Menú

Champions League

Nuevo show de Cristiano y goleada del Madrid en Turín (0-3)

El luso aumenta su leyenda: abrió la lata a los tres minutos y marcó el gol que buscaba toda su vida con una chilena antológica. Marcelo firmó el 0-3.

0
Nuevo show de Cristiano y goleada del Madrid en Turín (0-3)
Cristiano Ronaldo celebra su golazo de chilena a la Juventus. | EFE

Desde finales de noviembre pasado, la Juventus de Turín había encajado sólo cinco goles en 25 partidos oficiales. En 21 de ellos dejó su portería a cero, ganando 21 encuentros, empatando cuatro y sin sufrir derrota alguna. En Champions League, acumulaba 23 partidos como local sin perder. Claro, es que el Real Madrid llevaba años sin pisar Turín. Se marcharon del Juventus Stadium entre aplausos y olés de una afición, una más, que tiene envidia al Real Madrid, a sus jugadores y a cómo compiten. 0-3 y no fueron más porque el larguero de Buffon evitó una goleada más histórica.

El partido, como la Champions League desde hace más de una década, tiene un nombre propio: Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro. ¿Qué decir de él? Es complicado ser creativo o ingenioso con él. Quizá uno deba, simplemente, relatar sus hechos para que hablen por él. Si es que a los tres minutos ya había marcado a Buffon. Si es que lleva 14 goles en los últimos 9 partidos de la Champions. Si es que es el primer jugador que marca en 10 partidos consecutivos en la historia de la Champions League. Si es que ha jugado 8 partidos contra la Juventus, un equipo sobresaliente en defensa, y ha marcado en todos. Si es que con 33 años consigue marcar una chilena que parece salida de Oliver y Benji. Sí, de chilena. Cristiano marcó el gol que ansiaba desde hacía años, ese gol que tantas veces se le había resistido y, sí, no lo hizo en la jornada 13 de Liga o la Copa del Rey, sino que lo hizo en los cuartos de final de la mejor competición de clubes del mundo. Y hay que ver qué chilena. Si es que es un Super Sayan... ¡o yo qué sé! El gol es, ya, historia de la Champions League. Ronaldo se ha vuelto a reinventar cuando parecía que ya no tenía fútbol. Cristiano sigue escribiendo su historia para acabar como lo que es ya, una leyenda.

Ver un partido del Real Madrid en la Champions League es como ir a ver una película de James Bond. Sabes, por muchos giros de guión o contratiempos, que al final se va a salir con la suya. No sabes si lo hará de una forma directa, dominando la situación de principio a fin o con una salida inesperada cuando más acorralado estaba. No sabes cómo, pero sí que cumplirá la misión y que 007, por mucho que sea criticado, volverá a hacerlo. Siempre puedes contar con el 7. No es inglés, sino portugués, y Buffon está hasta las narices de él. A los tres minutos de juego, al primer toque, cómo no, batió al portero tras una asistencia de Isco desde la banda izquierda tras combinar con Marcelo. 0-1 y todo el partido por delante como visitantes. El escenario idóneo y más con el sistema y los jugadores que había elegido Zidane.

Sin embargo, los cinco centrocampistas (sí, Benzema es uno más) no funcionaron. No controlaron la posesión y, por lo tanto, el partido. Y no había peligro por las bandas, principal arma del Real Madrid en los últimos partidos. El equipo era una suma de excelentes individualidades pero como colectivo no funcionaba. En defensa había tanta voluntad como desorganización. Y así apareció Keylor Navas. Si Cristiano marcó el gol de la Champions, Keylor pudo hacer la parada. A bocajarro, a contrapie, sacó una mano de felino al disparo de Higuaín a dos metros de la línea de gol. Por algo le llaman La Pantera.

Pese a las continuas llegas de la Juventus, no hubo ocasiones de peligro reales. Y sí del Real Madrid. Un disparo de Kroos al larguero, por ejemplo. O un penalti de Asamoah sobre Carvajal. Dybala, poco a poco, iría acercándose al área del Real Madrid, aunque acabaría pecando de inexperiencia. Acabaría expulsado por simular un penalti y una patada al pecho de Carvajal. Bien Çakir. Muy bien. Acertó también al no señalar un penalti de Casemiro. Da el balón con la mano pero tras hacer el gesto de quitarlas. El once del Real Madrid era para un partido largo a 0-0 y con el 0-1, era para contragolpear. Faltaban los cambios de Zidane.

Y en el entrenador francés no tardó en hacerlos. Bien Zidane. Muy bien al quitar a Benzema en el minuto 58. Estuvo rápido y acertado porque el delantero francés, con un a 0-3, sigue suspendiendo su examen individual. Ya no es que no cree peligro, es que lo evita cuando pisa el área. Es, emulando a los argentinos, un cementerio de tangibles. No hace nada o casi nada. Lo único reseñable, un bloqueo a los centrales de la Juventus, en el primer tanto de Cristiano. Daba igual quien saliera por él, que el Madrid iba a mejorar. Y así fue. Entró Lucas Vázquez y el Madrid dio la impresión de soltarse y meter una o dos marchas más. Cristiano marcó la chilena, la afición se puso en píe para aplaudir y así se quedaron hasta el final. El tercero ejemplificó el baile del Madrid. Marcelo, lateral izquierdo, metiéndose en la portería con la pelota tras hacer un sombrero a Buffon. Asistencia, por cierto, de Cristiano.

Asensio y Kovacic disputaron los últimos minutos. El croata estrello un disparo en el larguero. Se quedó sin jugar Gareth Bale. Como le pasó ante el PSG. ¿Su final está más cerca? Y al margen de Cristiano Ronaldo, su mayor grandeza es que no sabemos si jugará con un 4-4-2 y dos bandas como hizo en París o con un 4-3-1-2 con Isco de enganche como ha elegido en Turín. No se sabe. Cualquier formula parece valer. Y esto tiene un valor incalculable. Hoy Zidane volvió a apostar por el malagueño y al margen de su asistencia y un tremendo caño, hizo pleno. 54 pases, 54 pases completados. Sergio Ramos vio una tarjeta amarilla y no jugará la vuelta pero da lo mismo. El Madrid está en semifinales.

Ficha técnica

Juventus de Turín, 0: Buffon; De Sciglio, Barzagli, Chiellini, Asamoah (Mandzukic, m.69); Khedira (Cuadrado, m.75), Bentancur; Douglas Costa (Matuidi, m.69), Álex Sandro; Dybala; e Higuaín
Real Madrid, 3: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric (Kovacic, m.82), Isco (Asensio, m.75); Cristiano Ronaldo y Benzema (Lucas Vázquez, m.59)

Goles: 0-1, m.3: Ronaldo; 0-2, m.67: Ronaldo; 0-3, m.72: Marcelo
Árbitro: Cuneyt Cakir (Turquía). Mostró tarjeta amarilla a Bentancur (m.26), de la Juventus; y a Sergio Ramos (m.55) y Kovacic (m.88), del Real Madrid. Expulsó por doble amonestación a Dybala (ms.45 y m.66)
Incidencias: Partido de ida de cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el Allianz Stadium de Turín ante 40.849 espectadores, entre ellos unos 2.000 seguidores del Real Madrid

Lo más popular

0
comentarios

Servicios