Menú

Fórmula 1

Roland Ratzenberger, 20 años de una muerte que pudo evitar otra

El sábado 30 de Abril de 1994 fallecía el piloto austriaco en la clasificación del GP de San Marino, pero no sería el único aquel fin de semana.

0
El sábado 30 de Abril de 1994 fallecía el piloto austriaco en la clasificación del GP de San Marino, pero no sería el único aquel fin de semana.
Roland Ratzenberger, piloto de Fórmula 1. | Cordon Press

Roland Ratzenberger llegó a la Fórmula 1 en 1994, con 34 años, después de participar en la Fórmula 3000 japonesa, donde había conseguido algunas victorias. Con el dinero que ganó en Japón, pagó su asiento en el equipo británico Simtek, que entraba en la competición ese año. Su bólido sería el S94-Ford y contaba con MTV como patrocinador principal.

El piloto nacido en Austria debutó en el GP de Brasil pero sin suerte, ya que no se clasificó para la carrera. Sin embargo, en el GP del Pacífico en Japón su experiencia le valió terminar undécimo.

Llegaba así el GP de San Marino, del 29 de abril al 1 de mayo. Se celebraba la tercera carrera del calendario sobre el trazado de Imola. En los entrenamientos libres del viernes, Rubens Barrichello se empotraba violentamente contra el muro de la curva Bassa perdiendo el conocimiento durante varios minutos. Primer aviso.

El sábado en la clasificación, cuando Roland Ratzenberger iba a 300 km/h su monoplaza perdió agarre y se fue de frente contra el muro perdiendo la vida instantáneamente. Segundo aviso.

No había una muerte en la Fórmula 1 desde el GP de Canadá en 1982 cuando Ricardo Paletti murió de forma muy dramática. Se dio la salida y el vencedor de la pole position, Didier Pironi, se quedó clavado, no consiguió que su Ferrari arrancara. Todos los pilotos pudieron esquivarlo menos Paletti que se empotró por detrás y, con la misma, su coche se incendió sin poder hacer nada por él.

El domingo 1 de mayo se produjo una de las mayores catástrofes que se han conocido. Se pudo haber evitado si se hubiera suspendido el GP de San Marino debido a la muerte de Ratzenberger.

0
comentarios