana, a falta de siete jornadas para el final, aunque para ello necesita ganar a domicilio al Leipzig y que se produzcan otra serie de resultados.

La llegada de Heynckes dotó al conjunto bávaro de estabilidad defensiva. Para ello, el técnico de Mönchengladbach cambió la posición de Javi Martínez, que volvió al centro del campo tras haber jugado las últimas temporadas como central, y apostó por una defensa que es casi idéntica a la de la selección alemana, con la única excepción del lateral izquierdo austriaco David Alaba. Por lo demás, en la zaga juegan el lateral derecho Joshua Kimmich y los centrales Mats Hummels y Jerome Boateng.

Además, Heynckes ha ejercido un gran trabajo psicológico en dos futbolistas como el portero Sven Ulreich, que ha terminado de titular por la lesión de larga duración de Manuel Neuer, para terminar convirtiéndose en un cancerbero de garantías; y al delantero Thomas Müller, ahora titular indiscutible tras haber sido cuestionado por Ancelotti en los primeros meses del curso.

Javi Martínez y Müller parecen ser, junto con Robert Lewandowski ser los incuestionables para Heynckes, mientras que en las otras posiciones del centro del campo para arriba ha habido duras luchas por la titularidad. Arturo Vidal, James Rodríguez, Lewandowski y Franck Ribéry podrían ser quienes jueguen contra el Sevilla —el partido de ida, el próximo 3 de abril en el Sánchez Pizjuán—, mientras que Arjen Robben tiene menos papeletas para ser de la partida. Quien seguro no llegará al doble duelo contra los hispalenses es Kingsley Coman, que en principio estará dos meses de baja tras haber sido operado del tobillo izquierdo a finales del pasado mes de febrero.

El actual Bayern de Heynckes normalmente apuesta por el control y la posesión, aunque con más verticalidad que en la era de Pep Guardiola. Entre los cuatros hombres de ataque suele haber una rotación permanente de posiciones, lo que tiende a crear desorden en las defensas contrarias.

Alineación tipo (4-3-3): Ulrecih; Kimmich, Boateng, Hummels, Alaba; Javi Martínez, Vidal, James; Müller, Lewandowski y Ribéry

hqdefault.jpg
0
comentarios

Servicios