Menú

Champions League

El Leipzig y Gvardiol neutralizan a un triste Manchester City (1-1)

El Inter empieza tomando ventaja ante el Oporto merced a un solitario y postrero gol de Lukaku (1-0).

El Inter empieza tomando ventaja ante el Oporto merced a un solitario y postrero gol de Lukaku (1-0).
EFE

El Leipzig y el Manchester City han empatado en el Red Bull Arena (1-1), en el primer asalto de los octavos de final de la Champions. Los de Pep Guardiola empezaron controlando el partido desde el pitido inicial ante un rival que parecía tener como misión mantener su portería a cero y tratar de sorprender al contragolpe. Los citizens tenían la pelota, pero los remates no llegaban... hasta que antes de la media hora se produjo el 0-1.

Fue fruto de una jugada que se originó en un error en la salida del Leipzig, que hasta ese momento había tenido un buen comportamiento defensivo. Grealish cortó un pase impreciso de Schlager y jugó con Gündogan, que le metió el balón al área a Mahrez y éste, tras superar a Gvardiol, marcó con un remate preciso. Después lo intentaron los ingleses a balón parado, con dos cabezazos de Rodri, y el Leipzig adelantó líneas pero sólo llegó a rematar a puerta en el tiempo añadido de la primera parte, con un disparo raso de Timo Werner que no fue un problema para Ederson.

En la segunda mitad, el conjunto germano intensificó sus esfuerzos y en poco más de diez minutos creó más peligro que en todo el primer tiempo. En el 53’ Benedick remató de cabeza alto y luego Henrich, que había entrado por Klostermann, tuvo una gran ocasión a pase de Szboszlai, pero su remate se marchó desviado junto al poste. En el 56’, Ederson tuvo que lanzarse para quitarle de los pies a Forsberg un centro de Timo Werner.

Superada la hora de juego (70’) llegó el tanto del empate cuando Gvardiol batió de cabeza, tras un saque de esquina, a un Ederson que había salido a por uvas. Lo que en la primera parte había sido prácticamente un monólogo del City se había convertido en la segunda en un partido abierto. El City también creó ocasiones. En el 73’, Gündogan tuvo una tras una jugada individual con un remate ante el que Blaswich reaccionó con una buena parada.

Lukaku apunta a cuartos

En el otro partido de ida de octavos de final disputado este miércoles, el Inter de Milán se ha impuesto al Oporto en el Giuseppe Meazza (1-0) con un solitario gol de Romelu Lukaku en la recta final. El delantero internacional belga apareció cuando más le necesitaba su equipo. Cuando el empate ante el Oporto era lo más probable, el ariete firmó un gol clave que acerca a los neroazzurri a los cuartos de final, a expensas del partido de vuelta en Do Dragao el próximo 14 de marzo.

Fue un choque muy igualado en el que ambos equipos arriesgaron lo justo, aunque el encuentro se abrió un poco más en la segunda mitad, con protagonismo para los porteros André Onana y Diogo Costa. Los de Simone Inzaghi empezaron mejor y gozaron de las primeras llegadas al área de los dragones. Lautaro Martínez tuvo una buena opción, pero cabeceó demasiado alto, mientras que Çalhanoglu lo intentó con un potente disparo ajustado que encontró la respuesta de Costa. Los visitantes no pasaron excesivos apuros, aunque tampoco se asomaron demasiado al área de Onana salvo con un disparo muy alto de Grujic. Cuando el partido enfilaba el descanso, Diogo Costa volvió a realizar una parada meritoria a un cabezazo de Bastoni.

El partido mejoró tras el descanso y se vio un choque más entretenido y con más ocasiones, sobre todo para los lusos. Taremi avisó ante Onana y posteriormente el Oporto gozó de una triple ocasión: Zaidu disparó con potencia, pero se topó con un defensa, aunque el rechace le cayó a Taremi, que tuvo dos remates consecutivos, ambos sacados de forma casi milagrosa por el portero interista.

El Inter había perdido un tanto el control del encuentro y esos avisos le despertaron. A Lautaro le faltaron centímetros para empujar un balón enviado por Lukaku, la solución que Inzaghi había metido en el campo por un desaparecido Dzeko. Taremi, muy activo en ese segundo acto, tampoco aprovechó un buen contragolpe y poco después llegó la expulsión de Otávio. Los italianos apretaron y Lukaku acabaría firmando el gol de la victoria en el 86’.

Temas

0
comentarios