Menú

Champions League

Bayern-Real Madrid: el clásico europeo por antonomasia entre dos enemigos íntimos

Bávaros y madridistas se han enfrentado hasta la fecha en 24 ocasiones, con una igualdad tremenda.

0
Bávaros y madridistas se han enfrentado hasta la fecha en 24 ocasiones, con una igualdad tremenda.
Cristiano Ronaldo, en la eliminatoria del año pasado contra el Bayern en cuartos. | Archivo

El duelo entre Bayern de Múnich y Real Madrid es el clásico del fútbol europeo por antonomasia, protagonizando ambos equipos sobre el césped auténticas batallas que permanecen en la retina de los aficionados. En poco menos de dos semanas (miércoles 25 de abril), en el Allianz Arena de la capital bávara, los dos equipos volverán a verse las caras una vez más, según ha deparado el sorteo de semifinales de Champions celebrado este mediodía en la ciudad suiza de Nyon.

Bávaros y madridistas pondrán esta vez en juego el pase a la final de la máxima competición europea, que se disputará el próximo 26 de mayo en Kiev. La Orejona se les resiste a los germanos desde hace cinco años, cuando la conquistaron tras derrotar al Borussia Dortmund en el duelo fratricida alemán de Wembley (1-2). En total, cinco Copas de Europa engalanan las vitrinas del Bayern (1974, 1975, 1976, 2001 y 2013). El Real Madrid atesora doce —casi huelga recordarlo—, habiendo logrado tres de ellas en las últimas cuatro temporadas.

"Atletas contra futbolistas"

Será la tercera vez que ambos clubes se vean las caras en las últimas cinco ediciones de la máxima competición continental. Y en las dos anteriores a la presente, la suerte ha sonreído a los blancos: hace cuatro años, en la temporada 2013/14, el equipo entonces dirigido por Carlo Ancelotti pasó por encima de los alemanes. Tras el 1-0 de la ida en el Bernabéu, los blancos arrollaron al cuadro que entonces entrenaba Pep Guardiola en el Allianz Arena (0-4), con dobletes de Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo. El presidente del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge, había dicho antes del encuentro de vuelta que "en Múnich se van a quemar hasta los árboles", pronosticando que al Madrid le esperaba un infierno en Alemania, mientras que Guardiola, escocido tras la vuelta, se refirió a sus pupilos como "futbolistas" y habló de los blancos como "atletas".

hqdefault.jpg

La consagración de Asensio

Ya el año pasado, el Madrid volvió a ganarle la partida al Bayern, dirigido por Ancelotti. Primero conquistó Múnich (1-2), en una noche en la que Cristiano Ronaldo logró un doblete y que supuso la consagración europea de Marco Asensio. Ya en la vuelta, en el Bernabéu, los blancos tuvieron que sudar tinta china para eliminar a un Bayern que llevó la eliminatoria a la prórroga al aprovechar al máximo los errores defensivos de los blancos. Pero allí, en el tiempo extra, el equipo de Zinedine Zidane volvió a ser superior y se acabaría llevando el gato al agua (4-2), con un hat-trick de Cristiano Ronaldo y otro gol de Marco Asensio.

previews_0004.jpg

Pero madridistas y muniqueses se han enfrentado en un sinfín de ocasiones a lo largo de su historia, protagonizando ambos el enfrentamiento más repetido en competición europea. En total, 24 duelos hasta la fecha con 11 victorias españolas, 11 alemanas y dos empates. 37 goles a favor del Madrid y 36 para los alemanes. Más igualdad no puede haber... Curiosamente, donde no se han enfrentado nunca los dos gigantes del fútbol continental es en una final.

Del pisotón de Juanito al corte de mangas de Van Bommel

Y esos duelos Madrid-Bayern (Bayern-Madrid, si se prefiere) han dejado también imágenes míticas, inolvidables para los aficionados al fútbol, que pasarán a los anales de la historia: desde el pisotón de Juanito a Matthaus al hat-trick de Cristiano en Múnich, pasando por El Loco del Bernabéu saltando al césped para agredir a Müller, la fractura de nariz de Roberto Martínez, el corte de mangas de Van Bommel, el gol de Makaay a los 10 segundos, las provocaciones de Oliver Kahn o de Arturo Vidal, entre otras polémicas.

hqdefault.jpg
hqdefault.jpg

Vuelve a enfrentarse el Madrid a la que ha sido su bestia negra a lo largo de su historia, aunque los blancos parecen haberle tomado la medida a los germanos en los últimos tiempos. Regresará al Bernabéu un Bayern de Múnich que, después de haber vivido un inicio de temporada muy convulso con Carlo Ancelotti en el banquillo, ahora mismo se encuentra en plena forma en el tramo decisivo de la temporada. Tras haber sellado matemáticamente el pasado fin de semana el título de la Bundesliga -el sexto de manera consecutiva-, con su goleda al Augsburgo (1-4), los muniqueses piensan en el triplete: además de centrar sus esfuerzos en la Champions, la próxima semana disputarán las semifinales de la DFB Pokal (Copa de Alemania) contra el Bayer Leverkusen.

