Menú

Ferrari coge ventaja en Turquía aprovechando el desconcierto en McLaren

Fernando Alonso y Lewis Hamilton escenificaron la paz en el circuito de Estambul, donde se disputó la primera jornada de ensayos libres para el Gran Premio de Turquía, que dominó Ferrari. Porque, a pesar de que Hamilton -que encabeza el Mundial con siete puntos sobre Alonso- fuese el más rápido de la segunda sesión, los dos mejores tiempos de toda la jornada la marcaron en el primer entrenamiento los dos pilotos de Ferrari: el finés Kimi Raikkonen y el brasileño Felipe Massa.

0
"

L D (EFE) En la mejor de todas sus vueltas, Raikkonen cubrió los 5.338 metros de la pista turca en un tiempo de un minuto, 27 segundos y 988 milésimas, 403 menos que su compañero paulista. Fue en la primera sesión, en la que Alonso fue tercero con ventaja de apenas cuatro centésimas sobre Hamilton, pero con los McLaren con más de un segundo de retraso sobre los monoplazas rojos de Maranello. En el segundo acto de la jornada -en el que no rodó nadie durante 25 minutos, mientras se arreglaba una rejilla del alcantarillado que saltó al paso por un 'piano' del italiano Giancarlo Fisichella (Renault)- el líder del Mundial logró el mejor registro (1:28.469), que no mejoró los de los Ferrari en el ensayo matinal.

En esta ocasión, Hamilton -que giró diez veces la primera vez y otras 28 la segunda- le 'colocó' dos décimas a Kimi, con tres y cuatro, respectivamente, al alemán Ralf Schumacher y al italiano Jarno Trulli, los hoy sorprendentes pilotos de Toyota, equipo en el que pocos creen que seguirá el 'hermanísimo' el año próximo. Fernando, que había dado veinte vueltas por la mañana, giró de nuevo en 24 ocasiones por la tarde y paró el cronometro en un minuto, 28 segundos y 947 milésimas, mejorando los 1:29.222 matinales. Fue sexto en la sesión y su mejor crono -el de la primera- fue también el sexto en el cómputo global de la jornada.

El ovetense no se sintió del todo cómodo en su monoplaza, que no fue "bien del todo" durante la jornada, pero espera que su equipo trabaje duro esta noche para mejorar las prestaciones del mismo. Porque poco más espera de su equipo el genial piloto asturiano, que en su comparecencia ante la prensa española confirmó su enojo con la escudería de Ron Dennis, que durante la jornada del jueves decidió que ninguno de sus pupilos acudiese al moderno circuito turco, al que el domingo está previsto que se den 58 vueltas para completar un recorrido de 309 kilómetros.

En lugar de ello, convocó una reunión interna en la que leyó una cartilla a la que en su mayor parte hicieron caso omiso ambos pilotos, que sí accedieron, no obstante, a escenificar el entierro del hacha de guerra que mostraron públicamente hace tres semanas en Hungría. Ambos se aprendieron bien el libreto. Coincidieron en afirmar que se respetan, aunque no sean los "mejores amigos", y en su disposición en pedirse disculpas mutuamente.

No hay nada personal entre ellos: por la mañana se echaron una partida en la 'play'. Y en el galáctico 'motorhome' de McLaren, un sonriente Lewis se acercó al algo más serio Fernando para preguntarle qué había pasado en el entrenamiento oficial de la GP2. Delante de los no pocos periodistas que allí se hallaban. Todo muy bonito. Si no fuera porque no se lo creyó ni el mejor pensado de todos los presentes.

Alonso fue noble con su compañero, pero recordó que no sabe dónde pilotará el año que viene, porque es "imposible" saberlo, a pesar de que tiene contrato en vigor con un equipo a cuyos responsables recordó en qué estado encontró la 'flecha de plata' cuando la probó por primera vez en diciembre. Y cómo contribuyó en su evolución para que ahora sea seis décimas más rápida por vuelta. El doble campeón mundial exige más respeto. Y no le sirve que el equipo le ofrezca la re-confirmación de la igualdad de trato como una solución a la afrenta que vivió en Budapest, donde Hamilton se saltó un pacto interno antes de provocar -al quejarse de haber sido perjudicado en la calificación- la sanción a su equipo -que no puntuó en la carrera- y a Alonso, que, tras firmar la 'pole', perdió cinco puestos en parrilla y, con ello, una victoria casi segura y el liderato del Mundial.

Que será difícil capturar en Estambul, según el 'crack' del Principado, que, sin embargo, no descarta tomarlo de aquí al final del campeonato. Y que recordó que su rival no es sólo Hamilton. Los Ferrari siguen muy vivos y con ganas, como se dejó vislumbrar hoy. Así que se fue del circuito sugiriéndole a su equipo que se esmere.

En Deportes

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Sánchez dispara el coste de las hipotecas: los clientes ya pagan más que antes
    2. De la 'hucha' al déficit real de las pensiones: quedan 5.000 millones para un agujero de 27.000 al año
    3. Federico Jiménez Losantos: 'El misterio del suicidio de Casado con el veneno de Rajoy'
    4. VOX replica al PP sobre el voto útil: "Han demostrado ser inútiles 40 años"
    5. Pintan el coche de Alejandro Fernández con una esvástica
    0
    comentarios

    Servicios