Menú

Champions League

Karim Benzema, un 'falso delantero' cuyo ídolo era Ronaldo Nazario

El francés confundió a los aficionados blancos con su idolatría a Ronaldo Nazario pero terminó demostraneo su control del juego.

0
El francés confundió a los aficionados blancos con su idolatría a Ronaldo Nazario pero terminó demostraneo su control del juego.
El francés tendrá mucho que decir en el enfrentamiento entre el City y el Real Madrid | EFE

Falta poco para la vuelta de la Chamopions League en la que el Real Madrid debe superar el escollo que tiene en octavos ante el Manchester City. Y mucha importancia en esa deseada victoria la tendrá Karim Benzema, tanto por sus goles como por su calidad con y sin balón.

Un jugador que desde su llegada al Real Madrid, el francés ha encontrado tanto detractores como defensores de su juego. Un jugador que ya mostraba potencial en Francia y una alta estadística de anotación.

Su debut con 17 años en la Ligue 1 en la jornada 21 de la temporada 2004-05. Fue el comienzo de una historia corta pero de gran evolución en el Olympique de Lyon. Su entrenador Le Guen, le dio la alternativa en el 77' entrando al campo junto a Bergougnoux sustituyendo a Govou y Fran.

Ese Lyon aún tenía a jugadores históricos como el meta Coupet, Juninho Pernambucano, Malouda, Abidal, o dos futuros madridistas que serían compañeros del futuro '9' en el club del Santiago Bernabéu: Mahamadou Diarra y Michael Essien. Ese equipo fue durante varias temporadas campeón de Francia, desde la 2001-2002 hasta la 2007-08 incluída.

La temporada siguiente a su debut sería la primera en la que el jugador galo conseguiría saborear lo que es marcar un gol en el fútbol profesional. Lo hizo en dos ocasiones. En Champions ante el Rosemborg, ayudando a la victoria por dos a uno y ante el Ajaccio que acabó en victoria por 1-3.

Las tres siguientes, y también las últimas en liga francesa, subió de forma exponencial su tarjeta de goles: de 7 a 20 y 17. Llegando a ser máximo goleador de la liga francesa. Algo que llamó la atención de Florentino Pérez y el Real Madrid.

benzema-presentacion-090709.jpg
Benzema en su presentación como nuevo jugador del Real Madrid

La vuelta del mandatario blanco tres años después de su dimisión irrevocable la hacía unido a figuras nacionales e internacionales. Xabi Alonso, Raúl Albiol, Álvaro Arbeloa, Kaká, Cristiano Ronaldo y el propio Benzema.

Una presentación ante 20.000 espectadores dando las gracias de poder llegar al club donde jugaron dos ídolos suyos: Ronaldo Nazario y su actual entrenador Zinedine Zidane. Una presentación sin dorsal que sería cubierta con el 11 tras ocupar el 9 Cristiano Ronaldo.

Un número que, viendo su calidad de toque, de circulación y de visión de juego, hubiera sido perfecto para mantener. Pero Cristiano, tras salir Raúl la siguiente temporada en dirección al Schalke 04, cogería el siete dejando el nueve huérfano. Y el galo, haciendo honor a su ídolo Ronaldo Nazario, lo eligió.

Un número que, históricamente, lo ha tenido siempre un goleador como el caso de Hugo Sánchez, Suker, Morientes, el propio Nazario, Cristiano, y él lo decidía coger. Tal vez por ello, siempre se le ha pedido un paso más en el terreno ofensivo. Una evolución, un escalón más que ha tenido esta temporada reforzando la anterior en la que a pesar de la mala campaña del equipo tuvo en el '9' un fijo en el aprobado con nota partido a partido. Repitiendo las 21 dianas en Liga de la pasada.

En sus primeras temporadas, se le llegó a catalogar de correr poco en el campo, a lo que él respondió que no era un "jugador que corre para todos los lados" y que su trabajo era marcar goles. Unos tantos que consideró, en una entrevista posterior, que no era solo el papel de un delantero moderno, sino también el de dar asistencias y ayudar al juego del equipo.

Y eso el galo lo hace a las mil maravillas. Su movimiento con balón y sin balón ha ayudado mucho tanto asistiendo como en movimientos de corte sin el esférico para que, especialmente, Cristiano tuviera esa cifra anotadora tan alta en su etapa blanca.

Pero tampoco se quedaba atrás el jugador de Lyon en lo que a tantos se refiere. De hecho, sus peores cifras anotadoras han sido los nueve tantos de su primera temporada como merengue en la 2009-2010 fue doce en la 2017-18 donde el Real Madrid conseguía casi todo, quedando segundo en la Liga.

En las restantes de 19 no ha bajado, llegando en varias a superar la treintena. Pero si algo le gusta hacer a Karim es hacer jugar a sus compañeros, un señuelo en muchas ocasiones y otras no duda en bajar su posición para buscar por los flancos la velocidad de los extremos o laterales.

Algo que ha permitido al equipo madridista conseguir lo que ha conseguido con él: tres Ligas, Dos Copas del Rey, cuatro Copas de Europa, cuatro Mundiales de Clubes, tres Supercopas de Europa y tres de España. Casi nada.

0
comentarios

Servicios