Menú

Champions League

Cristiano cumple su amenaza y sepulta el sueño del Atlético (3-0)

Hat-trick del delantero portugués, que fue imparable. El Atlético, superado e inoperante. Allegri se comió tácticamente a Simeone.

0
Cristiano Ronaldo celebra uno de sus tres goles al Atlético de Madrid. | Cordon Press

Mucho se habló del gesto de Simeone en el partido de ida en el que mostró los bemoles de su equipo a la hora de ganar un partido tan difícil y complicado como el que ganó el Atlético ante la Juventus. En la vuelta, nadie le podrá decir al cuadro rojiblanco que le faltaron esos mismos bemoles, porque correr corrieron como gamos, pero sí una madurez que parte del equipo del Cholo derrocha, como es el caso de Godín, y que a muchos otros todavía les falta, como son los casos de Lemar o Correa.

La Juventus ganó merecidamente al Atlético de Madrid en Turín. Punto. Le pasó literalmente por encima y Cristiano Ronaldo volvió a demostrar por qué es un asesino del área y por qué nunca pide permiso para perforar el área rival. Cristiano es a día de hoy la mayor bestia competitiva en el mundo del fútbol. Es un jugador que la mañana que su profesor le enseñó con manzanas la ley de la gravedad, el portugués, en vez de escuchar, se puso a rematarlas una detrás de otra. Sus formas le pierden, sin embargo, dentro del campo tiene la madurez y el saber estar que al Atlético de Simeone se le fue con la marcha de hombres como Gabi, Raúl García o Fernando Torres.

En cuanto al planteamiento, Allegri se comió a Simeone, como Simeone se comió a Allegri en la ida. En el Wanda Metropolitano, con un poco más de fortuna, el Atlético le hubiese hecho tres o cuatro a la Juve, pero no lo logró, y en Turín las tornas cambiaron con Cristiano sepultando el sueño del Atlético. La final del Wanda Metropolitano ya forma parte del limbo rojiblanco en la Champions y el Cholo tendrá que poner el pecho ante las críticas.

Bernardeschi y Cristiano, reyes de la noche

A nadie le sorprendió que el Cholo Simeone plantease un partido defensivo ante la Juventus. Era lo esperado. No es que el Atlético pasase en dos días de ser Brasil en los 70 a Italia en los años 90. Es su estilo de siempre y lo único que varían son los nombres y los hombres. Ojo, no es poca cosa. Así se jugó en Múnich en 2016 y encontró una contra que le dio el pase. En Turín, no encontró nada de nada y, además, no vio venir el planteamiento de un Allegri que calló con un solo movimiento de pizarra a todos aquellos que decían que estaba ya acabado en la vecchia signora.

La jugada del técnico italiano sentando a Dybala y dando libertad absoluta a Bernardeschi rompió en dos la defensa del equipo colchonero. Cuando el jugador de Carrara se hacía con la pelota, Lemar y Juanfran se echaban a temblar por la banda izquierda y a ellos se sumaban los centrocampistas que no sabían si ir a por él o esperar a que lo hiciesen desde los flancos. Tanta duda se tradujo en juego interior y centro sin remisión desde las bandas. Traducción simple: bombardeo.

Simeone se desesperó en la banda llamando a Koke, Saúl, Rodrigo, Lemar, Juanfran… No sabía cómo cerrar a Bernardeschi y fue ahí cuando Cristiano empezó a ver una herida en el Atlético, olió la sangre y empezó a abandonar la banda para buscar los remates dentro del área. El 1-0 que anuló Kuipers en el minuto 5 lo convirtió en real el '7' portugués a la media hora de partido superando a Juanfran y marcando de cabeza el que sería el primer tanto de la remontada. Era el principio del fin.

Sin reacción de Simeone

En la segunda parte se esperaba algo más del Atlético de Madrid. En la primera sólo un remate incómodo de Morata hizo que los italianos se diesen cuenta de que estaba vivo, pero es que en la segunda fue aún peor el bagaje ofensivo del equipo de Simeone. Dos cosas se tenían que cambiar respecto a la primera: parar a Bernardeschi y conseguir ocasiones de gol. El Cholo fue incapaz de ambas cosas.

Los minutos fueron pasando, la Juventus iba según el plan previsto y Cristiano quería más. De cabeza nuevamente y en el 49 llegaría el segundo tanto del ex del Real Madrid. Ni siquiera una mano portentosa de Oblak lo evitó. La tecnología de gol hizo su trabajo y a Kuipers le vibró la pulsera de la muñeca tanto o más de lo que lo hicieron los corazones de los rojiblancos cuando se dieron cuenta de que el gol era legal. El partido de ida había quedado neutralizado.

A partir del 2-0, nada y menos del Atlético. El Cholo buscó algo a lo que agarrarse con Correa y Vitolo como revulsivos, pero en la vuelta no hubo nada que agarrarse. Ni goles ni bemoles. Un penalti tonto de Correa sobre Bernardeschi en el 84’ fue la antesala del hat-trick de Cristiano y del adiós de Griezmann y compañía.

Noche trágica del Atlético. Noche para dar la cara a la mañana siguiente. Desde Simeone hasta Lemar, pasando por Correa y mirando de reojo a Griezmann. Toca pensar con calma y mesura qué Atlético de Madrid se quiere ser y apostar todo a esa ficha.

Ficha técnica

Juventus de Turín. 3: Szczesny; Cancelo, Bonucci, Chiellini, Spinazzola (Dybala, m.67); Pjanic, Matuidi, Emre Can; Bernardeschi, Cristiano Ronaldo y Mandzukic (Kean, m.80)
Atlético de Madrid, 0: Oblak; Arias (Vitolo, m.76), Giménez, Godín, Juanfran; Rodrigo, Saúl, Koke, Lemar (Correa, m.56); Griezmann y Morata

Goles: 1-0, m.26: Cristiano Ronaldo: 2-0, m.48: Cristiano; 3-0, m.86: Cristiano, de penalti
Árbitro: Björn Kuipers (Holanda). Amonestó a Bernardeschi (m.64), de la Juventus; y a Juanfran (m.72), Giménez (min.85) y Vitolo (m.90), del Atlético de Madrid
Incidencias: Partido de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el Juventus Stadium de Turín ante cerca de 40.000 espectadores

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation