Menú

El Akasvayu inaugura su palmarés europeo al proclamarse campeón de la Copa FIBA a costa del Azovmash (79-72)

Segundo título europeo disputado y segundo trofeo conseguido por un equipo español. Después de la victoria del Real Madrid este martes ante el Lietuvos Rytas en la ULEB, el Akasvayu Girona se ha proclamado cinco días después campeón de la Copa FIBA tras vencer en la final al Azovmash ucraniano. Puede ser el comienzo de un gran año para el baloncesto español a nivel de clubes tras tocar el cielo hace siete meses en el Mundobasket de Japón. Unicaja y Tau Cerámica tienen en la Final Four de la Euroliga, del 4 al 6 de mayo, la oportunidad de firmar un histórico triplete para el deporte de la canasta en nuestro país. Quien va camino de entrar en la historia del baloncesto es Svetislav Pesic al conseguir su sexto título en las seis finales que ha disputado.
El Estudiantes acaba cuarto
Historial de la Copa FIBA

0
Segundo título europeo disputado y segundo trofeo conseguido por un equipo español. Después de la victoria del Real Madrid este martes ante el Lietuvos Rytas en la ULEB, el Akasvayu Girona se ha proclamado cinco días después campeón de la Copa FIBA tras vencer en la final al Azovmash ucraniano. Puede ser el comienzo de un gran año para el baloncesto español a nivel de clubes tras tocar el cielo hace siete meses en el Mundobasket de Japón. Unicaja y Tau Cerámica tienen en la Final Four de la Euroliga, del 4 al 6 de mayo, la oportunidad de firmar un histórico triplete para el deporte de la canasta en nuestro país. Quien va camino de entrar en la historia del baloncesto es Svetislav Pesic al conseguir su sexto título en las seis finales que ha disputado.El Estudiantes acaba cuartoHistorial de la Copa FIBA
Marc Gasol.

L D (EFE) El Akasvayu inscribió su nombre en la relación de equipos campeones europeos, después de imponerse al Azovmash de Ucrania en la final de una Copa FIBA que debía confirmar que el club catalán está ahora en la misma esfera que los grandes del baloncesto continental. La llegada de la firma Akasvayu como patrocinador supuso la llegada de una serie de estrellas al equipo, aunque el salto de calidad ha llegado con Svetislav Pesic, un técnico al que no hay título que se le resista. Pesic ya le dio al Barcelona la Euroliga que tantas veces se le había escapado y, ahora, ha puesto el nombre de Girona en el mapa del baloncesto europeo.

La victoria, sin embargo, no fue tan fácil como se esperaba, en buena parte porque, de inicio, ya se vio que la presión iba a ser el principal enemigo de unos jugadores que ni mucho menos estaban tan sueltos como en la semifinal frente al MMT Estudiantes. El marcador se mantuvo casi siempre equilibrado durante el primer cuarto, en el que el conjunto de Pesic se puso en 'bonus' en tan sólo cuatro minutos, mientras que su rival cumplía a la perfección con su obligación de no cometer faltas por la poca profundidad de su banquillo.

El cuadro catalán acabó ese primer periodo con una mínima ventaja de dos puntos (17-15) gracias a que un jugador con experiencia en citas de máxima relevancia como es Ariel McDonald asumió la responsabilidad. El estadounidense anotó cuatro triples en esos diez primeros minutos, en los que el Azovmash fue mejor y sólo le faltó contar con un jugador como McDonald. Lo mismo sucedió en el segundo cuarto, en el que la máxima diferencia para el Akasvayu fue de seis puntos (34-28, min.17), cortada de raíz con dos triples de Kenan Bajramovic y Khalid El-Amin.

El-Amin se cargó con tres faltas antes del descanso, al que se llegó con una ventaja catalana de cuatro puntos (40-36) gracias al trabajo en la pintura de Gregor Fucka. Svetislav Pesic les debió decir a sus jugadores que, con los dieciocho puntos de Ariel McDonald en la primera mitad no era suficiente, y que tenían que ponerse las pilas en la reanudación. Nadie quería problemas con Pesic, así que Fucka y Dainius Salenga tomaron el relevo de McDonald en el tercer cuarto, en el que el Akasvayu dinamitó el partido con una defensa esta vez bastante más parecida a la de la semifinal ante el MMT Estudiantes.

Ese trabajo atrás permitió además que los jugadores le imprimiesen velocidad al ataque y la brecha se situó primero en los diez puntos (51-41, min.23) para alcanzar más tarde los trece (54-41, min.25). Además, Sergiy Lishchuk, el mejor bajo los aros del Azovmash en la semifinal ante el VidiVici Bolonia, se cargó con cuatro faltas, con lo que el equipo catalán comenzó a acariciar el título. El equipo ucraniano no estaba sin embargo dispuesto a tirar la toalla tan pronto y reaccionó con un parcial de 1-12 que recortó las diferencias a sólo dos puntos (55-53) para acabar el tercer cuarto con un 59-55 que confirmaba que el conjunto de Pesic no mató el partido cuando pudo hacerlo.

A los tres minutos de comenzar el último periodo, Lishchuk se fue con cinco faltas, aunque Robert Gulyas esta suficientemente inspirado como para que la baja del ucraniano no se notase. Rimas Girskis se quedó después sin Andriy Botichev, aunque su papel en el equipo es más que secundario, así que el Azovmash se mantuvo dentro del encuentro hasta equilibrar el marcador a cuatro minutos del final (67-67). La solución fue de nuevo la de recurrir a Ariel McDonald que, con un nuevo triple, puso un 71-67 que forzó el tiempo muerto de inmediato de Girskis.

El problema para Girskis fue que el Akasvayu ya estaba lanzado y que los jugadores del Azovmash ya estaban sin fuerzas para frenar a unos jugadores que querían levantar el título. Marc Gasol y Gregor Fucka tiraron de fuerza para decidir de una vez la final (69-78, min.39) y, en el minuto que quedaba, al equipo ucraniano la faltó fuerza para frenar al nuevo campeón de la Copa FIBA.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation