Menú

Champions League

El Atlético de Simeone hace humano al Liverpool de Klopp (1-0)

El conjunto rojiblanco apartó el favoritismo del vigente campeón de Europa y ganó con justicia gracias a un gol de Saúl a los 4 minutos de partido.

0
El conjunto rojiblanco apartó el favoritismo del vigente campeón de Europa y ganó con justicia gracias a un gol de Saúl a los 4 minutos de partido.
Saúl, el hombre de los goles importantes | EFE

¿Se acuerdan de aquel anuncio del Atlético de Madrid en el que un niño apretaba los ojos mientras dormía para soñar más fuerte que el rival y así hacer que su equipo ganase? Pues seguro que ese niño en caso de pensar en el Atlético-Liverpool habría forzado los párpados hasta la saciedad esperando, por ejemplo, que su equipo marcase a los cuatro minutos de partido. Y además ese joven colchonero también pensaría a lo grande imaginando a sus jugadores, por poner otro ejemplo, marcando un gol de córner a un equipo que tiene al mayor gigante del fútbol mundial, Van Dijk.

Soñar en algo así viendo las sensaciones de Liverpool y Atlético en lo que va de esta temporada era eso, un sueño. Para algunos, incluso, una osadía de ilusos, pero en el Metropolitano todo eso se hizo realidad porque al equipo de Simeone aún le quedan muchas vidas por delante. Quizá ahora, siempre con permiso de Anfield y sin alardes antes de tiempo, haya que volver a colocar las pasarelas del barco cholista porque un entrenador con un proyecto acabado no gana a un equipo invencible en la Premier y vigente campeón de Europa como lo es el Liverpool de Jurgen Klopp.

Hay que destacar que la victoria del Atlético no fue un golpe de suerte. No fue un cúmulo de despropósitos rivales o de jugadas afortunadas. Bien es cierto que el primer gol a los cuatro minutos de encuentro llega de un rechace, pero en un partido en el que Jan Oblak no tuvo que intervenir, lo justo es decir que, puestos a merecer mejor resultado, el 2-0 tendría más derecho a estar en el luminoso que un imaginario 1-1. El Atlético redujo a Firmino, Salah y Mané a su mínima expresión y eso no lo había hecho casi nadie en meses, incluyendo la pasada temporada y la presente.

Queda Anfield, es decir, el infierno. Nadie lo duda. Aún así, el Atlético tiene derecho a seguir soñando y Simeone a seguir poniendo sobre la mesa su especialidad culinaria, porque ante el Liverpool y en la ida, el Metropolitano disfrutó de un martes loco de Cholopizza.

Saúl y los goles importantes

Seguramente era la manera más difícil de marcarle un gol al Liverpool y encima en los minutos en los que el vigente campeón de Europa no suele despistarse porque, entre otras cosas, su técnico les arranca la cabeza, sin embargo, todo eso que parecía imposible fue posible a los cuatro minutos de partido. Tras varias semanas entonando frases que empezaban por "y si", el Atlético cambió una esperanza, una idea que muchos tachaban de locura por una realidad, y el gol de Saúl tras un rechace de un saque de esquina desató la locura en el coliseo rojiblanco cuando aún se estaba retirando el tifo de las gradas.

Acababa de empezar el choque y 1-0 para el equipo al que el 90% de la población mundial futbolera daba por devorado antes de jugar el partido. Ese 1-0 hizo que el Liverpool empezase a pensar que lo mismo la noche iba por otros derroteros y así fue, no se equivocaban, porque salvo dos ocasiones claras de Salah que ni siquiera tocaron portería, el equipo que mejor lo hizo y que más opciones tuvo de marcar siempre fue el Atlético.

Ni aviones por los laterales, ni delanteros centros mágicos, ni tampoco destrozos varios de Mané y Salah. El Atlético los sujetó de tal manera que, en la segunda parte, Klopp pareció quitar a ambos arietes porque no veía tan mal el 1-0. Siempre quedará Anfield, pensó el alemán, y por suerte para él ese 1-0 no se movió porque Morata mandó al limbo una ocasión infallable y Lodi y Diego Costa tampoco estuvieron acertados en las suyas. Era el día del Cholo, que empezó el partido dejando boquiabiertos a sus aficionados con Vrsaljko y Lemar en el once y acabó el partido comiéndose los bordes de la pizza tan rica que había preparado para los suyos.

A falta de que Anfield dicte sentencia, que le "quiten lo bailao" al Atlético de Madrid ya que, por primera vez varios meses, un equipo convierte al Liverpool de Klopp en algo humano y no extraterrestre. Si ese niño que soñaba más fuerte que nadie para que su equipo ganase lo hizo antes del Atlético-Liverpool, que prepare los párpados para Anfield. Toca guerra en Inglaterra.

Ficha técnica:

Atlético de Madrid, 1: Oblak; Vrsaljko, Savic, Felipe, Lodi; Koke, Thomas, Saúl, Lemar (Llorente, m. 46); Correa (Diego Costa, m. 76) y Morata (Vitolo, m. 70).

Liverpool, 0: Alisson; Alexander-Arnold, Van Dijk, Gomez, Robertson; Henderson (Milner, m. 80), Fabinho, Wijnaldum; Salah (Oxlade Chamberlain, m. 72), Firmino y Mané (Origi, m. 46).

Gol: 1-0, m. 4: Saúl.

Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia). Amonestó al local Correa (m. 45) y a los visitantes Mane (m. 40) y Joe Gómez (m. 58).

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 68.000 espectadores.

0
comentarios

Servicios