Menú

España espera superar las dificultades ante Serbia en su puesta de largo en el Eurobasket

Un año después de los Juegos de Atenas, la selección española de baloncesto retorna este viernes a la competición oficial en Novi Sad (20,30 horas) frente a Serbia y Montenegro, la anfitriona del Eurobasket 2005. El rival, el ambiente, el siempre complicado debut y la ausencia de Pau Gasol sitúan a España ante una verdadera prueba de fuego. En términos de seguridad, el partido está considerado de alto riesgo. Pero en lo deportivo, Mario Pesquera y sus hombres no se consideran inferiores a nadie.

0
"

L D (EFE) España está rodeada de grandes medidas de seguridad, muchas más que las dispuestas para los demás equipos. Las heridas de la guerra en Kosovo siguen abiertas en Serbia y cualquier precaución es poca. Esa circunstancia también pesará en el ambiente que vivirá el SPES Center, un pabellón con capacidad para 7.000 espectadores, campo de juego habitual del Vojvodina Novi Sad. El choque contra los serbo-montenegrinos es clave para aspirar a la primera posición del Grupo D, cuyo ganador pasará directamente a las eliminatorias de cuartos de final. El segundo y el tercer clasificado tendrán que disputar una eliminatoria previa con sus homólogos del Grupo C, ubicado en Belgrado y formado por Eslovenia, Francia, Grecia y Bosnia-Herzegovina.

El debut en Novi Sad es la primera etapa de una carrera que puede convertir al cuadro español en una de las selecciones míticas del baloncesto continental. Si España se cuelga una medalla en la competición serbia subirá al podio continental por cuarta vez consecutiva, algo que sólo han logrado la antigua Yugoslavia y la Unión Soviética. También sería la cuarta presea de tacada para Carlos Jiménez, preocupado por un enfriamiento que le impide estar en condiciones óptimas para el estreno en el Europeo. Rudy Fernández, sin embargo, ha superado los problemas físicos que le dejaron fuera del último amistoso ante Grecia. Asimismo, Iker Iturbe tiene molestias en un gemelo, lo que eleva a más de veinte las incidencias médicas del equipo nacional desde que inició la preparación, el pasado 9 de agosto.

El partido contra los serbios significa el estreno oficial del nuevo pívot del Akasvayu Girona, Fran Vázquez, y del estudiantil Sergio Rodríguez. España lo ha previsto todo, está preparada para poner en práctica el trabajo realizado durante todos estos días y para desvelar los pequeños detalles técnicos que el seleccionador ha reservado durante los encuentros previos. Mario Pesquera sabe que Zeljko Obradovic, el técnico serbo-montenegrino, también ha escondido cosas. En ningún caso espera a la Serbia y Montenegro que cayó estrepitosamente ante Grecia en el reciente Torneo de la Acrópolis. Los anfitriones no pueden permitirse semejante afrenta en su propia casa y ante su público. Pesquera aguarda a la Serbia y Montenegro que siempre ha estado casada con el éxito.

Sin embargo, desde la desintegración de la antigua Yugoslavia, el balance de victorias y derrotas entre el bloque plavi y la selección está equilibrado, con seis triunfos para España y siete para los locales. De los seis marcadores favorables al equipo nacional, cinco han llegado en cascada de forma consecutiva. España no pierde frente Serbia y Montenegro desde hace cuatro años, en el Europeo de Turquía 2001 (65-78). Luego, ha salido victoriosa en el Mundial de Indianápolis 2002 (71-69), la primera fase del Europeo de Suecia 2003 (75-67), dos amistosos, uno en Palma de Mallorca en 2003 (83-78) y otro en Granada en 2004 (76-60) y, ese mismo año, en los Juegos de Atenas (76-68).

O sea, que los serbo-montenegrinos tienen ganas a España. Su potencial es indudable. Obradovic dispone de jugadores con sello NBA: Marko Jaric (Minesota Timberwolves), Vladimir Radmanovic (Seattle Supersonics), Nenad Krstic (New Jersey Nets), Darko Milicic (Detroit Pistons) y Zeljko Rebraca (Los Angeles Clippers). La lista podía ser mayor, pero Predrag Stojakovic es baja, igual que Predrag Drobnjak, la próxima temporada en la ACB, el lesionado Milos Vujanic y Vlado Divac, que se ha retirado. Además, el técnico plavi ha prescindido de otro NBA como Aleksander Pavlovic.

En cualquier caso, Dejan Bodiroga sigue siendo el líder del equipo serbo-montenegrino, donde también milita el nuevo jugador del Real Madrid y anteriormente del Pamesa Valencia Igor Rakocevic. Precisamente esta acumulación de estrellas es el mayor problema de Obradovic para conseguir un compromiso pleno de todos y cada uno de sus hombres, para lograr un equipo en el sentido amplio de la palabra. Aún así, el inicio de la competición y el aliento de los intensos seguidores de Novi Sad le darán un empujón importante que España sólo puede neutralizar con sangre fría.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco