Menú

Champions League

La Juventus dispara de verdad y el Atlético con balas de fogueo (1-0)

El equipo rojiblanco no hizo mal partido en Turín, pero volvió a caer en Champions por su falta de contundencia. Debe ganar al Lokomotiv para pasar.

0
El equipo rojiblanco no hizo mal partido en Turín, pero volvió a caer en Champions por su falta de contundencia. Debe ganar al Lokomotiv para pasar.
Dybala celebra su golazo al Atlético de Madrid. | EFE

Quince tiros del Atlético de Madrid por seis de la Juventus. Dos tiros a puerta de los rojiblancos por otros dos de la Juve y el 1-0 para la Vecchia Signora llegando a través de un gol de falta de Dybala en el descuento de la primera parte y en su primer disparo a portería. Con todo eso se puede resumir lo desesperante que es el Atlético de Madrid cuando coge sus armas con balas de fogueo y se encuentra delante a un rival que, como mínimo, tiene una bala de verdad en la recámara que te golpea justo en el centro de la frente.

Así es el Atlético de Madrid de la temporada 2019/2020, un Atlético que tiene la misma contundencia que la que puede tener una espada de madera contra otra de acero. Lo mismo tu escudo te libra de unos cuantos tajos sangrantes, pero en cuanto levantas las defensas y golpeas con un palo en vez de con un arma, el rival te apuñala con un gol y te empata o te gana. Pasó en Granada y pasó en Turín.

Se venden muchas motos, pero el fútbol es muy fácil. El que marca más goles gana. El que tiene mejores armas para marcar goles, asusta, por no decir otra cosa que se parece a la palabra cojines, pero con una 'a' delante. El Atlético carece de ese terror goleador que imponen PSG, Juve, City, Barcelona o el Real Madrid con Benzema en estado de gracia. En resumen, Simeone y los suyos no aterrorizan a nadie y por eso siempre están más cerca de decepcionar que de ilusionar.

En el Juventus Stadium, el Atlético hizo un partido más que decente. Simeone apostó por colocar un centro del campo contundente con Herrera y Thomas escoltando a Saúl y Koke mientras que Morata y Vitolo intentaron dar verticalidad al equipo por delante de la medular. El plan no era malo y el Cholo evitó que pasase lo que ocurrió el año anterior por la sanción de Thomas y que acabó con un 3-0 para olvidar. La Juventus se atascó ante ese esquema y solo el partidazo de Dybala le rescató de una primera parte sin mordiente y sin goles.

Por el camino hacia el descanso, ¿quién tuvo más ocasiones? El Atlético. ¿Quién tuvo menos? La Juventus. Adivinen quién disparó con una bala de verdad y quién con una de fogueo. Así es, Saúl puso mucho ruido y pocas nueces con un cabezazo y un disparo desde la frontal mientras que Dybala fusiló a Oblak con una falta casi sin ángulo que cerca estuvo de abrirle la cabeza al portero esloveno. 1-0, descanso y sangre rojiblanca sobre el césped. ¿Por qué? Porque en la forja del Atlético de Madrid hay madera, no acero, y eso se acentuó aún más tras el descanso.

Mejor segunda parte, mismo resultado

El Atlético, siempre dentro de una actuación apañada más que brillante, fue todavía mejor que su rival en la segunda parte y también le sirvió de poco. Bien es cierto que el acto inicial tampoco fue para tirar cohetes, pero con un poco de contundencia, el cuadro de Simeone se va al descanso con 0-1 o 1-1 y en el Juventus Stadium nadie se hubiese echado las manos a la cabeza. Igual que nadie se hubiese sorprendido si el cuadro colchonero acaba empatando el partido.

Simeone no dejó nada en los segundos 45 minutos ante la atenta mirada de Sarri. El técnico rival apenas vio nada de Cristiano Ronaldo durante todo el partido y su mejor hombre, Dybala, desapareció en la segunda parte. Sólo la salida de Bernardeschi, jugador que destrozó al Atlético el año anterior, le dio a la Juve algo más de mordiente y un balón al palo. El resto, es decir, lo mejor de la segunda parte, tuvo acento español.

Al campo fueron entrando por orden Joao Félix, Correa y Lemar y los tres fueron cargando más y más balas en el tambor del arma colchonera. El problema es que todas las balas seguían siendo de fogueo. Tal fue el despropósito goleador del Atlético que fuera de juego o no, Morata falló una ocasión clara en el descuento al no golpear de forma incomprensible un balón que si es en el área contraria acaba en gol aunque sea por una hormiga turinesa que pasase por allí. Hasta la madera es de fogueo en el Metropolitano y fuera de él.

El 1-0 final deja al Atlético con la necesidad de ganar al Lokomotiv en la última jornada para no morir del susto si el Leverkusen gana a la Juventus. Aún así, más allá de lo que ocurra ante los rusos y con el Barcelona ya en el horizonte liguero, el cuadro de Simeone lo que tiene que hacer es bajar rápido a la forja y buscar acero, no madera. Necesitan pólvora, la que sea, porque si en enero no pueden fichar y con Diego Costa en el dique seco, el Atlético tiene muy mala pinta, porque el sentimiento que transmite es de congoja en vez de acojo…


Ficha técnica

Juventus de Turín, 1: Szczesny; Danilo, De Ligt, Bonucci, De Sciglio; Bentancur (Khedira, m. 86), Pjanic, Matuidi; Ramsey (Bernardeschi, m. 63); Dybala (Higuaín, m. 76) y Cristiano Ronaldo
Atlético de Madrid, 0: Jan Oblak; Trippier, Felipe, Hermoso, Lodi (Lemar, m. 64); Saúl, Herrera (Correa, m. 60), Thomas, Koke; Vitolo (Joao Félix, m. 53) y Morata

Gol: 1-0, m.45+1: Dybala
Árbitro: Anthony Taylor (Inglaterra). Amonestó al local Bentancur (m.36) y a los visitantes Hermoso (m.32), Lodi (m.40), Morata (m.52), Saúl (m.53) y Herrera (m.58)
Incidencias: partido correspondiente a la quinta jornada de la Liga de Campeones, disputado en el Juventus Stadium ante unos 40.000 espectadores

0
comentarios

Servicios