Heynckes, un soplo de aire fresco

La llegada de Jupp Heynckes —el hombre milagro en la Copa de Europa, que llevó al Real Madrid a la Séptima en Amsterdam ante la Juventus de Turín— al banquillo de Múnich ha sido un soplo de aire fresco en el club.Y es que el Bayern está intratable desde la llegada del técnico de Möncghengladbach: los muniqueses eran segundos en la Bundesliga cuando despidieron a Carletto, con una palpable crisis en el juego y sobre todo en el vestuario, y ahora, nada más comenzar el mes de abril, han conquistado el vigésimo octavo título liguero de su historia con seis jornadas de antelación.

Las claves del éxito son varias. En primer lugar, Heynckes logró devolverle la confianza a algunos jugadores como el meta Sven Ulreich, titular por la lesión de larga duración Manuel Neuer. En segundo lugar, creó una cohesión en el grupo que se plasma en la forma en que los jugadores vienen aceptando las rotaciones. Y, finalmente, en lo estrictamente futbolístico, le devolvió al equipo la estabilidad defensiva perdida.

En este último apartado ha resultado clave el regreso de Javi Martínez al centro del campo, por delante de la defensa, que hace que el equipo sea menos susceptible ser víctima de jugadas de contragolpe. Adelante, Heynckes rota, de acuerdo al rival y la situación física de los jugadores en cada momento, buscando un balance entre la necesidad de que los jugadores no se desgasten y la conveniencia de que no pierdan el ritmo de competición.

Determinante ha sido también la llegada de Sandro Wagner, un delantero centro que permite dosificar a Robert Lewandowski. El sólo nombre de Heynckes, aunque en el momento de su llegada la situación del equipo no fuera buena, despertó desde el primer momento recuerdos de 2013, cuando el Bayern logró el triplete. Además, las tres veces que Heynckes ha jugado la Liga de Campeones, dos veces con el Bayern y una con el Real Madrid, ha llegado siempre hasta la final como si tuviera una fórmula mágica.

heynckes.jpg
Jupp Heynckes, el hombre milagro en la Copa de Europa que ha revitalizado al Bayern. | Cordon Press

Con su experiencia, el veterano entrenador de Mönchengladbach (72 años) entiende como pocos la competición y su capacidad de análisis de los puntos débiles de los rivales suele ser letal. El Barcelona, adversario en la semifinal de 2013, puede contar una larga historia al respecto.

En el Bayern, a día de hoy, hay optimismo aunque, de cara a la Liga de Campeones, hay un aspecto que invita a cierta reserva. Tanto en octavos, con el Besiktas, como en cuartos, con el Sevilla, el Bayern se encontró con rivales ante los que partía como favorito. En la fase de grupos, ya con Heynckes, derrotó al París Saint-Germain en casa pero se trataba de un partido que ya importaba poco.

Más vertical que con Guardiola

El primer reto de verdadera envergadura en la Liga de Campeones es el Madrid y ante el equipo blanco el Bayern tiene todavía que dar un salto de calidad si aspira a ganarla. "Hemos estado bien pero estando tan sólo bien no ganas la Liga de Campeones", explicó el central Mats Hummels después del primer partido contra el Sevilla (1-2 en el Sánchez Pizjuán, con dos goles en propia meta, mientras que la vuelta terminó con empate a cero).

El actual Bayern de Heynckes normalmente apuesta por el control y la posesión, aunque con más verticalidad que en la era de Pep Guardiola. Entre los cuatros hombres de ataque suele haber una rotación permanente de posiciones, lo que tiende a crear desorden en las defensas contrarias. Los bávaros amenazan ahora el trono de un Real Madrid que aspira a emular precisamente al Bayern de los 70, cuando los Beckenbauer, Maier, Müller, Uli Hoeness, Schwarzenbeck, Breitner y compañía conquistaron tres Copas de Europa consecutivas (1974, 1975 y 1976). Desde entonces nadie lo ha vuelto a conseguir.

bayern-equipo.jpg
Los jugadores del Bayern celebran la clasificación para semifinales tras eliminar al Sevilla. | Cordon Press


Alineación tipo (4-2-3-1):Ulreich; Kimmich, Boateng, Hummels, Alaba; Javi Martínez, James; Robben, Müller, Ribéry; y Lewandowski

0
comentarios

Servicios