Menú

Fórmula 1

Histórico y surrealista podio de Alonso en Arabia Saudí con suspense en el festival de Red Bull

El asturiano recupera el podio tras una noche surrealista en Yeda. Pérez ganó y Verstappen remontó hasta el segundo puesto.

El asturiano recupera el podio tras una noche surrealista en Yeda. Pérez ganó y Verstappen remontó hasta el segundo puesto.
Alonso celebra su tercer puesto en el podio de Yeda | F1

Aston Martin ha demostrado no ser flor de un día en Arabia Saudí: Fernando Alonso conquistó su centésimo podio en la Fórmula 1 tras una noche surrealista. El asturiano quedó tercero, fue sancionado tras la carrera pero finalmente mantiene el podio por una reclamación de Aston Martin. Lamentable espectáculo de la FIA en un Gran Premio dominado por un estratosférico equipo Red Bull. Checo Pérez mantuvo a raya a Max Verstappen, que remontó desde la 15ª posición hasta la segunda. El campeón del mundo arañó la vuelta rápida en el último giro para mantenerse en lo más alto del Mundial en un campeonato que parece que va a ser dominado de principio a fin por los austriacos.

Carlos Sainz no tuvo una buena carrera: entre una mala salida y un inoportuno coche de seguridad, el madrileño se tuvo que conformar con la sexta posición, justo por delante de su compañero Charles Leclerc. Ferrari no tuvo suerte pero tampoco demostró ser más rápido que Mercedes y el Aston Martin de Alonso: mal asunto para los de Maranello.

Salida agridulce para Alonso y polémico coche de seguridad

La salida transportó a la afición española a aquellos gloriosos años en los que Alonso ganaba posiciones cuando el semáforo se apagaba. El asturiano le comió la tostada a Pérez pero fue sancionado con cinco segundos por haberse posicionado ligeramente a la izquierda en la salida. Ya sancionó el director de carrera a Esteban Ocon en Bahréin por lo mismo.

Alonso no perdió tiempo con Pérez: no había batalla con Red Bull, el mexicano lo adelantó en cuanto tuvo DRS y Verstappen detrás empezaba su remontada. Todo cambió con el coche de seguridad que provocó Lance Stroll por un problema de frenos. La FIA se equivocó sacándolo tal y como reconoció un portavoz durante la carrera: no tenían cámaras para ver dónde había aparcado el monoplaza el canadiense. Todo un circo.

El gran perjudicado fue Ferrari. Los de rojo entraron poco antes en boxes y perdieron la posición con los Mercedes y Verstappen. El holandés, con el cuchillo entre los dientes, superó rápidamente a Russell y a Alonso en una resalida sin incidentes. La carrera no tuvo mayor historia a partir de ahí.

Hubo pelea de gallos a distancia entre los hombres de Red Bull: Verstappen presionaba para alcanzar al mexicano mientras que Pérez calcaba los tiempos del holandés entre una radio y otra en la que se podía respirar mucha tensión. Sin duda, la batalla este año será entre compañeros de equipo: ¿viviremos en 2023 un año como el de 2016 entre Hamilton y Rosberg con Mercedes?

Sanción a Alonso y rectificación ¡tres horas después!

Pérez gana, Verstappen mantiene el liderato del Mundial con la vuelta rápida final y Alonso se presenta como la gran alternativa a los hombres de Red Bull. El asturiano, que vive una segunda juventud en Aston Martin, sufrió una polémica penalización tras el podio pero la reclamación de Aston Martin surtió efecto. En la parada en la que los mecánicos no podían tocar el coche, uno de ellos tocó el monoplaza antes de tiempo pero, para sorpresa de todos, la FIA no avisó a Alonso durante la carrera. Lo comentó el español al final: "Si me lo dicen en la carrera, le sacó más segundos a Russell. Ha quedado mal la FIA". Una más en la lista de una FIA que vuelve a demostrar que, por mucho cambio en la dirección de carrera, sigue dejando mucho que desear. El último capítulo llegó a las 11 de la noche hora española, casi la 1 de la madrugada en Arabia: finalmente la FIA deja sin efecto la penalización y Alonso mantiene su podio número 100. Histórico y merecido.

Temas

0
comentarios

Servicios

  • Radarbot
  • Biblia Ilustrada
  • Libro