Menú

El Barcelona derrota al Ademar y se proclama campeón de la Copa del Rey (33-27)

El FC Barcelona-Cifec se ha adjudicado su decimotercera Copa del Rey de balonmano al imponerse con claridad al Caja España Ademar de León por 33-27, en un partido que sólo se mantuvo igualado en los primeros veinte minutos, ya que en ese momento el equipo catalán puso la directa hacia el título. La voluntad y el esfuerzo de los leoneses no han sido argumentos suficientes para frenar a un Barça que ha encontrado en la trigésimo segunda edición de la Copa el mejor nivel de la temporada.

0
El FC Barcelona-Cifec se ha adjudicado su decimotercera Copa del Rey de balonmano al imponerse con claridad al Caja España Ademar de León por 33-27, en un partido que sólo se mantuvo igualado en los primeros veinte minutos, ya que en ese momento el equipo catalán puso la directa hacia el título. La voluntad y el esfuerzo de los leoneses no han sido argumentos suficientes para frenar a un Barça que ha encontrado en la trigésimo segunda edición de la Copa el mejor nivel de la temporada.
"

L D (EFE) El Barcelona ha repetido buena parte el guión de la semifinal ante el CAI Aragón, en la que rompió el partido en la recta final de la primera parte y ya pudo manejar el partido a su antojo en la reanudación. El golpe anímico por el parcial de 7-0 sufrido en los diez últimos minutos de este período fue imposible de superar para el Ademar. Los primeros minutos del partido estuvieron marcados por el vertiginoso ritmo de juego de ambos equipos. Tanto un equipo como otro apenas invertía tiempo en sus acciones ofensivas y sólo las pérdidas de balón, fruto de la precipitación y los nervios de la final, evitó que el marcador alcanzase cifras más elevadas.

En principio, el Ademar León tenía la lección bien aprendida, que no era otra que frenar el letal contragolpe que tan bien se le dio al Barcelona en la semifinal ante el CAI el sábado, si bien los numerosos recursos de los barcelonistas contrarrestaron el empuje del conjunto leonés. Aunque el Ademar logró una ventaja de dos tantos (5-7, m.10) y tuvo oportunidad de aumentar esa renta, el Barcelona supo reaccionar y cinco minutos después, tras un ajuste defensivo y mayor serenidad en ataque, el equipo de Xesco Espar logró un parcial de 4-0 con el que remontó el marcador (9-7).

Sin embargo, el partido vivió acto seguido una situación a la inversa y el conjunto de Manolo Cadenas evitó que la situación fuera a peor con un 3-0 que ayudó a equilibrar el marcador a diez goles. La intensidad de juego provocó que en veinte minutos ya se hubiesen producido cuatro exclusiones. Dos penaltis consecutivos fallados por el Ademar posibilitó al Barcelona cobrar una ventaja de tres goles a falta de cinco minutos para el descanso (13-10). La defensa 6-0 del cuadro catalán se le atragantó a los leoneses, lo que motivó que Manolo Cadenas pidiese su primer tiempo muerto para tratar de corregir la situación. Pero el intento de Cabanas no tuvo el efecto deseado. Lejos de mejorar, la situación del Ademar empeoró hasta llegar a un situación límite, ya que la combinación entre la brillante actuación del meta Venio Losert y la buena efectividad ofensiva de los barcelonistas llevó a romper casi por completo el partido: 17-10 al descanso.

En los diez últimos minutos, el Altea fue incapaz de anotar un sólo gol frente a los siete logrados por su rival, un parcial de 7-0 que podía valer la final. Muestra del buen rendimiento global del Barcelona fue el hecho de que los 17 goles logrados en este periodo se los repartieron entre diez jugadores. El partido se reanudaba con una misión casi imposible para el Ademar, ya que al Barcelona le bastaba con mantener la calma y responder a cada acción de su rival, ya que el colchón de siete goles era todo un seguro de vida.

En el inicio del segundo período el partido mantuvo la dinámica anterior, con un Barcelona firme y un Ademar dubitativo (22-13, m.40), si bien el pundonor leonés le llevó a reaccionar para recortar la desventaja (23-18, m.44). Sin embargo, el Barcelona podía permitirse ese pequeño bache gracias su renta, pero tras el 'pequeño descanso' el conjunto de Xesco Espar decidió finiquitar el partido y convirtió los diez últimos en un paseo triunfal para celebrar su decimotercera Copa del Rey con una ventaja que osciló entre los seis y los ocho goles.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios