Menú

Champions League

Griezmann aleja los fantasmas del Metropolitano (3-1)

Doblete del francés y tanto de Koke para doblegar al resistente Brujas. Diego Costa y Giménez no acabaron el partido.

0
Griezmann aleja los fantasmas del Metropolitano (3-1)
Griezmann espantó las brujas del Metropolitano | EFE

Antes de comenzar el partido entre Atlético de Madrid y Brujas, un jugador en concreto escuchaba el himno de la Champions mirando directamente a la pelota estrellada que habitualmente se coloca en el círculo central y que mueven varios responsables del club para iniciar la ceremonia previa al choque. Mientras 10 de los 11 jugadores del Atlético miraban al frente, Antoine Griezmann miraba hacia atrás, justo en la dirección de esa pelota que él quiere dominar en junio durante la final de la Champions que se jugará en el estadio Wanda Metropolitano.

Puede parecer un dato anecdótico o quizá sólo fuese casualidad ver a Griezmann mirando en esa dirección, pero lo que está más que claro es que el francés está obsesionado con la Champions y este año sí está liderando al equipo para lograr el objetivo por el que se quedó en la capital de España. Antoine es tres cuartas partes del conjunto rojiblanco a día de hoy porque la única diferencia entre el Qarabag la temporada pasada y el Brujas en esta es que el francés estaba activado y dispuesto a coger el brazalete de capitán sin tenerlo.

El Brujas pudo perfectamente llevarse un empate de Madrid y tampoco es que hiciese grandes méritos para lograrlo aparte de pelear del minuto 1 al 90 y encontrar un golazo por la escuadra en la primera parte. Algo parecido a lo que hizo el año pasado el Qarabag en la ida y en la vuelta. No hizo demasiado y le quitó al Atlético cuatro de los seis puntos en juego. La Champions no tiene rivales fáciles. Gran verdad.

Por fortuna para los colchoneros, la diferencia entre pasado y presente la puso un tal Griezmann porque "la decisión" más importante del francés para este año es aparecer cuando se le necesita. Gracias a él su equipo superó otro partido espeso para sumar 6 de 6 y ver más cerca los octavos de final.

De más a menos y golazo en contra

Floja primera parte del Atlético de Madrid que desde el primer momento se encontró en el Metropolitano con el entramado defensivo y bien trabajado del Brujas. El planteamiento visitante a buen seguro no cogió por sorpresa a Diego Pablo Simeone, sobre todo porque lo esperaban desde el mismo momento en el que la bola del conjunto belga apareció en el sorteo y unió los destinos de los dos en el grupo A, pero el equipo del Cholo acabó yendo de más a menos sin poder superar lo que ya tenía claro que iba a pasar. Conocía el plan, sabían lo que tenían que hacer y, sin embargo, según avanzaron los minutos fueron incapaces de ser rápidos y, sobre todo, constantes a nivel ofensivo.

Hay varios jugadores del Atlético que se mostraron demasiados ansiosos con el balón en los pies y uno en concreto estuvo corriendo en todas las direcciones posibles para generar oportunidades sin suerte en sus decisiones o sin apoyos con los pases de sus compañeros. Ese fue Diego Costa, al que se le vio enfadado con el mundo de forma constante. Los delanteros viven de marcar goles y Costa, que ya de por sí vive continuamente en llamas sobre el terreno de juego, muerde a propios y extraños si no ve portería. Saúl o Giménez se llevaron buenas reprimendas del ariete por no entregarle el balón al espacio.

El Atlético no firmó una gran primera parte, pero logró marcar dos goles. El primero fue anulado por fuera de juego de Griezmann y el segundo subió al marcador a los 20 minutos en una jugada llena de rechaces que transformó en gol el propio jugador francés. Ya habían conseguido lo más difícil abriendo la lata, pero los belgas, obligados a salir de la cueva, metieron a los locales en la suya.

El Metropolitano esperaba con cierta calma el descanso para comerse tranquilamente el bocadillo cuando llegó el golazo de Groeneveld y todo volvió a empezar.

Sacrificio de Costa

No está marcando goles, no está viviendo su mejor época como rojiblanco, se le nota enfadado, pero nadie puede discutirle a Diego Costa el compromiso por y para su equipo. En otro partido en el que la portería se le hizo muy pequeña y encima acabó lesionado, el delantero de Lagarto volvió a demostrar que sin goles también aporta y mucho al Atlético de Madrid. El partido ante el Brujas deja a Costa KO y sin gol. Aún así, su equipo le debe los tres puntos y en Champions eso no es algo que deba pasar desapercibido.

El Brujas aguantó hasta el minuto 67 con el 1-1 en el marcador, y si no llega a ser por el último servicio de Costa a la causa, los belgas podrían haberse llevado un premio suculento del Metropolitano. El cambio obligado de Filipe por un tocado Giménez y la variante ofensiva de Correa por Thomas no habían mejorado la fluidez rojiblanca y tuvo que ser una asistencia de Diego Costa para Griezmann la que rompiese el partido en favor de los locales. Pase de gol, lesión y a esperar parte médico.

Una vez rotas las tablas y con Rodrigo por Costa, el Atlético se dedicó a tocar la pelota con el Brujas dando vueltas como pollos sin cabeza y sin opciones de buscar el empate. Koke puso la sentencia antes del final y Simeone gritó de rabia con seis puntos de seis en su bolsillo. Normal que el Cholo lo celebrase con ganas. Sabe que tiene a Griezmann en el punto máximo de su rendimiento y así no hay fantasmas que asusten en la Champions. La decisión de ser el líder gusta en el Metropolitano.

Ficha técnica:

Atlético de Madrid, 3: Oblak; Giménez, Godín, Lucas; Arias, Lemar, Thomas (Correa, m. 63), Koke, Saúl; Griezmann y Diego Costa (Rodri, m. 69).

Brujas, 1: Letica; Poulain, Mechele, Denswil; Vlietnick (Mata, m. 56), Rits (Openda, m. 76), Vanaken, Vormer; Danjuma; Shrijvers (Nakamba, m. 56) y Wesley.

Goles: 1-0, m. 28: Griezmann recoge un pase de Lemar y bate con la izquierda, raso, a Letica. 1-1, m. 40: Danjuma, con un precioso derechazo en parábola desde fuera del área a la escuadra de la portería de Oblak. 2-1, m. 67: Griezmann, a pase de Diego Costa. 3-1, m. 93: Koke, a pase de Griezmann.

Árbitro: Ivan Kruzliak (Eslovaquia). Amonestó a los locales Giménez (m. 36) y Lucas (m. 84), y al visitante Openda (m. 80).

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del grupo A de la Liga de Campeones disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante unos 60.000 espectadores.

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation