Menú

Fórmula 1

El enésimo error de estrategia de Ferrari perjudica a Fernando Alonso en Alemania

El español hizo su última parada en boxes demasiado tarde y se quedó sin cualquier opción de luchar por la cuarta posición con Vettel.

0
El español hizo su última parada en boxes demasiado tarde y se quedó sin cualquier opción de luchar por la cuarta posición con Vettel.
GP de Alemania 2014

No hay quien pueda con los Mercedes, que se están repartiendo casi todos los triunfos esta temporada. Salvo el conseguido hace un mes y medio por el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) en Canadá, todos los demás han sido para la escudería alemana. Nueve de diez, sencillamente espectacular.

Si hace dos semanas fue Lewis Hamilton quien ganó ante su público en Silverstone, esta vez los honores le han correspondido a su compañero Nico Rosberg, que se ha adjudicado el Gran Premio de Alemania después de haber dominado la carrera de principio a fin, consiguiendo su cuarto triunfo de la temporada tras los obtenidos en Australia, Mónaco y Austria.

El piloto de Wiesbaden, que partía desde la pole position por quinta vez este curso -novena en su carrera-, cierra así una semana de ensueño después de haber renovado su contrato con Mercedes, haberse casado y haber visto cómo la selección de fútbol de su país ganaba la Copa del Mundo en Brasil. Se imponía así Rosberg en una carrera accidentada, llena de emoción y en la que finalmente no hubo lluvia, salvo las cuatro gotas que cayeron al principio de la prueba.

Si lo de Nico Rosberg, aún más líder del Mundial de pilotos al aumentar a catorce puntos su ventaja sobre Hamilton (190 por 176), ha sido encomiable, no menos lo es lo de Valtteri Bottas (Williams), que acabó segundo y ha vuelto a subir al podio por tercera carrera consecutiva.

El finlandés vivía así la cara de la moneda en la escudería inglesa, mientras que la cruz fue para Felipe Massa, que tuvo que abandonar en la primera vuelta tras sufrir un choque con un Kevin Magnussen (McLaren) que sí pudo continuar en carrera. La mala suerte volvía así a cebarse con el brasileño, que ya tuvo que retirarse a las primeras de cambio hace dos semanas en Silverstone. Al igual que Massa, quienes tampoco acabaron la carrera fueron Romain Grosjean, Adrian Sutil y Daniil Kvyat. Especialmente llamativo fue el abandono del piloto ruso de Toro Rosso, después de que su coche acabara en llamas.

Nueva exhibición de Hamilton

La gran remontada de la jornada la protagonizaba Lewis Hamilton. El piloto de Stevenage, que no se rinde en su lucha por el Mundial, partió desde la vigésima posición -fue penalizado con la pérdida de cinco puestos por tener que sustituir la caja de cambios- y acabó en el podio, remontando nada menos que 17 puestos. Pronto el inglés iba subiendo posiciones en carrera y al final, contra pronóstico, tuvo que ir a tres paradas, como el resto de pilotos, cuando en un principio se pensaba que iba a ir a dos.

Quien también ganó puestos (dos) fue Fernando Alonso, al que un nuevo error en la estrategia de Ferrari volvería a perjudicar. El piloto español realizó demasiado tarde su tercera y última parada en boxes, cuando se quedó ya sin tiempo de poder luchar por la cuarta plaza con Sebastian Vettel. Cuando volvió a la pista, el ovetense tuvo que lidiar una dura batalla con Daniel Ricciardo, al que acabaría adelantando para acabar finalmente quinto, pero sin opción alguna de tratar de dar caza al vigente campeón mundial.

Buena carrera, otra más, del asturiano, al que un nuevo error de su equipo acabaría perjudicando.

Quien se ha quedado una vez más sin puntuar es el compañero de Alonso en la escudería del Cavallino Rampante, Kimi Raikkonen. El finlandés salió duodécimo y acabó ganando una posición, pero fuera de los puntos, lo que aparta a Ferrari de la tercera plaza del Mundial de pilotos en beneficio de Williams, mientras que Red Bull se aleja un poco más y Mercedes parece ya totalmente inalcanzable en pleno ecuador del campeonato.

Se ponía así fin a la penúltima prueba de la Fórmula Uno antes del parón estival. Los coches volverán a rugir dentro de una semana en Hungaroring, escenario del Gran Premio de Hungría, y el Mundial se tomará un descanso de cuatro semanas antes de regresar a la competición con la disputa del GP de Bélgica en Spa-Francorchamps.

0
comentarios

Servicios